Recuperar sensaciones y músculo, la tarea de Chile para los cuartos de final

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Brasilia, 25 jun (EFE).- Chile culminó su participación en la fase de grupos de Copa América con su peor cara, derrotado ante Paraguay en un opaco compromiso, y ya piensa cómo enfrentar los cuartos de final del torneo, fase para la que necesitará reencontrarse con su mejor juego y recuperarse de un fuerte desgaste físico tras disputar cuatro partidos en 10 días.

"Fue el cansancio, hicimos un mal partido", dijo el defensa Gary Medel una vez terminado el choque frente al cuadro guaraní en Brasilia con un 0-2.

Certero y autocrítico: la intensidad le pasaba la cuenta en un encuentro donde él mismo prefirió pedir el cambio "por precaución" al "sentir el cuádriceps", pero no ha sido el único afectado.

En el empate a uno con Uruguay en la tercera fecha del Grupo A, dos de los jugadores fijos en el esquema de Martín Lasarte se retiraron del campo con dolencias musculares: el central Guillermo Maripán sufrió una lesión en el recto anterior derecho y el volante Erick Pulgar, engranaje fundamental que ha ido de menos a más en su selección, presentó complicaciones en el isquiotibial derecho.

Además, una de las piezas claves del equipo chileno, el volante Arturo Vidal, no se encuentra a su máxima capacidad física luego de estar pausado desde marzo por una operación de rodilla y un contagio por covid-19, y Alexis Sánchez ni siquiera viajó a Brasil para recuperarse en Santiago de una lesión en el plantar delgado.

La será ardua en la recuperación de energía que tendrá lugar en la capital chilena -así lo prefirió el plantel-, periodo en el que Lasarte deberá adecuar su pizarra considerando que existe una alta probabilidad de enfrentar a los locales en la siguiente fase, algo que "Machete" quería evitar, pero ya no depende de Chile.

¿BRASIL EN EL CAMINO?

La Roja, luego de acumular dos empates, una victoria y una derrota en su zona, puede terminar ubicada en la tercera o cuarta posición de la tabla son sus cinco unidades en el Grupo A.

Según Machete, la misión era escalar lo máximo posible para evitar hasta el final a los principales candidatos al título: el Brasil de Neymar Jr, y para ello sumar aunque sea un punto ante Paraguay era clave.

Como no se dio, la suerte de Chile se definirá en el partido entre Uruguay y Paraguay: si se imponen los pupilos de Berizzo, La Roja jugaría con Colombia el paso a semifinales, pero con un empate o triunfo de La Celeste de Óscar Washington Tabarez el rival será la Verdeamarela en Río de Janeiro el próximo viernes.

En todo caso, Chile no se achica, y así lo adelantó Arturo Vidal en sus redes sociales: "Esto no ha terminado. Ahora a descansar y prepararnos, que lo bueno va a comenzar y es a muerte".

LOS BALONES DETENIDOS

Uno de los puntos a trabajar por la escuadra de Lasarte es su defensa frente a pelotas muertas: tres de los cuatro goles que le anotaron a Chile en fase de grupos fueron de tiro libre o cayeron desde el juego aéreo tras tiros de esquina.

Con Argentina, Lionel Messi no dejó escapar una oportunidad a corta distancia del arco de Claudio Bravo, y frente a Uruguay y Paraguay la última línea nada pudo hacer para que Luis Suárez y Braian Samudio lograran anotar ganando la posición asistidos desde el corner.

CONSOLIDAR EL MOTOR

El mediocampo es una de las mayores fortalezas de Chile: no solo por la presencia de Vidal y Pulgar, sino por el papel impecable que juega el actual volante del Bayer Leverkusen, Charles Aránguiz.

Su desempeño a lo largo del torneo ha sacado aplausos en todo el continente: Aránguiz brilla como uno de los líderes más nítidos en el campo dando orden y efectividad al juego chileno.

Destacado como el mejor jugador de Chile en el duelo frente a Uruguay, donde Aránguiz completó 156 pases de 174 intentos, el ex Universidad de Chile ha sido clave no solo en esta fase de grupos, sino en los dos títulos que alcanzó el país sudamericano en Copa América 2015 y 2016.

Pero Chile aún necesitaba recuperar verticalidad en el ataque, saber qué hacer ante una presión intensa y de persecución invididual como la empleada ayer por el Paraguay de Berizzo, y para eso el motor debe esta completamente aceitado tanto para salir de atrás como para nutrir a los delanteros, que hoy bajaron mucho en busca de balones.

ACOMODAR LA ATAQUE

"Machete" lo anticipó en las semanas previas al inicio del campeonato: la Copa América sería la plataforma para probar y darle oportunidad a jugadores más jóvenes que sumarían minutos a nivel competitivo y se empaparían con la experiencia de la Generación Dorada.

Desde ahí, son los tres los jugadores que han debutado en la ofensiva chilena: el joven de 19 años y ariete de Colo-Colo Luciano Arriagada, ante Uruguay; el delantero de Universidad de Chile Pablo Aránguiz, también frente a los charrúas; y el chileno-británico Ben Brereton Díaz, que en tres partidos ha sumado un gol y una asistencia ganándose un puesto desde el arranque en los últimos tres encuentros.

La comunicación entre Brereton y Eduardo Vargas, señalado por la prensa brasilera como un "crack de selección" siendo el mayor goleador histórico de Chile en Copa América, ha sido especialmente celebrada.

Con la ausencia de Alexis Sánchez, se espera que estas variantes fortalezcan el juego asociado ya demostrado y mejoren a todas luces su efectividad de cara al gol, donde han marcado tres en un total de 16 disparos al arco a lo largo de la fase, ni uno ante Paraguay.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.