A rendir, a pesar de ser segunda opción

·2  min de lectura

Édgar Luna Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, enero 7 (EL UNIVERSAL).- La polémica entre Cruz Azul y Hugo Sánchez, ya pasó... Hugo se desdijo, "y todo quedó aclarado", dijo Jaime Ordiales, encargado de la dirección deportiva de La Máquina.

El técnico de los celestes es Juan Reynoso, que aunque no fue la primera opción para tomar al equipo, tiene la confianza para llevar a buen puerto a un equipo que arrastra 23 años sin título.

Y el peruano no debe sentirse mal, o menospreciado, porque fue considerado como segunda o tercera opción, después de que en el club se trató de contratar al argentino Matías Almeyda y al mismo Hugo. "La lógica sería sentirse orgulloso, porque está al frente de una institución grande como lo es Cruz Azul", mencionó Ordiales.

A Reynoso nunca se le ocultó nada, siempre supo que se trató con otros candidatos antes que él: "Claro, no hubo secretos ni nada, pero lo importante al final es que él fue el elegido, y fue por su capacidad y trayectoria".

Fuera de eso, la exigencia es la misma, la misión de Juan Máximo Reynoso es llevar a lo más alto al cuadro cementero. "Eso no cambia, hay un técnico de gran capacidad, hay un plantel lleno de jugadores de calidad, al cual queremos complementar, queremos apuntalarlo y estamos viendo estas cuestiones", agregó el directivo.

Se habla de que la urgencia del equipo es encontrar a un defensa central zurdo, además de un volante-extremo, también por la izquierda; además, se espera aprovechar lo que se tiene, como la vuelta de Guillermo Pol Fernández, quien jugó el semestre pasado en Boca Juniors, no así con Walter Montoya, quien estaba en Racing. "Estamos viendo su hay posibilidad de que Pol siga con nosotros, lo analizamos, estamos cerca de llegar a un acuerdo en ese sentido; en el caso de Walter no, se ha hablado con él de la posibilidad de salir, en eso quedamos, igual con Pablo [Ceppelini], quien no seguirá, eso ya está más que decidido".

El Cruz Azul iniciará el nuevo torneo este domingo visitando al Santos Laguna, con prácticamente el mismo plantel con el que jugó el pasado, bajo las órdenes del uruguayo Robert Dante Siboldi y que llegó hasta las semifinales, donde fue eliminado dramática e increíblemente, por los Pumas.