El Real Madrid pone la Liga en bandeja

Agencia EFE
·4  min de lectura

Madrid, 30 ene (EFE).- El Atlético de Madrid tendrá el domingo la oportunidad de asestar otro golpe con tintes decisivos a una Liga en la que se va quedando sin rivales, tras el regreso a la irregularidad de un Real Madrid falto de fútbol, que volvió a tropezar en la misma piedra en el estadio Alfredo di Stéfano, remontado por el Levante y molesto por el arbitraje tras jugar 80 minutos en inferioridad numérica.

La distancia del líder se puede ir hasta los trece puntos si vence sus dos partidos aplazados. Remontarla es una quimera para un Real Madrid instalado en la inestabilidad, incapaz de agarrarse a una dinámica positiva que instale el optimismo para pelear por los títulos grandes. En un enero negro está a un paso de despedirse de tres de las cuatro opciones a las que optaba. Eliminado de la Copa del Rey, derrotado en la Supercopa de España, con una Liga que se convierte en un imposible a no ser de un desplome inesperado del Atleti y todo a una carta en una Liga de Campeones que dejó de dominar hace años.

La impotencia marcó su duelo ante el Levante. Su tercera derrota de local extendiendo su debilidad en duelos de menor empaque. El aviso del Cádiz y el Alavés no sirvió de nada, un equipo de otra liga volvió a golpearle en el Di Stéfano. El partido condicionado a los siete minutos. El brasileño Militao derribaba a Sergio León en una acción interpretable que el colegiado señaló como amarilla y, avisado desde el VAR, convirtió en roja.

Todo un partido en inferioridad fue un examen difícil de encarar pese a la entrega derrochada. Se llegó a adelantar con tanto al contragolpe de Marco Asensio, pero el 'comandante' Morales antes del descanso y Roger Martí, los mismos verdugos del último triunfo levantinista en la casa blanca, firmaban una remontada que vuelve a instalar la crisis en el Real Madrid. La roja a Militao, las continuas faltas sin castigo en el centro del campo, el penalti de Vinicius que desde la grada veían fuera en una de las repeticiones, provocaron la queja del club.

La realidad es que el Barcelona, en una temporada repleta de problemas, puede dar caza al Real Madrid si vence al Athletic Club en el Camp Nou y los de Zinedine Zidane ya sienten el aliento -a un solo punto- del Sevilla. Extendió en Ipurua el equipo de Julen Lopetegui su buena línea. Quinto triunfo consecutivo, tres de ellos en LaLiga Santander para después de asaltar la 'zona Champions' por primera vez en la campaña, comenzar a apretar por la segunda plaza.

El buen inicio de un combativo Eibar se vino abajo por falta de pegada y un nuevo penalti que le castigó. Ya le ocurrió en la recta final ante el Atlético de Madrid. Frente al Sevilla fue el tanto que marcó el duelo, cuando Bigas en un intento de despeje golpeó en Es-Nesyri. El argentino Ocampos no perdonaba a los 27 minutos y en el arranque del segundo acto, Joan Jordán llegando desde segunda línea con acierto, firmaba la sentencia.

En la pelea europea llegó un duelo vistoso en el estadio de la Cerámica que parecía decidido por Dani Parejo, gracias a un latigazo a la escuadra nada más arrancar el encuentro, pero que empató Isak en la última acción del partido. El gol para enmarcar del Villarreal estuvo a punto de igualarlo en belleza Paco Alcácer de tacón, pero acarició el poste y no llegó la sentencia. El dominio y la pelea de la Real Sociedad le dio sus frutos en el minuto 93. La lucha de dos balones aéreos del debutante Carlos Fernández, acabó dejando el esférico para el empate de Isak que supo a triunfo pese a cerrar un enero sin victorias en plena añoranza del referente David Silva.

Mientras, el Valencia tomó aire con un triunfo en Mestalla que no saboreaba desde el 8 de noviembre. Le bastó una acción eléctrica de Guedes en banda izquierda y el cabezazo de Daniel Wass a los 22 minutos para derrotar al Elche. Edgar Badía salvaba el segundo con una gran intervención a un lanzamiento de penalti de Carlos Soler pero no era suficiente impulso para su equipo. Le faltó pólvora arriba y la ocasión de mayor peligro, con el disparo de Mojica, la salvó con una intervención salvadora Jaume Doménech que acercó al equipo che a la zona media de la tabla, hundiendo a su rival en el descenso. Tiene a un punto a un Huesca resucitado el viernes, firmando su primera victoria a domicilio, la segunda de la temporada, en una 'final' en Pucela con triplete de Rafa Mir.

Roberto Morales

(c) Agencia EFE