Real Madrid-Barcelona. El clásico gris de Messi: patada, amarilla y frustración

LA NACION
lanacion.com

Lionel Messi disputó su clásico número 43 ante Real Madrid y agregó un nuevo récord a su colección (es el jugador con más partidos ante el Merengue en toda la historia). Pero lejos de irse contento del Santiago Bernabéu, el crack rosarino no ocultó su rostro serio y cargado de frustración.

Además de la derrota, que baja de la punta de LaLiga a Barcelona y eleva a la cima al club blanco, la Pulga tuvo una actuación opaca, en la que incluso malogró una jugada clara de gol (Courtois lo impidió) y fue amonestado por darle una patada de atrás a Casemiro.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

Según datos de OPTA, en total remató apenas dos veces al arco y tocó 86 veces el balón. Fue el tercero de su equipo en este rubro, detrás de los 104 de Busquets y los 97 de Piqué. Realizó 62 pases, con 95 por ciento de precisión. Ganó solo el 21 por ciento de las pelotas divididas y perdió 17 balones.

La patada de Messi a Casemiro (y su amonestación)

Qué leer a continuación