¿Repatriará Independiente del Valle su "modelo español" al Numancia de Soria?

Agencia EFE
·4  min de lectura

Quito, 16 mar (EFE).- La participación de empresarios ecuatorianos en el accionariado del Numancia español, equipo de la Segunda División B, plantea nuevos retos al Independiente del Valle, cuyo "modelo español" podría verse repatriado para rescatar al equipo soriano.

La participación ecuatoriana no está del todo clara a nivel organizativo, si bien a nivel financiero el club confirmó en febrero, mediante comunicado, que el reparto de acciones recae en un 50,1% en inversores españoles y el resto, 49,9%, en los ecuatorianos.

Altas fuentes involucradas en la negociación consultadas por Efe indican que el Independiente, que está dentro del accionariado ya sea de forma directa o indirecta, deberá "hacerse cargo" del club soriano, lo que se espera que ocurra "el próximo año".

"El Numancia que es un equipo histórico de la Serie B, un par de veces (sic) estuvo en la A de España, ahora está en la Segunda B en un mal momento, la idea es subirlo", confirmaron.

Las fuentes declinaron entrar en cuestiones financieras u organizativas en un club que, fundado en 1945, cambio de manos en 2018 y está actualmente dirigido por los empresarios españoles Moisés Israel, su presidente, y Francisco Velázquez de Cuéllar.

Pero en una entrevista hace un mes con el Heraldo-Diario de Soria, Israel reveló que los socios españoles habían pedido a sus pares ecuatorianos que "se impliquen más en la gestión" y que aparentemente ya lo estaban haciendo participando en la "planificación deportiva".

En Quito, las fuentes se limitaron a comentar que "queremos hacer las cosas bien organizadas" y "ser cuidadosos", por lo que la información detallada será presentada adecuadamente más adelante.

EL GRUPO ECUATORIANO

Aunque aparentemente hay varios, entre el grupo de accionistas ecuatorianos fueron mencionados por el Numancia los empresarios Juan Carlos Serrano y Michel Deller, a quienes se les ofreció la participación cuando el club cambió a las manos del grupo inversor Football Newco 18.

"En el 2018, Israel y Velázquez de Cuéllar ofrecieron a Serrano y Deller participar en la compra del CD Numancia, dado que no sólo eran gente de confianza sino también propietarios de un club de fútbol de características similares al CD Numancia, el Independiente del Valle, que pasa por tener una de las mejores canteras del continente americano", certificaba el comunicado oficial.

Ayer, martes, el presidente del Independiente, Franklin Tello, que curiosamente aparecía hoy en Wikipedia también como presidente el CD Numancia, agregaba algo más de confusión en la parte financiera cuando en una entrevista con la emisora La Red afirmó que "estamos en el proceso con inversionistas españoles de adquirir el club Numancia", pese a que el propio equipo ya había confirmado en febrero la participación en un 49,9%.

Se desconoce si quizá se refería, o no, a la adquisición de una mayor parte de acciones, las necesarias para tener el control en la Junta Directiva, pero de lo que no parece haber dudas es de que el Independiente contribuirá a mejorar el desempeño deportivo del Numancia.

"Queremos darle el protagonismo que merece, es un club histórico. Hoy está en la Segunda B (tercera categoría) y el sueño es ascender", dijo Tello antes de matizar que "cuando esté concretado lo diremos".

PARADOJAS DEL FUTBOL

Paradojas del fútbol que el Independiente del Valle, que debe sus éxitos continentales en la última década a la aplicación sin precedentes en América de un modelo deportivo y empresarial de inspiración española, se encargue ahora de aplicarlo en Soria.

Porque el origen de ese nuevo estilo está tanto en la academia Aspire de Catar como en influencias de figuras como Johan Cruyff y Pep Guardiola, invocados desde La Masía.

Ello llevó también a sus directivos a traer a Ecuador a entrenadores como los españoles Ismael Rescalvo (2018-9), Miguel Ángel Ramírez (2019-20) y ahora al portugués Renato Paiva (2021-), de convicción en ese sistema.

Fundado en 1958, y conocido desde 1977 como "Independiente José Terán", en homenaje a su fallecido fundador, el club deambuló por las categorías inferiores de Ecuador hasta finales de la década de los 2000, cuando Deller (ahora presidente de honor) tomó las riendas del club.

Y desde 2007 inició un fulgurante ascenso desde las regionales, a la Serie B y finalmente, en 2010, a la Seria A (Primera división del fútbol ecuatoriano).

La apuesta en un fútbol base y una cantera prodigiosa pronto dio sus frutos con una histórica final en 2016 en Copa Libertadores, la "Champions americana", en la que cayó con mucha dignidad ante el Atlético Nacional de Colombia.

Y en 2019 con la consecución de Copa Sudamericana ante el Club Atlético Colón (Santa Fe) de Argentina.

El poderío de sus canteras, de las mejores del continente en los últimos años gracias a la detección de jóvenes talentos desde los 10-12 años para formarlos y crear un estilo propio, se dejó ver también en 2020 con el título de Copa Libertadores Sub-20 y en su aportación a las selecciones nacionales inferiores.

El Independiente se ha inspirado también en la Aspire y La Masía para construir su propio Centro de Alto Rendimiento en la localidad de Sangolquí, a 30 kilómetros al sureste Quito.

Los grupos inversores a ambos lados del Atlántico han detectado similitudes entre el Numancia y el Independiente, y esperan que el ejemplo de este último cunda también en Soria.

(c) Agencia EFE