Retomar el buen rumbo, única meta del Tricolor

·2  min de lectura

Édgar Luna Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 30 (EL UNIVERSAL).- La imagen dejada después del juego contra Gales debe cambiar, por eso es urgente que la Selección Mexicana salga a triunfar ante Costa Rica, en juego a disputarse en Wiener Neustadt, ciudad austriaca.

Gerardo Martino, técnico nacional, tratará de recomponer el camino, porque una segunda derrota dejará muy mal parado su proceso. "Lo que me preocupó contra Gales, fue que las circunstancias alteraron nuestra forma de juego, y no hablo del gol de arranque, sino de ciertas alteraciones que ocasionó el árbitro, cortes del juego, las peleas, todo eso motivó que no se tuviera continuidad y para toda Selección que quiere jugar como nosotros, es grave".

Pero hay que ver hacia el frente, hay que recomponer y Costa Rica parece buen escalón: "Es una selección que dejó fuera de un Mundial a Italia e Inglaterra. Hay mucho respeto al tanto e informar a nuestros jugadores de las virtudes que tiene individual y colectivamente este equipo. No descubro nada al decir que Costa Rica es una de las potencias del área y así la vamos a enfrentar".

Las bajas continuarán, ni Alan Pulido, mucho menos Henry Martín estarán para el juego, así que otra vez, a jugar sin un nueve natural, además de que Néstor Araujo regresó a Vigo para acabar de recuperarse de sus dolencias musculares.

Lo que le viene a la Selección Mexicana después de esta gira, son los juegos del Final Four y la Copa Oro, y llegar con dos derrotas a cuestas no será un buen mensaje.

* ¿VUELVE?

El entrenador nacional dejó abierta la posibilidad para que Javier Hernández regrese.

6 partidos en Europa, incluido el de hoy, suma el Tricolor de Gerardo Martino.

* LIGA MX FEMENIL

LA MÁQUINA PIERDE UN JUEGO QUE NO ESPERABA. Con anotaciones de Joseline Hernández (16') y Alexxandra Ramírez (79'), las Guerreras le propinaron una inesperada derrota a las celestes.

LA FIERA SACA UNA VICTORIA POR ORGULLO. Sonia Vázquez (15') y Claudia Cid (71') marcaron por La Fiera, que está lejos de la Liguilla, pero frenó el paso de Tijuana.