Revelan extrañas inconsistencias en la información financiera de varios edificios de Trump

Los problemas y escándalos de Donald Trump arrecian, y no solo en lo relativo al proceso de impeachment legislativo por la trama ucraniana y sus ominosos exabruptos. Documentos de las empresas de Trump obtenidos por Heather Vogell, reportera ProPublica, sugieren que, hace unos años, Trump habría llevado una contabilidad discrepante en las operaciones de varias de sus propiedades con la finalidad, se alega, de lograr beneficios fiscales al tiempo que se hacía de créditos en condiciones o montos más favorables.

Por ejemplo, ProPublica indica que en relación de la Torre Trump, en Manhattan, se habrían mantenido dos conteos de ocupación diferentes: uno, dirigido a bancos y prestamistas, en el que se señalaban índices de ocupación de espacios comerciales entre 11% y 16% más altos, durante tres años consecutivos, que lo que se indicaban en los reportes que se presentaban a las autoridades fiscales neoyorquinas.

La Torre Trump, en la Quinta Avenida de Manhattan, Nueva York. (Reuters)
La Torre Trump, en la Quinta Avenida de Manhattan, Nueva York. (Reuters)

Esto, indican expertos consultados por ProPublica, podrían ser indicativos de fraude, ya sea por haber inflado los datos de ocupación para obtener mejores créditos o por haberlos decrecido para pagar menos impuestos.

ProPublica indicó que, además de la Torre Trump, otras dos propiedades del hoy presidente habrían también realizado esa duplicidad de reportes años atrás.

Por ejemplo, documentos presentados por la corporación de Trump a entidades de crédito en diciembre de 2011 y junio de 2012 señalaron que el espacio comercial de la Torre Trump fue del 99% y 98.7%, respectivamente, pero en declaraciones fiscales de enero de 2012 y de 2013 se estableció esa ocupación en 83%.

En 2012, indica ProPublica, Trump logró un crédito de 100 millones de dólares para refinanciar su posición en la Torre Trump y los datos citados le habrían sido, presumiblemente, de ayuda.

Un vocero de la Trump Organization dijo a ProPublica que la comparación entre ambos reportes “era como de naranjas y manzanas” porque los requerimientos para cada uno son diferentes.

Un porción de esas diferencias puede explicarse de modo legítimo, se señala, pero expertos que las han revisado dijeron a ProPublica que no encuentran realmente una razón por la que las cifras sean tan diferentes, salvo el afán de hacerlas más atractivas a los inversionistas y reducir sus obligaciones fiscales en Nueva York.

Esas distorsiones, cabe señalar, fueron también reveladas como una práctica común en la empresa de Trump por su exabogado, Michael Cohen, actualmente en prisión, si bien no han sido corroboradas formalmente. Los documentos obtenidos por ProPublica, vía una petición de libertad de información, serían una posible vía hacia ello.

La revelación de esas discrepancias hecha por ProPublica podría incidir en varios procesos legales que se le siguen a Trump. Por ejemplo, los que le exigen revelar sus declaraciones de impuestos a la fiscalía de Nueva York y a la Cámara de Representantes, algo a lo que Trump se ha negado sistemáticamente y apelado fallos al respecto.

El diferendo llegó ya a la Corte Suprema.

Con todo, no es claro si estas revelaciones tendrán un impacto en esos diferendos o si serán, en sí, indagadas por las autoridades. Ciertamente, el inflar o reducir artificialmente el valor de un patrimonio pude ser sancionado con multas e incluso suscitar acusaciones penales.

La Trump Organization, indica ProPublica, ha rechazado que las divergencias impliquen una irregularidad y la institución que le concedió el crédito a Trump en 2012 y que también refinanció otras de sus propiedades, declinó hacer comentarios a ProPublica. Pero es de destacar que un alto ejecutivo de esa entidad, Ladder Capital, es el hijo de quien ha sido por largo tiempo el jefe financiero de la corporación de Trump.

Y las autoridades de la Ciudad de Nueva York ya ha señalado, como reportó previamente ProPublica al reportar discrepancias similares en otros dos edificios de Trump, que “están revisando… y si hubiesen reportes a la baja tomaremos la acción apropiada”.

Qué leer a continuación