Raonic y Tsonga baten récord de games en tenis olímpico

LONDRES (AP) — Wimbledon es tierra fértil para choques interminables y marcas imposibles.

Milos Raonic y Jo-Wilfried Tsonga batieron el martes dos récords olímpicos: disputaron el set con más games de la historia de los juegos y el partido más largo desde que el tenis masculino comenzó a jugarse al mejor de tres sets.

Después de 3 horas y 56 minutos de juego, interrumpido por la lluvia que descargó sobre Wimbledon, el francés Tsonga se impuso al canadiense Raonic por 6-3, 3-6, 25-23.

Fue un partido con 40 aces en total —27 de Raonic y 17 de Tsonga— que el francés pudo haber sentenciado en el 16-14, cuando desaprovechó una pelota de partido.

Se habían empeñado en batir todas las marcas.

"Estoy feliz de haber batido este récord. De momento, es la única manera que tengo de escribir mi nombre en la historia del tenis", dijo entre risas Tsonga. "Con Rafa (Nadal), Roger (Federer) y Novak (Djokovic) es difícil ganar los grandes torneos".

"Espero que en el próximo récord sea yo el que gana el partido", bromeó Raonic.

ólo el tercer parcial tuvo 48 games, lo que supone un récord absoluto en la historia de los juegos, superando la anterior marca de 30 establecida en el choque entre el chileno Fernando González y el estadounidense Taylor Dent en Atenas 2004.

En total, el encuentro contabilizó 66 games. La anterior plusmarca para un partido a tres sets eran los 48 games del González-Dent, que finalizó con victoria del chileno por 6-4, 2-6, 16-14 y así llevarse la medalla de bronce.

Sin embargo, no se trata del partido masculino con más games del olimpismo moderno, aunque por poco. A comienzos de siglo, el tenis se jugaba al mejor de cinco sets y no existía el tiebreak. En los Juegos de Amberes 1920, el británico Gordon Lowe necesitó 76 games para derrotar al griego Augustos Zerlendis por 14-12, 8-10, 5-7, 6-4, 6-4.

El tenis desapareció como disciplina olímpica tras los Juegos de París 1924. Cuando regresó en Seúl 1988, el torneo masculino pasó a jugarse al mejor de tres parciales, salvo la final, que sigue siendo a cinco sets.

Por tratarse de Wimbledon, Tsonga y Raonic hicieron recordar el partido más largo de la historia que jugaron sobre el césped londinense el estadounidense John Isner y el francés Nicolas Mahut en 2010.

El encuentro se disputó en tres días diferentes y duró 11 horas y 5 minutos, con un marcador final para Isner de 6-4, 3-6, 6-7 (7), 7-6 (3), 70-68. Una placa recuerda esa efeméride en el All England Tennis Club.

Cargando...

YAHOO DEPORTES EN FACEBOOK