La "raza fuerte" de Ford copó el Abierto de Tortugas

LA NACION
lanacion.com

En un partido cerradísimo, Ellerstina superó a La Dolfina por 12 a 11 en la final del Abierto de Tortugas y entonces ya no habrá ganador de la Triple Corona, ya que el equipo de Cambiasso se había llevado el Abierto de Hurlingham previamente. Este año, el certamen que abre la temporada de polo en suelo argentino contó con la presencia de Ford, quien como sponsor principal le dio su nombre al torneo y mostró la amplia gama de pick ups conocida como "Raza Fuerte".

Aunque Tortugas es previo a Hurlingham, la final terminó jugándose después porque el mal tiempo de octubre obligó a la postergación. Así y todo, tanto las instancias previas del certamen como la final contaron con una gran presencia de público.

Para Ford, este fue el año de las pick ups y lo demostró en el Country Club de Tortugas, donde aprovechó su stand para exhibir las recientemente lanzadas F-150 y F-150 Raptor, que se encuentran en etapa de preventa. Además, la nueva versión de la Ranger y la Ranger Raptor se lucieron dentro del campo minutos antes de la disputa de la final. Con todas ellas, ofrece la línea más completa de pick ups del mercado.

La Nueva Ranger sintetiza el concepto de Raza Fuerte de Ford. Robusta e imponente, es a la vez moderna y sofisticada porque cuenta con toda la tecnología de un vehículo de alta gama: apertura de puerta y arranque de motor sin llave, transmisión automática, pantalla multitáctil y volante multifunción, entre otras características.

"El polo es una actividad muy vinculada con las pick ups, por eso estamos presentes en Tortugas desde hace tres años. Nuestros vehículos se relacionan en términos de valores, de fuerza y de performance con este deporte", señaló Sebastián Tourón, gerente de Marketing Ford Argentina, durante el Abierto de Tortugas.

La propuesta de Ford en Tortugas incluyó además un espacio exclusivo al costado del campo para seguir los partidos sin perderse ningún detalle y de un stand para disfrutar del after una vez concluidos los encuentros.

Qué leer a continuación