Renato Ibarra y el América: deshacerse ya del jugador sería un buen ejemplo, pero costaría millones de dólares

Ricardo Gutiérrez
·3  min de lectura
ARCHIVO - En esta foto del 27 de abril de 2019, el delantero ecuatoriano Renato Ibarra del América durante un partido de la liga mexicana.. (AP Foto/Anthony Vázquez, archivo)
(AP Foto/Anthony Vázquez, archivo)

El futuro de Renato Ibarra dentro y fuera de México no debería, tras el cuadro de violencia familiar que escenificó, ser tratado por su propia naturaleza que rebasa los alcances deportivos, pero el trato que le da el Club América es lo que llama la atención en una situación que debió haberse resuelto desde hace meses.

Hoy el club de Coapa sabe que no puede quedarse con el jugador y figurar en la plantilla que dirigirá Miguel Herrera en el próximo torneo Apertura 2020. El ‘Piojo’ tuvo momentos en los que defendió al ecuatoriano, haciendo ver que sin su presencia el ataque americanista no sería el mismo.

"Como ser humano merece una segunda oportunidad; está mal (el problema intrafamiliar), pero en los videos no hay ninguna agresión", decía Herrera. "No sabemos bien qué pasó y si nos dicen qué sigue o no, es decisión de la directiva".

LEE también | Champions League se definirá con torneo de ocho equipos en Lisboa

Y efectivamente, a estas alturas y desde marzo, mes en el que fue retirado del equipo el jugador de 29 años, la decisión es única y exclusivamente de la directiva.

El problema, culpando los tiempos que vivimos afectados por la pandemia de coronavirus, son los 8 millones de dólares que le costaría al América rescindir el contrato de Ibarra. Bajo cualquier circunstancia y mucho más en las actuales, nadie quiere perder esa cantidad de dinero, así que la forma más inteligente de no perder la inversión es ver quién lo compra.

El mercado europeo, un destino soñado para jugadores sudamericanos que llegan al fútbol mexicano, está prácticamente cerrado a alguna transacción millonaria, y con los antecedentes violentos, probablemente sea aún más difícil.

Sumemos la edad, que ésta no puede ser problema para la MLS, pero el fútbol estadounidense es más estricto en sus protocolos al contratar jugadores con antecedentes graves, como el de violencia de género. Imposible pensar que la MLS contrate a Ibarra.

Nadie pagará millones de dólares por el jugador en estos momentos. La solución para que el América se quite esa brasa aún ardiente es un trueque, como se ha manejado en diversos medios y aparentemente el León o el Monterrey serían los equipos interesados.

León no tendría problema para hacerse de Ibarra. Parte del Grupo Pachuca, desde hace años, las dos instituciones han dado muestras de la mala memoria del fútbol mexicano para contratar jugadores que en un momento tuvieron una no mala, pésima actitud, ya sea dentro o fuera de canchas mexicanas o contra clubes nacionales.

LEE también | Gimnasta Simone Biles demanda al Comité Olímpico de Estados Unidos por abuso sexual

Ángel Comizzo, exportero de León prácticamente le rompió la cara a Carlos Hermosillo en la final del Invierno 1997; se quedó en el club esmeralda dos años más. Pachuca trajo al técnico argentino Martín Palermo, quien no tenía en su currículum la dirección de ningún club importante, pese a que tuvo una desagradable y antideportiva actitud contra jugadores de las Chivas en unos cuartos de final de Copa Libertadores en 2005. Es el mismo que le escupió en la cara al ‘Bofo’ Bautista.

Volviendo al punto, Renato Ibarra no debería ser contratado por ningún club mexicano y el América podría mostrar algo de ética profesional al no preocuparse por perder dinero al rescindir el contrato de un jugador señalado por violentar a una mujer. Ibarra no debería ser noticia, mas que para enterarnos que ya se fue del país.

Pero es el fútbol mexicano, en donde el interés económico es la mejor excusa para no dar un buen ejemplo.