Real Madrid - Chelsea, por la Champions League: la curiosa medida de emergencia que debieron adoptar antes de la semifinal

·2  min de lectura
El Real Madrid tuvo un inesperado problema
Instagram Chema Rey

El Real Madrid empató en uno contra el Chelsea, como local en la ida por las semifinales de la Champions League y, como es de público conocimiento, no jugó en el Santiago Bernabéu, que está siendo remodelado, sino en el Alfredo Distéfano, su estadio alternativo.

Real Madrid y Chelsea igualaron 1 a 1 en la ida. El miércoles 5 de mayo se define la llave en Londres
@realmadrid


Real Madrid y Chelsea igualaron 1 a 1 en la ida. El miércoles 5 de mayo se define la llave en Londres (@realmadrid/)

El predio, que es un verdadero lujo y envidia de cualquier club del mundo, digno de la “Galaxia Real Madrid”, sufrió, sin embargo, un inesperado inconveniente.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Como la mayoría de los estadios, el Alfredo Distéfano cuenta con un tablero electrónico detrás de uno de los arcos, donde se indica, claro, el resultado y el tiempo de juego. Como cualquier artefacto, puede romperse. Y lo hizo, con la mala suerte de que fue justo en un partido transmitido para todo el planeta.

La foto inédita del lamento alemán en la final del 86, mientras Diego Maradona y Oscar Ruggeri levantaban la Copa del Mundo

Unos minutos antes de comenzar el partido, el marcador comenzó a tener fallas y un operario se dirigió de inmediato a intentar arreglarlo.

Finalmente, el club se vio obligado a buscar uno de repuesto, un marcador de emergencia, para colocarlo en uno de los fondos tras uno de los arcos, encima de unos andamios, y que los jugadores puedan observarlo desde la distancia.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El fútbol europeo, tantas veces elogiado también puede fallar en los detalles que lo especial y, esta vez, le tocó al equipo con mejor reputación de todos.

“El show debe continuar”, cantaba Freddy Mercury con Queen y eso ocurrió en un duelo que finalizó empatado en un gol y que dejó a los londinenses con buenas chances de clasifacrse a la final a disputarse en Estambul, Turquía.