Renault se une a Ferrari en oponerse a congelar motores

Jonathan Noble
·3  min de lectura

La idea de una congelación está siendo impulsada por Red Bull, que está tratando de encontrar una manera de hacerse cargo del proyecto del motor de Honda para que pueda hacer funcionar las unidades de potencia después de que el fabricante japonés se retire de la categoría.

El equipo de Milton Keynes tiene en claro que sólo puede hacerlo si hay un bloqueo en el desarrollo, ya que no puede permitirse los enormes costos que se derivarían de tener que seguir mejorando los motores.

La imposición de tal congelación requeriría el apoyo de los equipos rivales y, como Ferrari ya ha indicado que no apoyará la idea, Renault ha salido y ha dicho que también está en contra.

Hablando con algunos medios de comunicación antes del Gran Premio de Emilia Romagna, el jefe del equipo Renault, Cyril Abiteboul, dijo que los ambiciosos planes de desarrollo de su equipo para el futuro significan que no puede apoyar el plan de congelación de motores ahora.

Y dice que su opinión ha cambiado de hace varios meses, cuando Red Bull se mostró en contra de un congelamiento porque no quería que Honda quedara relegado.

También lee:

Wolff ya está en la búsqueda de su sucesor dentro de Mercedes F1 Qué piensa Pérez sobre ser número dos en Red Bull Enojo en Renault contra equipos que bloquean test de Alonso

"Si me hubieras preguntado hace seis meses, habríamos presionado mucho para conseguir un presupuesto aún más bajo, para intentar contener los costos del chasis, pero también para reducir los relacionados con el motor aceptando una congelación", dijo Abiteboul. "Pero Red Bull Racing y Honda estuvieron en contra y lo aceptamos".

"Así que continuamos en un camino diferente. Desde entonces, hemos estado muy ocupados trabajando en la plataforma de motores de 2022 y, si me preguntan hoy qué pienso sobre la congelación de los motores, mi posición es claramente diferente de la que tenía hace seis meses".

"Estoy en contra de congelar los motores. No tenemos intención de detener lo que podría ser una plataforma muy importante para nosotros. No lo aceptamos".

El jefe de Red Bull, Christian Horner, es consciente de que no todos sus rivales apoyarán el plan de congelación, por lo que quiere que la FIA intervenga.

"Creo que en última instancia, aquí es donde el interés propio entra en juego, y sabes que el trabajo del regulador y el propietario de los derechos comerciales es mirar el panorama más amplio de lo que es correcto para la F1", dijo en Imola.

"Obviamente hemos perdido un fabricante con la salida de Honda, lo que es una noticia desastrosa para el deporte. Y para que Red Bull se encargue de ese proyecto de motor, no podemos comprender (los costos), obviamente pensando en el desarrollo abierto, particularmente en el mundo como está actualmente".

"Creo que la FIA y el titular de los derechos comerciales están teniendo discusiones constructivas. Obviamente, eso tiene que tener lugar de la mano de los fabricantes que participan en el deporte".

"Y creo que eso es lo que sucederá, y obviamente alguna forma de solución debe ser encontrada en las próximas semanas".

Abiteboul dijo que el verdadero objetivo de Renault es enmarcar la base de las futuras reglas de los motores, que llegarán a más tardar en 2026.

"Tenemos que hablar para encontrar una solución para los motores del futuro a medio y largo plazo, también desde el punto de vista de la sostenibilidad de las nuevas unidades de potencia", dijo.

"Estamos a favor de hablar de planes a medio y largo plazo para los motores del futuro, pero ciertamente no de congelar las unidades de potencia".

Información adicional por Giacomo Rauli