"No es respeto". La dura postura de Pablo Matera contra un árbitro con historia ante los Pumas

LA NACION
·3  min de lectura

De aquel "nos cobraron como a un país chico" de Mario Ledesma a este "no es respeto" de Pablo Matera, con un árbitro en común. Angus Gardner es el juez que perjudicó a los Pumas contra Francia en el último Mundial y provocó aquel cuestionamiento público del entrenador, que luego terminó pidiendo disculpas pese a sostener su idea respecto de las dos jugadas determinantes a las que se refería. Ahora, la frase que escuchó el australiano del jugador argentino de gran partido en el histórico triunfo del seleccionado argentino ante los All Blacks por el Tri-Nations fue cara a cara.

Siempre Pumas: un triunfo histórico que se preparó de generación en generación

Apenas iban tres minutos de juego y antes de los puntos y las jugadas inolvidables llegaron los golpes, los empujones, las discusiones y una charla entre Matera y Gardner cuyo audio trascendió. Shannon Frizell le pegó un cachetazo a Marcos Kremer y eso generó la reacción de algunos compañeros, inicialmente de Matera, que enseguida fue a buscar al neozelandés e intercambiaron golpes y agarrones, mientras se sumaban otros rugbiers de ambos equipos.

Tras ese tumulto, Gardner intentó calmar a Matera y se produjo un diálogo en inglés muy particular entre ellos, donde el argentino le dijo: "No puedo ver que golpeen en la cara a un compañero, yo juego por mi país. Eso no es respeto". El ala de los Pumas justificó su reacción ante un juez que en este partido pareció benévolo en ciertas situaciones con los Pumas. Como si tuviera la carga de sus errores en Japón. Matera no necesitó decir más, mientras el australiano insistía en la advertencia de que el capitán no podía tener esa actitud y debía mostrar otro camino a sus compañeros.

"Pablo, sos el capitán. Lo que necesitamos ver de vos es cierto liderazgo, ¿OK? No necesitamos que vayas y empujes a los jugadores después del silbato", le había reclamado el juez, de manera terapéutica. Luego de la justificación de Matera, el árbitro insistió: "Lo entiendo. Pero manejémoslo. No necesitamos que, como capitán, entres en eso. Mostrá cierto liderazgo".

Este sábado, Gardner le cobró muchos penales a los All Blacks y no tuvo concesiones como otras veces con ellos. Y ese cruce con una de las figuras argentinas del partido quedó tan grabado como aquel desenlace en el Mundial, donde incluso el árbitro iba a ser asistente en el duelo de la tercera fecha entre Los Pumas e Inglaterra, pero tras el revuelo cambió roles con Ben O'Keeffe, que estaba programado para ser juez de touch en el duelo entre Japón y Samoa.

En el triunfo por 25-15 de los Pumas ante los All Blacks, Matera ya había sido protagonista de una situación llamativa previo al inicio, cuando las cámaras lo tomaron en el momento del tradicional haka, ese ritual maorí que los All Blacks desarrollan antes de empezar, y el capitán los miraba esbozando una sonrisa.

Los Pumas: el adiós a una de las utopías del increíble deporte argentino

Pero además de esas acciones, en el haka, en el tumulto y con el árbitro, Matera hizo un partido extraordinario y fue una de las grandes figuras argentinas.