La reafirmación de Oblak

·4  min de lectura

Madrid, 24 may (EFE).- Hay instantes que marcan la diferencia en una Liga, momentos transcendentales de los que surgen los líderes de un equipo, como el penalti que repelió Jan Oblak a Joselu Mato en el minuto 87 del Atlético de Madrid-Alavés de la jornada 28, el pasado 21 de marzo, cuando su ventaja ya había menguado hasta los 4 puntos.

Con 1-0 a favor del bloque rojiblanco en el Wanda Metropolitano, gracias al testarazo de Luis Suárez, aquella parada fue crucial, probablemente indispensable para festejar el título conquistado en la última cita en Valladolid. Pero también otra intervención más para construir este éxito, de las que siempre protagoniza un guardameta para la historia -y la leyenda- del Atlético.

"Todos tenemos méritos. Para ser campeón, todo el equipo tiene que estar en un nivel increíble. Sólo uno no va a resolverlo. Todo el equipo ha hecho todo para ganar el campeonato, para ser el equipo menos goleado", expuso el guardameta tras la conquista del título.

Quizá el mejor portero del mundo actual, es la quinta de sus siete campañas en la Liga española -la primera, en 2014-15 fue más suplente que titular- que termina con la condición del guardameta menos goleado, con 25 tantos en contra para ser campeón por primera vez. "Lo que yo prefiero es marcar un gol más de los que encajemos. Es lo que más me preocupa", dijo hace meses un portero imbatido en 159 de sus 303 partidos con el Atlético, en el que juega desde 2014.

"Cuando empieza cada año, tengo el listón de ganar la Liga. Lo hemos conseguido después de tantos años duros, de tantos años que a veces hemos estado cerca, a veces lejos. Ha llegado el año y las sensaciones son espectaculares", expresó al término del duelo de este sábado ante el Valladolid en declaraciones a 'Movistar'.

Ya tiene su Liga, la misma de la que lamentó haberse apartado demasiado pronto hace apenas una temporada, cuando rápidamente el equipo se despistó de la meta máxima, se conformó con la oficialidad del objetivo de la clasificación la Liga de Campeones, pero no él, autocrítico. Su ambición no admite otra cosa que los triunfos.

Para ganar con el Atlético amplió su contrato con el club rojiblanco en abril de 2019 hasta 2023, con el proyecto deportivo para ser un aspirante a todo como prioridad, para conseguir los grandes trofeos. La Liga es uno de ellos. La Liga de Campeones, aún pendiente, es otro. Ya disputó una final del torneo en 2015-16.

EL CAMPEÓN DE LAS 103 PARADAS

Nadie en las cinco grandes Ligas europeas tiene mejor porcentaje de paradas por remate que él en esta competición esta temporada. Ha terminado por encima de las cien, con 103, más que nadie en un torneo que ha dominado el Atlético casi de principio a fin, aparte de que ha dejado su portería a cero en 18 de los 38 partidos.

Al primer tramo de diez jornadas corresponden ocho de ellas, que se agrandan a once al cierre de la primera vuelta. Luego, nada mas tres en las siguiente doce citas y cuatro a los últimos siete compromisos para reflejar con nitidez también ese Atlético de dos caras que impresionó en la primera vuelta, bajó en la segunda y se recuperó para el esprint, para ser el campeón que pretendió siempre.

"Con Oblak nos sentimos seguros. Sabemos que el Atleti es un equipo que defiende muy bien. Y, cuando algo pasa, miramos para atrás y vemos un portero que es increíble. Para nosotros, para mí y para mucha gente, es el mejor portero del mundo. Eso da seguridad", destacó el central Felipe Monteiro a lo largo del curso.

"Oblak viene haciendo varias temporadas en un grandísimo nivel y seguramente es el mejor portero del mundo", expresó Diego Simeone, su entrenador, sobre un guardameta cuya colección de números impresiona desde que asumió la titularidad en el Atlético, tras un primer semestre difícil, del que no salió nada bien parado de su debut, con tres goles en contra frente al Olympiacos (3-2).

Nada que ver con cómo ha sido su carrera posterior en el conjunto rojiblanco, con sus 303 partidos oficiales; con sus 159 partidos imbatido; con porterías a cero con 53 de los 55 rivales a los que se ha enfrentado, insuperable en ese sentido para diez de sus oponentes, incapaz de marcarle un gol; con sus 212 goles en contra (0,69 por partido); con nada más 47 derrotas (un 15 por ciento de sus encuentros con el Atlético); con un 40 por ciento de acierto en los penaltis -paró nueve, dos no tomaron dirección portería, uno dio en el poste y 18 terminaron en gol de los 30 lanzados-; con la condición de portero más valioso del mundo para la web especializada 'Transfermarkt' (90 millones de euros)... Y como campeón de la Liga.

Es su cuarto título con el Atlético. El primero fue la Supercopa de España. Lo vio desde el banquillo, nada más llegar al club, en 2014. Los siguientes fueron la Liga Europa y la Supercopa de Europa de 2018, los dos con una relevancia vital del cancerbero esloveno, como también lo ha sido en esta Liga. Una reafirmación para Oblak.

Iñaki Dufour

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.