La revancha de Pochettino: se sacó una espina personal al cortarle con PSG un largo invicto a Bayern Munich, el campeón de la Champions League

Claudio Mauri
·5  min de lectura
Pochettino junta las manos y se le escapa una sonrisa durante el importante triunfo de PSG en Munich
CHRISTOF STACHE

Mauricio Pochettino había sido una de las tantas víctimas de esa máquina de arrasar rivales que fue Bayern Munich durante más de dos años en la Champions League. El técnico argentino fue testigo directo e impotente de cómo el equipo alemán vapuleó a su Tottenham por 7-2 en octubre de 2019. Esa derrota humillante, además de la floja campaña en la Premier League, fue puesta en la balanza por el dueño del club inglés para tomar la decisión de despedirlo al mes siguiente.

Tras aquel doloroso revés, Pochettino asistió a la conferencia de prensa con su compostura y entereza habituales: “Fue un partido muy extraño, nadie esperaba este resultado. A veces en el fútbol hay que aceptar que cada remate del rival sea gol, como hizo Bayern”. Consciente de que una caída de esa naturaleza iba a levantar muchos rumores sobre su trabajo, el nacido en Murphy puso su mejor cara para responder: “En cinco años y medio creo que hablamos sobre mi futuro en cada rueda de prensa. Y miren, si todavía estamos hablando espero que signifique que al menos voy a estar cinco años más aquí”. Pero el dueño Daniel Levy tenía otros planes.

PSG dio el golpe en el Allianz Arena

Este miércoles, el incipiente ciclo de tres meses que Pochettino lleva adelante en Paris Saint Germain sumó un punto de apoyo al frenar a la bestia negra que venía devorando rivales en su país y fronteras afuera. Bayern Munich no pudo con las atajadas de Keylor Navas ni con las estocadas de Kylian Mbappé. Perdió 3-2 en la ida de los cuartos de final y resignó un invicto de 19 partidos (18 triunfos y un empate, con suplentes ante Atlético de Madrid) en la Champions League. No caía desde marzo de 2019, ante Liverpool –luego campeón- por 3-1, por los octavos de final. La plusmarca en la competencia le pertenece al Manchester United de Alex Ferguson, imbatido durante 25 encuentros entre 2007 y 2009.

Chelsea le ganó 2-0 a Porto y está a un paso de las semifinales

Pochettino dispuso un planteo de espera, resistencia y contraataque. Su equipo soportó de Bayern Munich un asedio similar al que Barcelona desplegó en París. Una propuesta que en ambas ocasiones fue bendecida por los resultados, aunque no sea la más generosa para aprovechar la jerarquía de su plantel.

El entrenador argentino destacó la “solidaridad, solidez y espíritu combativo” de PSG para “ganar en un campo difícil como el Allianz Arena”. Se refirió al “talento individual para poder marcar tres goles” y reconoció que a veces es necesario “un toque de fortuna para vencer al mejor equipo de Europa”.

Kylian Mbappe marca el primero de sus dos goles; la definición pasó entre las piernas de Neuer
AP


Kylian Mbappe marca el primero de sus dos goles; la definición pasó entre las piernas de Neuer (AP /)

Bayern Munich, defensor del título, ejerció el control territorial y de la pelota, percutió de principio a fin, pero las áreas fueron de PSG, tuvo a las individualidades más desequilibrantes en su arquero y goleador. El martes próximo se definirá la serie en el Parque de los Príncipes, de donde surgirá el rival para enfrentar en las semifinales al ganador de la llave Borussia Dortmund (1)-Manchester City (2). En la apertura del otro cotejo de cuartos de final, Chelsea se impuso 2-0 (Mount y Chilwell) a Porto (Agustín Marchesín fue titular).

Como tantas veces ocurre en el fútbol, un resultado sepulta y esteriliza otras estadísticas de un partido: Bayern alcanzó un 63 por ciento de posesión, remató 31 veces (12 al arco) contra seis (cinco entre los tres palos) de PSG, dio 523 pases frente a los 316 del rival. Mientras el costarricense Navas totalizó 10 atajadas (varias de ellas salvadoras), a Neuer se le escurrió entre las piernas el primer gol de Mbappé, asistido por Neymar. El crack francés, que suma ocho goles, a dos de los 10 de Erling Haaland, estuvo afinado con los caños: su segundo gol pasó por el hueco que dejó Jerome Boateng. Para Pochettino, este cotejo fue la antítesis de aquel 2-7: casi todo lo que tiró PSG entró y la búsqueda alemana tuvo escaso acierto.

Pochettino da una indicación; PSG se defendió en su campo y salió de contraataque con la velocidad de Neymar y Mbappé
CHRISTOF STACHE


Pochettino da una indicación; PSG se defendió en su campo y salió de contraataque con la velocidad de Neymar y Mbappé (CHRISTOF STACHE/)

Sin el lesionado Robert Lewandowski, Bayern Munich extrañó mucho al mejor de sus finalizadores, a su goleador serial, el que más hubiera aprovechado algunos de los 26 centros enviados al área. Antes de la media hora, PSG ganaba 2-0, con un tanto de Mbappé y uno de Marquinhos, que contrarrestó el achique local para evitar el offside tras un pase de Neymar. El central brasileño salió lesionado a los pocos minutos. PSG viajó sin Leandro Paredes (una fecha de suspensión por acumulación de amonestaciones) ni Mauro Icardi, lesionado. Fue titular Ángel Di María, recostado sobre la derecha y muy implicado en el retroceso y la contención para tapar las subidas de Lucas Hernández y después las del velocista canadiense Davies. De gran desgaste, Fideo, con alguna molestia en la pierna derecha, fue reemplazado a 20 minutos del final.

Bayern no aflojó ni con el 0-2. Descontó con un cabezazo de Eric Choupo-Moting, delantero que en la anterior Champions le dio a PSG la clasificación a las semifinales al marcar en el descuento contra Atalanta. Thomas Müller puso el 2-2 con otro cabezazo.

Pochettino admitió que “aún no hay nada definido” y que el desquite “será igual de complicado”. En el Parque de los Príncipes, PSG perdió el sábado ante Lille en el partido que enfrentaba a los dos primeros de la Liga de Francia. Fue la tercera derrota consecutiva de local por la Ligue 1. Ahí levantará otra barricada y lanzará sus flechas en ataque contra un campeón al que después de mucho tiempo le desacomodaron una corona que tenía muy bien ceñida.

El resumen de Porto 0 - Chelsea 2