Al rescate del Arsenal: dueño de Spotify alzó su mano para comprarlo

Tomás Vetere
·2  min de lectura

Con Florentino Pérez a la cabeza, como ideólogo y presidente, 12 clubes de Europa se alinearon para la creación de la Superliga a partir de la siguiente temporada. Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, Manchester United, Manchester City, Liverpool, Arsenal, Chelsea, Tottenham, Juventus, Inter y Milan fueron todos los equipos que se promulgaron como fundadores de esta sorpresiva iniciativa en el futbol.

Por supuesto que, cuidando sus propios intereses, las autoridades de la UEFA y la FIFA salieron al cruce de inmediato con una serie de comunicados oficiales. Para resumir y ser claros, los directivos de dichas entidades se mostraron totalmente en contra de la construcción de esta nueva competición, además de amenazar con sanciones drásticas para todos los cuadros involucrados en este movimiento.

 

En líneas generales, los aficionados de los diferentes clubes también tuvieron una postura negativa. De hecho, en Inglaterra, los fanáticos más jóvenes salieron a las calles para protestar ante el inicio de esta guerra deportiva en el Viejo Continente. Y lo más curioso fue lo que ocurrió con uno de los integrantes del Big Six, porque una personalidad importante del mundo empresarial lanzó una interesante propuesta...

"Cuando era un niño que crecía, he aplaudido al Arsenal desde que tengo memoria. Si KSE (Kroenke Sports & Entertainment) quisiera venderlo, estaría feliz de tirar mi sombrero al ring", fueron las palabras que Daniel Ek, propietario de Spotify, lanzó a través de su cuenta personal de Twitter. Sí, se mostró dispuesto a defender los intereses de los seguidores de los Gunners y colaborar desde el lado de adentro.

Daniel Ek, de Spotify, compraría al Arsenal
Daniel Ek, de Spotify, compraría al Arsenal

Arsenal y sus problemas deportivos

La última vez que el cuadro de Londres se consagró campeón de la Premier League fue en la temporada 2003/04 con el histórico Arsène Wenger sentado en el banco de los suplentes. Un club que supo ser gigante en Inglaterra a lo largo de tantos años ya empezó a pasarla mal: los aficionados están cansado y quieren volver a festejar títulos desde las gradas del Emirates Stadium.