La reacción de Marco Trungelliti ante la reducción de la pena a Nicolás Kicker

LA NACION
lanacion.com

Luego de conocerse que la Unidad de Integridad del tenis (TIU, según sus siglas en inglés) recortó en cuatro meses la suspensión a Nicolás Kicker, declarado culpable de arreglo de partidos, Marco Trungelliti, el argentino que denunció a una mafia de apuestas en el tenis, hizo este viernes una exposición en español y en inglés de lo que piensa del tema, utilizando su cuenta de Instagramy con una particular imagen de un café humeante. En plena cuarentena obligatoria por el coronavirus, el jugador santiagueño reaccionó ante la insistencia de sus seguidores sobre la mengua del castigo que permitirá al infractor volver al ATP Tour en enero próximo.

"Aprovecho la estancia en casa para que todos conozcan mi posición sobre la reducción de la sentencia y el consiguiente retorno al circuito de Nicolás Kicker, ya que muchos me están preguntando por ello. No tengo nada en contra de él como ser humano. Mi posición siempre fue, es y será la misma. Estoy en contra de la corrupción en el tenis y sobre todo de las mentiras que dijeron (todavía lo siguen haciendo) de mí", enfatizó el número 197 del ranking, de 30 años.

"Dicho esto, deseo que [Kicker] sea muy feliz y que siga luchando para que este deporte sea limpio y, por lo tanto, mejores condiciones para los jugadores y jugadoras vendrán. Conociendo el mal funcionamiento de nuestro sistema de tenis, las cosas podrán cambiar pero el primer paso para que suceda es la verdad", completó, antes del deseo de "una buena cuarentena" para todos.

Hola, cruel y hermoso mundo. Aprovecho la estancia en casa para que todos conozcan mi posición sobre la reducción de la sentencia y el consiguiente retorno al circuito de @nicolaskicker , ya que muchos me están preguntando por ello. No tengo nada en contra de él como ser humano. Mi posición SIEMPRE FUE, ES y SERÁ la misma. Estoy en contra de la CORRUPCIÓN en el tenis y sobre todo de las mentiras que dijeron (todavía lo siguen haciendo) sobre mí. Dicho esto, deseo que sea muy feliz y que siga luchando para que este deporte sea limpio y, por lo tanto, mejores condiciones para los jugadores y jugadoras vendrán. Conociendo el mal funcionamiento de nuestro sistema de tenis las cosas podrán cambiar, pero el primer paso para que eso suceda es LA VERDAD. Que todos ustedes tengan una buena cuarentena [R] . . Hello, cruel and beautiful world. I take advantage of the stay at home to let everyone know my position on the reduction of the sentence and the consequent return to the tennis circuit of @nicolaskicker , as many keep asking me about it. I have nothing against him as a human being. My position ALWAYS WAS, IT IS AND IT WILL BE THE SAME. I am against corruption in tennis and all the lies that they have said (still doing it) about me. Having said this I wish you to be very happy and keep fighting to make this sport clean and therefore better conditions for male and female players will come. Knowing how bad our tennis system works things will change, but first step is the TRUTH. Have all of you a good quarantine time [R] @atpchallengertour @atptour @wta

Una publicación compartida por T???ge (@marco.trungelliti) el 20 de Mar de 2020 a las 10:11 PDT

El 10 de febrero de 2019, LA NACION publicó una entrevista con Trungelliti en la que el tenista confesó cómo había rechazado un intento de soborno ante una red que amañaba partidos y apostaba. Su testimonio ante la TIU generó un cruce de números telefónicos en la base de datos del organismo que lucha contra la corrupción en el tenis y terminó llevándolo a una posición que -según su palabra- no esperaba cuando hizo la denuncia. La TIU quiso que Trungelliti prestara declaración en los juicios a tres compatriotas investigados por diversas irregularidades: Kicker, Federico Coria y Patricio Heras.

Al tiempo, Kicker fue sancionado, Coria resultó suspendido por dos meses y multado en 5000 dólares por no haber reportado que le habían ofrecido arreglar partidos en el future de Sassuolo en 2015, y Heras terminó castigado con una suspensión de tres años y una multa de 25.000 dólares por haber arreglado un resultado en el challenger de Barranquilla de 2015.

Qué leer a continuación