¿Qué refuerzos necesita Boca para 2020?

Pasaron las elecciones. Pasó Daniel Angelici. Pasó Gustavo Alfaro . Pasó Nicolás Burdisso. Juan Román Riquelme llegó a Boca para hacerse cargo del fútbol y tiene más que una misión complicada por delante: un club que espera que su viejo capitán pueda renovarle el destino a un barco que bajo la última gestión navegó por diferentes mareas y que nunca encontró su norte.

TODOS LOS RUMORES DEL MERCADO DE PASES DE BOCA

El ídolo recibirá al Xeneize en la segunda posición de la Superliga y en un grupo de la Copa Libertadores que parece accesible. Así, los primeros objetivos del semestre se aclaran y parecen estar a la alcance de la mano, pero tras el regreso de Miguel Ángel Russo a la dirección técnica, es momento de definiciones para algunos jugadores que estuvieron lejos de lo esperado y de otros cuyo futuro parece más bien incierto.

Desde el pasado enero con la llegada de Alfaro al banco de suplentes que la prioridad en el mercado de pases es la de conseguir un centrodelantero que esté a la altura para reemplazar a Darío Benedetto. Wanchope Ábila tuvo su oportunidad pero convence más como un buen suplente más que como un titular indiscutido, Jan Hurtado no pasa de apuesta y Franco Soldano sigue siendo una incógnita. El plantel necesita jerarquía en esa zona y la necesita ya. Y por eso, volver a apostar por un joven que promete, aunque tentador, podría ser erróneo.

En el mediocampo, el problema pareciera ser más a futuro: el préstamo de Alexis Mac Allister se termina en junio, Emanuel Reynoso podría irse junto con Sebastián Villa -delantero que habita la zona media- y la continuidad de Carlos Tevez, ¿el enganche?, todavía está en veremos . Con Iván Marcone y Nicolás Capaldo como buenas armas para recuperar y armar desde el fondo, lo que se impone, entonces, es un armador de juego que aporte verticalidad para los metros finales.

Por último, los laterales: ninguno de los dos pares de defensores que ocupan las bandas pudieron convencer al ya exentrenador. Recuperar a Frank Fabra y profundizar la presencia de Marcelo Weigandt son dos opciones factibles, pero son puestos que piden renovación. ¿Será Nahuel Molina Lucero, otro chico de inferiores, el elegido?

Posiciones a reforzar pueden ser varias, también dependiendo de lo que quiera Russoy, sobre todo, su idea de juego, que es diferente a la de Alfaro. Pero si la dirigencia quisiera fijar prioridades, podría empezar por aquí.

Qué leer a continuación