El jugador de fútbol americano que ha vuelto a brillar tras superar 100 horas de quimioterapia

Antonio Gil
·4  min de lectura
SYRACUSE, NY - SEPTEMBER 28: Rex Culpepper #17 of the Syracuse Orange runs out for the game against the Holy Cross Crusaders at the Carrier Dome on September 28, 2019 in Syracuse, New York. Syracuse defeats Holy Cross 41-3. (Photo by Brett Carlsen/Getty Images)
SYRACUSE, NY - SEPTEMBER 28: Rex Culpepper #17 of the Syracuse Orange runs out for the game against the Holy Cross Crusaders at the Carrier Dome on September 28, 2019 in Syracuse, New York. Syracuse defeats Holy Cross 41-3. (Photo by Brett Carlsen/Getty Images)

La historia de Rex Culpepper es una de esas que tocan la patata, y con razón. El jugador de fútbol americano de la Universidad de Syracuse fue diagnosticado con un cáncer testicular en marzo de 2018. Más de dos años después, el quarterback dio su primer pase de touchdown tras más de 100 horas de quimioterapia. Ni el mejor de los guiones. El joven celebró la jugada como un chaval, corriendo, dando saltos, abrazando a sus compañeros y con gritos de alegría. Era el final de un camino duro y largo en el que estuvo a punto de perder la vida.

Durante tres meses, Rex Culpepper luchó por su vida. El cáncer testicular se extendió a los ganglios linfáticos y su abdomen. Gracias a su constancia y su fuerza mental, el joven fue declarado cancer-free y cumplió con una hermosa tradición del Upstate University Hospital en el que fue tratado. 57 días después de su ingreso, Culpepper hizo sonar una campana que hay en el recibidor del centro sanitario como todos aquellos pacientes que son dados de alta después de haber ganado la batalla al cáncer. Sus compañeros de la Universidad de Syracuse, los vecinos de su Tampa natal y hasta los Dallas Cowboys o el ex ciclista Lance Armstrong le habían mostrado su apoyo durante ese eterno periodo de recuperación. Aquel campanazo era una forma de agradecérselo a todos ellos y de hacer ver al resto de pacientes del hospital que existe la posibilidad de un final feliz. “Todo el apoyo que recibí durante estos días fue monumental. Me hizo llorar”, confesaba Rex Culpepper al ser dado de alta.

Uno de sus mayores apoyos fue el jugador de tercer año de Syracuse Nolan Cooney. El kicker pasó por el mismo calvario que él años atrás y se sometió a nueve semanas de quimioterapia para eliminar un cáncer testicular. Fue uno de los mejores ejemplos a seguir por Culpepper. “Ha sido de mucha importancia para mí porque los médicos no te dicen toda la verdad sobre lo que puedes sentir o no. Hablamos mucho por teléfono y me ayudó a pasar por todo esto”, explicaba Rex. “Es impresionante poder mirar a alguien y ver que ha pasado por lo mismo que tú y que ahora está ahí fuera en el campo pateando el balón y en perfectas condiciones de salud”.

Una vez fuera del hospital, Rex Culpepper volvió al trabajo. Atrás quedaron la quimioterapia, las visitas médicas, las pruebas… Todo lo que había sido una prioridad en su vida hacía unos meses dio paso a un nuevo reto: volver a jugar el fútbol americano y disfrutar de la vida con el casco y las hombreras. Lo consiguió en 2019, aunque sólo pudo disputar un par de partidos y con resultados no demasiado buenos… hasta que en septiembre de 2020 ha vuelto a sonreír. Su madre lo hizo con él, y no le faltaban motivos. Durante el tratamiento, su hijo estuvo a punto de morir por una reacción alérgica a una de las sustancias utilizadas en la quimioterapia. Rex Culpepper cayó al suelo durante una de las sesiones. Su madre se dejó la voz alertando a las enfermeras y llegó a llamar a su marido para decirle que era posible que perdiesen a su hijo. El buen trabajo de los médicos y la fortaleza de Rex evitaron el drama. Más de dos años después, la película ha tenido un final feliz. “Siempre pensamos que su perseverancia dio frutos y que pasar por una situación tan complicada como éste le ha hecho sacar a relucir al hombre fuerte que hay en él”, comentaron sus padres a los medios. “Cuando algo así pasa, no tienes otra opción que luchar para salir adelante”, completó el quarterback.

Vídeo | El pase más largo de la historia de la Super Bowl

Más historias que te pueden interesar: