Son refuerzos enlatados

El Universal

GUADALAJARA, Jal., marzo 22 (EL UNIVERSAL).- Para el Clausura 2020, Chivas realizó una inversión histórica. A pesar de la salida de Víctor Guzmán por temas de dopaje, la inversión del Rebaño se mantuvo como una de las más fuertes del torneo, además de contar con gran calidad, lo cual ha generado competitividad interna.

El Guadalajara actualmente se ubica en la quinta posición, con 16 unidades, cumpliendo el objetivo de estar en zona de Liguilla, hasta este momento. Mas estos resultados no han sido gracias a todos los refuerzos, ya que de los siete jugadores que llegaron a la institución rojiblanca, sólo dos han sido frecuentes en el ‘11’ titular de Luis Fernando Tena: José Juan Macías y Uriel Antuna. Macías se ha convertido en el referente al ataque, registrando cuatro anotaciones en lo que va del torneo, tantos que han redituado unidades, además de que logró hilar tres partidos marcando y con una definición de alta calidad.

El refuerzo más caro, Uriel Antuna, es quien se ha mantenido en el ‘11’ titular, y aunque no ha podido marcar su primer gol como rojiblanco, futbolísticamente ha hecho diferencia en varios aspectos, además de que ha sido clave en algunos encuentros, como el Clásico tapatío.

Los demás jugadores no llegan ni siquiera al 26% de minutos jugados del 100 por ciento total.

Cristian Calderón es el tercer refuerzo que más minutos ha tenido, disputando cuatro partidos, de los cuales la mitad han sido como titular. Seguido de Chicote se encuentra José Madueña, uno de los más criticados por las exhibiciones que ha tenido con el Rebaño, siendo el encuentro ante el Monterrey en el que peor le ha ido. El lateral ha disputado 205 minutos, ante las ausencias de Jesús Sánchez. Le siguen Jesús Angulo y José Juan Vázquez, quienes tampoco han podido hacerse de un lugar en el cuadro titular.

Alexis Peña, quien llegó del Necaxa en el Combo Rayo, junto con Calderón y Angulo, no ha podido ver minutos en el primer equipo, siendo relegado al banquillo y a la Sub-20 en ocasiones.




Qué leer a continuación