Nuevas restricciones: reforzarán la vigilancia, pero apelarán a la responsabilidad social

Maia Jastreblansky
·5  min de lectura
Personal de la Policía de la Ciudad durante un control
Personal de la Policía de la Ciudad durante un control

La bajada de línea no es reprimir, sino hacer cumplir. Tampoco es factible que las fuerzas policiales instalen una vigilancia general sobre la vida privada de todas las personas. Eso lo reconoce el Presidente, pero también las autoridades bonaerenses, porteñas y los intendentes, que serán la primera cara visible en el territorio para hacer cumplir la prohibición de circular desde la medianoche hasta las 6, según las restricciones oficializadas hoy mediante un decreto de necesidad y urgencia para atenuar el impacto de la segunda ola de coronavirus.

“No vamos a trabajar reprimiendo, sino pidiendo que se cumplan las normas. Ya lo vivimos en enero y la gente entendió las medidas, ahora aspiramos a lo mismo”, dijo a LA NACION Juan Zabaleta, intendente de Hurlingham. En su distrito, por ejemplo, pretende generar un operativo coordinado entre la policía local, la Bonaerense y los uniformados de la Gendarmería que prestan tareas de seguridad ciudadana en su territorio, para intensificar la presencia policial en el horario de veda en algunas avenidas y zonas gastronómicas.

Pero todas las autoridades saben que será imposible controlar todos los movimientos, especialmente las reuniones sociales en casas particulares, que estarán prohibidas por el decreto las 24 horas del día. “No existe Estado que pueda estar encima de la cotidianidad del ciudadano. No hay forma material de que podamos controlar todo el comportamiento humano. El ciudadano debe entender que no se pueden reunir 500 personas a escuchar Damas Gratis”, dijo hoy Alberto Fernández en una entrevista a Radio con Vos.

Se publicó el DNU que establece las nuevas restricciones

Además, el Presidente apuntó a las limitaciones que tiene el Gobierno para hacer cumplir las medidas que dispondrá hoy, vía decreto de necesidad y urgencia (DNU). “Vivimos en un país federal, por lo tanto yo no dispongo del control de todo el país. Necesito el acuerdo de los gobernadores para hacerlas cumplir. Yo puedo disponer cualquier cosa, pero si los gobernadores no hacen cumplir estas medidas, no tengo ninguna posibilidad de que sean efectivas”, dijo, al justificar su decisión de fijar las restricciones a partir de la medianoche, y no a las 22 como se barajó en algún momento.

Frederic versus Berni

“Esto no es un toque de queda, tiene otros alcances. Es una modalidad parecida a lo del año pasado”, dijo hoy el secretario de Seguridad y segundo de Sabina Frederic, Eduardo Villalba. Advirtió que “se les va a iniciar causas judiciales a todos aquellos que violen el decreto” y reconoció que a las autoridades les “preocupa” la “posible desobediencia” de las normas.

Kicillof, Berni y Espinoza pusieron en funcionamiento 80 nuevos patrulleros
GPBA


Kicillof, Berni y Espinoza pusieron en funcionamiento 80 nuevos patrulleros (GPBA/)

Hoy, la titular de la cartera, Sabina Frederic, mantuvo una reunión con su segundo, Eduardo Villalba, y con los jefes de las cuatro fuerzas federales para definir los dispositivos que dispondrá Nación. Se resolvió persistir con el despliegue que las fuerzas federales tienen en 31 distritos del conurbano y en los puntos del país donde existen escuadrones nacionales. Pero enfatizaron que al interior de los distritos el control estará en manos de las autoridades locales. “Se incrementarán los patrullajes, los controles y la difusión de las pautas establecidas en trenes y colectivos”, señalaron fuentes de la cartera de seguridad y agregaron que las fuerzas federales controlarán los accesos a la ciudad, puentes, peajes y rutas nacionales de 0 a 6.

El nuevo DNU nacional volverá a poner a prueba la beligerante relación entre Frederic y el ministro de seguridad bonaerense, Sergio Berni, luego de varios episodios en los que la coordinación de operativos entre jurisdicciones terminó en un escándalo.

“La Bonaerense va a colaborar con los municipios en el control del cumplimiento de la circulación nocturna, no así en el cumplimiento de los aforos y de los protocolos en las actividades, que corre por cuenta de los intendentes”, dijo a LA NACION una alta fuente de la gestión de Axel Kicillof. “La idea es pedir certificados en caso de que se vea a una persona en infracción y cumplir con la denuncia que quede instrumentada en el DNU. Vamos a ser estrictos, pero va a depender mucho más de la actitud de la gente que de los controles”, reconoció el portavoz de la provincia.

Otro caso. En Quilmes, municipio comandado por la referente de La Cámpora, Mayra Mendoza, también apuntaron a la respuesta social. “Pondremos a disposición las herramientas que tengamos en la municipalidad, la gente de tránsito, la patrulla urbana y la fiscalización de los comercios que se acoplará a lo que disponga Provincia y Nación. Pero además de lo que hagamos también tiene que haber conciencia social y respeto de las normas”, señalaron cerca de la intententa.

La gestión porteña

El vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli, fue hoy claro acerca de la actitud que tendrá la Policía de la Ciudad frente a cada caso. “Vamos a hacer cumplir que no haya aglomeraciones, no vamos a apuntar a la persona que está volviendo de su trabajo después de medianoche”, dijo. Y enfatizó: “Tenemos que aplicar el sentido común. Lo que se busca evitar es que diez personas se reúnan o que haya aglomeraciones en locales nocturnos. Esta medida no es a los efectos del que va a la farmacia o a ver a un padre porque tuvo un problema”.

Fernández a las críticas de la oposición: “Hay que ser un imbécil profundo o una muy mala persona”

La ciudad moldeará el DNU de Fernández con su impronta. Horacio Rodríguez Larreta ya se posicionó políticamente frente a la veda nocturna, medida que finalmente ajustó el horario a su reclamo. “No estamos de acuerdo con la restricción a la circulación, pero la vamos a respetar”, dijo.

“Habrá más presencia en la calle con Policía, Bomberos, Agentes de Prevención y de Tránsito con el fin de concientizar y prevenir. Sí se va ir fuerte contra las fiestas clandestinas o similares”, dijeron a LA NACION desde el ministerio de seguridad porteño.

Respecto al transporte, desde la Ciudad informaron que se reforzará la presencia de los agentes de tránsito en centros de trasbordo, en las principales estaciones de subte y en los corredores de Metrobus para verificar los permisos de circulación, que se tramitan en la aplicación Cuidar.

La Agencia Federal de Control (AGC), en tanto, será la encargada de que se cumplan los horarios en los locales gastronómicos, que deberán impedir el ingreso de nuevos clientes a partir de las 23. Desde ese organismo señalaron que hoy los inspectores realizarán un operativo de “concientización” en los restaurantes y bares y que luego se controlarán las medidas y se harán advertencias, con eventuales clausuras si hay incumplimiento. Se trata del mismo operativo que vienen implementando a las 2 que se corre ahora tres horas antes.