Un representante, un manager y hasta figuras de selección: qué fue de la vida del equipo titular de River que se fue al descenso hace diez años

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Erik Lamela
Erik Lamela

El día más triste de la historia de River, Juan José López, el entrenador, dispuso de un dibujo táctico poco usual en la época, con tres defensores. La táctica fue un 3-4-1-2, aunque en el desorden y la tensión generales, todo resultó una confusión. Esa tarde, la del 26 de junio de 2011, en el Monumental, el conjunto millonario dispuso de una formación de promesas y de jugadores de experiencia, pero sin el peso específico de interpretar la pesada camiseta. En el determinante 1-1, no actuaron Matías Almeyda, el símbolo y luego entrenador de la rápida reconstrucción, ni Paulo Ferrari, que jugó durante seis temporadas con la banda roja. Hoy, los dos son entrenadores: Almeyda dirige a San José Earthquakes, de la Major League Soccer, y Ferrari dejó de conducir recientemente a San Martín, de San Juan, en la Primera Nacional.

Dos jugadores de selección, que en esos días turbulentos apenas daban los primeros pasos. Y un defensor, campeón en Boca, que con el transcurrir de los años se convirtió en un caudillo imprescindible de lo mejor de la historia millonaria. Tres nombres salientes de los titulares de una tarde de invierno que marcó un antes y después en el fútbol argentino. ¿Qué fue de las vidas de esos 11 integrantes? ¿Cuántos crecieron? ¿Cuántos se retiraron? ¿Quiénes no consiguieron levantar cabeza?

Aquí, una síntesis. Uno por uno.

10 años del descenso. La cadena de despropósitos que terminaron en el día más triste de la historia de River

  • Juan Pablo Carrizo (37 años). Tenía inexorable destino de selección, pero en ese torneo, víctima de los nervios y la presión general, cometió varios errores y hasta fue protagonista de un desplante con el Pato Fillol en un 1-1 contra San Lorenzo. Actuó en equipos enormes de Italia, como Lazio, Inter, pero sólo en los últimos tiempos consiguió cierta regularidad, en Cerro Porteño, en el que actuó en 41 encuentros. En enero pasado estuvo cerca de pasar a San Lorenzo.

Juan Pablo Carrizo no continuará en Cerro Porteño donde tenía contrato hasta diciembre de 2020
Juan Pablo Carrizo no continuará en Cerro Porteño donde tenía contrato hasta diciembre de 2020


Juan Pablo Carrizo, en Cerro Porteño: en Asunción tuvo más continuidad que en casi toda su carrera

Jonatan Maidana (35). Había jugado en Boca, era mirado con desconfianza, le hizo un tanto al equipo xeneize de cabeza, lo gritó con alma y vida y sufrió el colapso mayúsculo. Se reinventó y fue uno de los estandartes de la resurrección, de los impactos internacionales y de los triunfos sobre Boca. Se fue entre lágrimas, estuvo dos temporadas en Toluca y volvió a River, respaldado por Marcelo Gallardo y el afecto de los hinchas.

Jonatan Maidana: el descenso, el ascenso y los títulos más importantes de la historia millonaria
Twitter @joni_maidana2


Jonatan Maidana: el descenso, el ascenso y los títulos más importantes de la historia millonaria (Twitter @joni_maidana2/)

Alexis Ferrero (43). El zaguero pasó por varios equipos, y acabó su carrera en clubes apartados de la elite, como San Luis de Quillota, de Chile, y San Martín, de Mendoza. En la actualidad es el manager de Central Córdoba, de Santiago del Estero.

Alexis Ferrero muestra con orgullo la camiseta de Central Córdoba; hoy es el manager del club santiagueño.
Alexis Ferrero muestra con orgullo la camiseta de Central Córdoba; hoy es el manager del club santiagueño.


Alexis Ferrero muestra con orgullo la camiseta de Central Córdoba; hoy es el manager del club santiagueño.

Juan Manuel Díaz (33). El uruguayo, lateral o zaguero, había tenido una convincente tarea en Estudiantes, en el que había logrado la Copa Libertadores y marcado a Lionel Messi en el Mundial de Clubes, pero en River –al igual que la mayoría de sus colegas– tuvo una errática etapa. Jugó en Nacional, de Montevideo; en Racing, de Uruguay, y en AEK, de Atenas. Agobiado por las lesiones, se retiró hace tres temporadas.

Facundo Affranchino (31). Un 8 clásico, surgido en las inferiores, que se destacó poco en el Monumental, a donde volvió en dos ocasiones. Su carrera se potenció en el ascenso: sus últimos clubes fueron Ferro, Instituto, Villa Dálmine, Olmedo (Ecuador) y Olimpo, de Bahía Blanca.

Walter Acevedo (35). Su puesto siempre fue el de número 5. Surgió en San Lorenzo, pasó por Independiente, integró el seleccionado y en sus últimos años en el fútbol vivió en los extremos. Del fútbol de Malta al de Guatemala, casi sin escalas. Hoy es representante de futbolistas.

Carlos Arano (41). Tal vez fue uno de los futbolistas más cuestionados en esa época. Suerte de símbolo en Racing y Huracán, en River estuvo tres temporadas, pero en la última no jugó ni un encuentro. Terminó su carrera en Barracas Central. Chiche aporta su experiencia en la quinta división de Racing y es una fuente de consulta permanente.

El descenso de River: por qué el peor momento de su historia fue lo mejor que le pudo haber pasado

Roberto Pereyra (30). Zurdo, con despliegue y habilidad tuvo una carrera ascendente luego del martirio: Udinese (en el que está hoy), Juventus y Watford. Suele ser hombre de selección.

Roberto Pereyra de Udinese
Roberto Pereyra de Udinese


Roberto Pereyra, en Udinese: se convirtió en un volante que juega, corre, va y vuelve...

Erik Lamela (29). La joya en un tiempo oscuro. Pícaro, zurdo, con la clase de antiguos enganches millonarios, apenas actuó en 36 partidos y voló a Roma, a cambio de 18 millones de euros. En Italia permaneció dos años y desde 2013 está en Tottenham, en el cual no siempre es titular, pero logró el respeto del medio. De vez en cuando es citado para la selección.

Leandro Caruso (39). Pasó casi inadvertido en River (7 tantos en 22 cotejos), en medio de una extensa carrera, en nuestro país y en el exterior, en el ascenso y en la primera categoría. Es el abanderado de Dock Sud, una entidad entrañable del ascenso, a la que llegó en 2018 y en la que marcó 15 goles en 69 partidos.

Mariano Pavone, en tiempos de Estudiantes, su segunda casa; hoy, está en Quilmes
Mariano Pavone, en tiempos de Estudiantes, su segunda casa; hoy, está en Quilmes


Mariano Pavone, en tiempos de Estudiantes, su segunda casa; hoy, está en Quilmes

Mariano Pavone (39). El penal fallado lo condenó. Sin embargo, sus registros no fueron discretos: 10 goles en 34 encuentros. Clásico artillero potente, no sólo de área, se destacó en varias entidades, pero en Cruz Azul –en casi tres temporadas– dejó un gran recuerdo. Recuperado de Covid-19, sigue en actividad, en Quilmes, club al que llegó en 2019.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.