El Madrid se veía ya ganando la Liga.... pero faltaba el apoteosis

·4  min de lectura
MADRID, SPAIN - MAY 16: Luis Suarez of Atletico Madrid celebrates 2-1 during the La Liga Santander  match between Atletico Madrid v Osasuna at the Estadio Wanda Metropolitano on May 16, 2021 in Madrid Spain (Photo by David S. Bustamante/Soccrates/Getty Images)
Luis Suárez celebrando el gol in extremis de la remontada frente a Osasuna. (Foto: David S. Bustamante/Soccrates/Getty Images)

La penúltima jornada ha dejado de todo, pero las cosas continúan casi como estaban gracias a una remontada milagrosa del Atlético de Madrid en siete minutos frente a Osasuna, cuando el Real Madrid ya se veía con el título al alcance de la mano.

La polémica se adueñó del Atheltic-Real Madrid debido a una mano clara de Morcillo que Mateu Lahoz no señaló, haciendo más cuesta arriba el partido a los blancos. El madridismo estalló justo en la jornada siguiente del penalti pitado en su contra a Militao que acabó costando el empate contra el Sevilla.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un contenido no disponible por tus preferencias de privacidad

Los de Zidane insistieron y se llevaron el premio del gol, anotado por Nacho y con posible fuera de juego de Benzema, una señal de que todo podía ocurrir en esta fecha 37 de la Liga Santander. Corría el minuto 68 en San Mamés y el Madrid cogía un poco de aire. Acabaría llenando del todo los pulmones cuando Budimir, en la única jugada con peligro hasta ese momento del Osasuna en el Wanda Metropolitano, conectaba un cabezazo al que Oblak respondió de las mil maravillas, pero que cruzó la línea y, tras revisión, puso el 0-1 en el marcador.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El líder estaba contra las cuerdas justo en el momento en el que se decidía todo. El Real Madrid se colocaba líder del campeonato y veía más que posible sumar una Liga más a su palmarés, ya que dependería de sí mismo en la última jornada contra el Villarreal, ya clasificado matemáticamente para disputar la Europa League el curso que viene. Todo de cara para los de Zidane.

Simeone había movido ficha antes de encajar el mazazo de Budimir sacando a Joao Félix y Renan Lodi, deshaciendo la defensa de cinco. Ambos entraron fríos al césped, pero lograron resarcirse, aunque los rojiblancos no llegaban a materializar las ocasiones de peligro.

No fue hasta el minuto 82, casi un cuarto de hora después del gol de Nacho, cuando Félix puso un balón medido a la carrera de Lodi, que definió mejor de lo que los atacantes colchoneros venían haciéndolo durante el encuentro. Gol, vida, pero el Madrid seguía líder.

La afición merengue esperaba al menos ese empate de los rojillos en la capital y mantenían la esperanza.

Entonces, lo que parecía que iba a ser un nuevo capítulo en la biblia del 'Pupas', se tornó en una remontada agónica que bien puede valer un título y llenar las páginas de la historia del Atlético de Madrid. Los de Simeone obraron el milagro en un final apoteósico gracias a una jugada combinativa perfecta, que Luis Suárez culminaba casi a placer tras una maniobra de talento puro de Carrasco en el área.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Todo se decidirá en la última jornada. No sólo el título, sino también el descenso. El duelo en el que estarán todos los ojos puestos será el Valladolid-Atlético de Madrid. Uno de los dos acabará llorando. No se puede pedir más emoción para cerrar una Liga que en diciembre todos daban por 'cholista'.

El Real Madrid tendrá que volver a hacer los deberes contra el Villarreal en Valdebebas, esperando que el equipo de Ronaldo Nazario sume en Pucela.

Además, los blanquivioletas necesitarán que el Huesca no sume y el Elche no gane, que juegan contra Valencia y Athletic respectivamente.

– El Barcelona, un auténtico caos –

Mientras tanto, en el Camp Nou la esperanza florecía de las botas del de siempre. Lionel Messi marcaba el primer gol del choque ante el Celta en el minuto 28, haciendo que el Barça se colocase con los mismo puntos del Real Madrid y manteniendo las opciones de título para la última jornada.

Sin embargo, el talento ofensivo de los gallegos igualaba las cosas diez minutos más tarde, gracias a un disparo de Santi Mina en el que Ter Stegen, cuestionado por el barcelonismo, hizo la estatua.

Quedaba mucho tiempo para seguir en la brecha, pero la inoperancia azulgrana desembocaría en la expulsión por doble amarilla de Lenglet quedando siete minutos de encuentro. La consecuencia: el segundo gol vigués y el segundo de Mina, el gran triunfador de la tarde.

Los culés tendrán que esperar al año que viene para intentar llevarse el torneo de la regularidad que, con esta, es la segunda temporada consecutiva que se le resiste.

Más historias que te pueden interesar: