Regreso veloz: Maradona vuelve a Gimnasia dos días después de haber renunciado

Máximo Randrup
lanacion.com

El día de la presentación de Maradona en Gimnasia, en septiembre. esta semana renunció y ahora vuelve

Renunció el martes y el jueves decidió volver: la vida de Diego Maradona registró un nuevo giro cinematográfico. En la misma semana que decidió irse de Gimnasia, el entrenador resolvió dar un paso atrás y retomar la conducción del plantel, luego de que se conociera la unidad de los dirigentes que formaban distintos frentes, antes de la elección del próximo sábado. Así de intenso. Así de rápido.

De esta manera, aquel adiós publicado hace dos días en su cuenta de Instagram perdió valor. El domingo, cuando Gimnasia reciba a Arsenal en el Bosque, Maradona estará sentado otra vez en el banco de suplentes. Así lo dejó en claro él, que al atardecer de este jueves agitado confirmó la noticia, también en la cuenta de la red social.

"Me da mucha felicidad poder decir que sigo siendo el director técnico de Gimnasia y Esgrima La Plata. Quiero agradecerle a los hinchas del Lobo, y a los jugadores, porque entre todos nosotros conseguimos finalmente la unidad política del club. Yo espero que cumplan con los refuerzos que me prometieron. Gracias por sus mensajes, por el apoyo, por la movilización de ayer, con 50 grados de calor, y al nenito que me pidió "Diez, volvé!". Vamos Lobo, aguante Gimnasia!!!", escribió.

¿Sigue o vuelve? Ese detalle importa poco. Lo concreto es que Maradona es el entrenador del Lobo. Un triunfo de buena parte de los hinchas, esos mismos que a esta hora estarán felices de contar nuevamente con semejante figura.

En los últimos días reinó la desprolijidad. El paso a paso resulta (casi) grotesco. El director técnico renunció públicamente por redes sociales y dos días después se rectificó. El club anunció hoy las dos listas para las elecciones del sábado y dos horas más tarde anunció que los sectores políticos habían llegado a un acuerdo por la unidad. El peso de un nombre (el de Maradona, claro) logró lo que no había conseguido la delicada situación de la institución: que todos, dejando los egos al margen, tiraran para el mismo lado.

"Yo sentí que todos juntos, los empleados del club, mi cuerpo técnico, los médicos, utileros, dirigentes, la gente, y sobre todo estos jugadores, que dejaron la piel en cada partido, estábamos encontrando el camino para que Gimnasia se quede en Primera", expresó Diego en su despedida. Y agregó: "Con el presi coincidíamos en que hubiese unidad, para buscar juntos el objetivo soñado".

El Maradona en formato muñeco, junto a la mascota de Gimnasia

Ese mensaje, lejos de generar serenidad, agigantó el caos. Comenzaron las acusaciones cruzadas entre el máximo dirigente albiazul y los que soñaban con reemplazarlo. Dijeron lo sea, en ocasiones por privado y en otras de manera pública, con tal de ensuciar al otro. El presidente Gabriel Pellegrino, en una nota con radio La Redonda, dijo sobre Mariano Cowen y Salvador Robustelli: "¿A quién voy a votar? A ninguno de los dos, no me gusta ninguno. El que es chanta y te caga a vos, lo hace con todos". Los dos criticados, quienes se iban a disputar el poder del club platense, en algo coincidían: a Pellegrino lo querían lejos.

Hoy, tras una nueva reunión, llegaron a un acuerdo y los tres integrarán la próxima comisión directiva: Cowen será el uno; Robustelli, el dos; Pellegrino, secretario general. No habrá elecciones, como indicaba el estatuto y como ahora pide un grupo de socios.

Más allá de las idas y vueltas de Maradona ("me van a tener que sacar con Gendarmería", llegó a decir) y de las desprolijidades que hicieron los que forman parte de la vida institucional del Lobo, que el entrenador haya cambiado su decisión es una victoria de los hinchas que lo quisieron retener. La razón es simple: no se quedaron quietos. Se movieron e hicieron alboroto. En las redes sociales largaron el hashtag #DiegoVaAVolver y fue tendencia en la Argentina. Además, se movilizaron a la sede y pidieron (casi que exigieron) la continuidad del DT. Incluso para hoy, en caso de que no existiesen novedades, tenían preparada una caravana a la casa del entrenador. Fueron ellos quienes pusieron en jaque a los directivos.

Por otra parte, lo que hizo la gente sirvió para movilizar al propio técnico. El excapitán del seleccionado argentino observó varios videos de todo lo que hicieron los simpatizantes y no fue indiferente ante tanta demostración de afecto. En esa línea, la de sensibilizar, también jugó el plantel. Los futbolistas, con Lucas Licht como estandarte, le pidieron que se quedara. Lo hicieron el lunes cara a cara y luego insistieron por teléfono. La marcha atrás de Maradona, entonces, también es un poco de los jugadores.

Gimnasia está patas para arriba. Su técnico renunció y tras dos días cambió su determinación. El club anunció las dos listas para una elección y a las dos horas comunicó que había unidad. Gimnasia está patas para arriba, es cierto; pero Gimnasia también está feliz. Lo tiene a Diego y era lo que quería.

Lo que hizo y lo que viene

Hasta acá Maradona dirigió ocho partidos y cosechó el 37,5 % de los puntos: cinco derrotas y tres triunfos. Diego pudo sacar al Lobo del fondo de la Superliga (estaba último y hoy tiene a dos equipos por debajo), aunque no consiguió que el Tripero se despegara del fondo de los promedios (se encuentra a 11 unidades de la zona de salvación).

El próximo partido de Gimnasia será el domingo (19.40) ante Arsenal en condición de local, en la fecha siguiente visitará a Banfield y en el último encuentro del año recibirá a Central Córdoba de Santiago del Estero. Tres compromisos trascendentales en su lucha por eludir el descenso.

Qué leer a continuación