"Regla Bryson". En qué consiste la nueva medida para sancionar a los golfistas lentos del PGA Tour

LA NACION
·3  min de lectura

Antes fueron Kevin Na y Sergio García. En los últimos tiempos, Bryson DeChambeau. Los tres fueron objeto de polémica por su juego lento en el golf del más alto nivel. Una demora sustancial en la cancha que hizo irritar a los seguidores del PGA Tour, como ocurrió por ejemplo con el Bombardero en la segunda vuelta del Northern Trust Open 2019, donde se tomó más dos minutos para ejecutar un golpe.

Por entonces, la máxima gira decidió no imponer multas en dinero ni penalidades en golpes a ningún jugador, pero a partir de este año decidió cortar por lo sano y en el Sentry Tournament of Champions instrumentó una política para paliar el tema y mejorar la dinámica. Algunos medios de golf de Estados Unidos decidieron bautizarla como la nueva "Regla Bryson", aunque no tiene un nombre específico.

Esta nueva medida incluye una "lista de observación", límites establecidos para ejecutar golpes y un aumento en las multas y penalidades. Con la ayuda del sistema ShotLink, el PGA Tour pasará a identificar individualmente a los infractores, en lugar de solo considerar el tiempo que se toma un grupo como conjunto. Es decir: más allá de que el thresome venga a buen ritmo, se pondrá foco en el golfista en particular y su posible retraso al momento de jugar.

¿En qué consiste la regla? Cada jugador que promedie más de 45 segundos para pegar su tiro durante una vuelta pasará a integrar la "lista de observación" del PGA Tour. Una vez que el golfista ingresa en ese lote, solo dispondrá de un tiempo estricto de 60 segundos para evitar ser castigado. Por supuesto, las penalidades serán aún mayores para aquellos jugadores que demoren más de dos minutos en pegar un golpe, como fue el caso de DeChambeau en el Northern Trust Open de 2019.

"No dañes mi imagen". La polémica que encendió Bryson DeChambeau, el golfista del momento

Además, los golfistas recibirán un golpe de penalidad por dos demoras superiores a 60 segundos en un mismo torneo. Hasta 2020, el castigo de golpes se concretaba solo cuando ocurrían dos demoras en la misma jornada.

"Creo que va a ayudar. Jugadores como Kevin Na y Sergio García mejoraron mucho después de que se aumentó el énfasis en evitar el juego lento. Ojalá esto resulte para bien", señaló el estadounidense Lucas Glover, uno de los jugadores más rápidos del PGA Tour.

Glover también apunta a una cuestión psicológica que podría hacer tomar conciencia al infractor: "El jugador tiene que saber que es lento. Si no se identifica al individuo, entonces puede argumentarse que son todos [los que son lentos]. Pero ahora que se les dice y se les muestra eso: no, eres tú, y todo el mundo lo sabe. Nadie quiere esa reputación".

Los autoridades confían en que el "elemento educativo" de la nueva regla tendrá un impacto similar en todo el PGA Tour. Al menos, la nueva política, que detalla cuánto tiempo los jugadores están tomando tiros específicos y cómo pueden mejorar su ritmo, ya ha abierto varios ojos.

El norteamericano Harris English, que el jueves quedó puntero tras la primera ronda en Kapalua, sintió que era un jugador rápido hasta que un oficial del PGA Tour se le acercó el otoño pasado y le informó que estaba promediando 44 segundos por golpe, tiempo que está al borde para ser agregado a la nueva lista de observación.

"Creo que ayudará", mencionó English. "Los jugadores que saben que son lentos y no hacen nada al respecto configuran problema. En general, los golfista tienen que jugar con buen ritmo. [El oficial del Tour] analizó las estadísticas y en el green es donde soy más lento. Me gusta cómo lo desglosan, para que los jugadores realmente puedan aprender sobre las áreas en que tardan en jugar".