El ranking más polémico: River en la B es más que Boca y Simeone le gana a Zidane

·6  min de lectura
Gonzalo Martínez sella el 3 a 1 de River sobre Boca, en la histórica final de la Copa Libertadores 2018, en Madrid
Gonzalo Martínez sella el 3 a 1 de River sobre Boca, en la histórica final de la Copa Libertadores 2018, en Madrid

La moda de los rankings nació hace mucho tiempo en el fútbol. La FIFA lo inauguró en agosto de 1993. Más allá de los criterios que los rigen, en ciertos casos tienen una explicación organizativa (sirven para la elección de cabeza de series en torneos internacionales, por ejemplo). En otros, una razón comercial (la FIFA, por caso, se lo vende a un sponsor). Otros, carecen de sentido observable a simple vista. Como este que acaba de señalar que Barcelona dominó la década sobre Real Madrid en el mundo, o que Gremio fue mejor que River en los últimos diez años en Sudamérica.

Polo. Cómo sigue la evolución de Pedrito Heguy a siete semanas del accidente

La IFFHS (Federación Internacional de Fútbol, Historia y Estadística) elabora varias listas que con frecuencia son publicadas en los distintos medios. Hace poco, en una de esas valoraciones, le otorgó a Diego Simeone la distinción como mejor entrenador de la década. Como argentinos, el premio fue observado con buenos ojos. Aunque un simple repaso indicaba que no había suficientes hechos para legitimarlo. Se puede analizar en un ejemplo puntual:

  • Simeone ganó un título local con Atlético de Madrid en 2014 (más una Copa del Rey y una Supercopa); a nivel internacional, obtuvo dos Europa League (2012 y 2018), más las Supercopas europeas que complementaron esas conquistas.

  • El francés Zinedine Zidane, ganó dos veces la Liga de España con Real Madrid (además de una Copa del Rey y una Supercopa española); en el plano internacional ganó tres veces la Champions League, dos el Mundiales de clubes y dos veces la Supercopa Europea.

Rápidamente podrá valerse alguien de la consideración económica. El poderío que Real ostenta por sobre Atlético. Y es un argumento razonable. Pero esa explicación no forma parte del ejercicio que realiza el organismo alemán. No se mencionan criterios de apreciación, sino que se ofrece un número, resultante de un supuesto algoritmo que le entrega una puntuación a cada certamen. La Champions League, naturalmente, es el más importante. ¿Qué tipo de criterio podía conducir a una suma en la que Simeone supere a Zidane?

En esta foto tomada el 1 de febrero de 2020, el entrenador argentino del Atlético de Madrid Diego Simeone y el entrenador francés del Real Madrid Zinedine Zidane (R) hacen un gesto durante el partido de fútbol de la liga española entre el Real Madrid CF y el Club Atlético de Madrid en el estadio San
PIERRE-PHILIPPE MARCOU / AFP


Diego Simeone y Zinedine Zidane, dos grandes entrenadores en Europa, también quedaron mezclados en la polémica de los rankings (PIERRE-PHILIPPE MARCOU / AFP/)

Eso no es todo. Zidane ni siquiera tuvo chances. Lo ubicaron en el séptimo puesto, dado que no trabajó en las primeras cuatro temporadas de la década. Aunque en los otros seis años parece haberse destacado bastante, no fue lo suficiente para la IFFHS.

Una referencia repetida acerca de los datos manipulados: “Si una persona come dos pollos y otra ninguno, la estadística considerará que, en promedio, cada uno ha comido un pollo”. Si los números siempre dicen la verdad, nadie considerará al hambriento.

Gremio, más que River

La IFFHS parece ajustar sus algoritmos hasta el punto de conseguir el resultado que más placentero le resulte.

El ranking sudamericano quedó conformado de la siguiente manera: 1°) Gremio, con 1895 puntos; 2°) Atlético Nacional, con 1853 puntos; 3°) River, con 1749, y 4°) Boca, con 1708.

¿Qué ganaron los dos primeros de la tabla?

Los brasileños obtuvieron una Libertadores (2017) y una Recopa Sudamericana (2018), pero un solo título nacional (2016). Ni siquiera le fue bien, en la década, en el torneo Gaucho, el regional, donde ganó apenas tres títulos contra seis de Internacional de Porto Alegre.

Atlético Nacional también conquistó una Libertadores y una Recopa Sudamericana en el lapso 2011/2020. La diferencia es que sí tuvo una brillante década a nivel local, con 12 conquistas (entre campeonato de Primera división, Superliga y Copa Colombia).

El presidente de Gremio, Bolzán, confía en que Conmebol le dará el partido ante River ganado por 3-0
Rodrigo Néspolo


River eliminó a Gremio en 2018 y ganó una Libertadores más, pero los brasileños fueron mejores, según el criterio de la IFFHS (Rodrigo Néspolo/)

River, por su parte, ganó un título de segunda división (2012) y sólo un título local en primera (2014), aunque agregó varios torneos menores: tres Copas Argentina, dos Supercopas argentina y una Copa de Campeonato. La diferencia la marca en el plano internacional, donde conquistó dos Libertadores y una Sudamericana, tres Recopas Sudamericanas y la poco jerarquizada Suruga Bank.

En tanto Boca, sin festejos internacionales en la década, tuvo un rendimiento muy bueno a nivel local, con nueve títulos (cinco de ellos, torneos de primera división; el resto, Copas).

La hazaña del caballo argentino que movilizó hasta al FBI porque los norteamericanos no podían creer que les hubiera ganado

Del mismo modo, alguien podrá cuestionar que los Millonarios, que en el lapso bajo análisis sufrieron un descenso y sólo conquistaron un título, quedaron por encima de Boca, que logró cinco conquistas.

¿Pesa más lo internacional o lo local? En el caso de River, comparado con Atlético Nacional, parece ser lo local; pero comparado con Boca, parece ser lo internacional. Demasiada confusión. Y más se complica si se tiene en cuenta que el acceso a las distintas instancias de cada certamen, más allá de que un equipo no se haya consagrado, también se considera.

La polémica en Europa

La designación de Barcelona como mejor equipo de la década por sobre Real Madrid también generó enojos y protestas. El diario Marca, cercano a los intereses del conjunto madrileño, escribió: “Se desconoce qué busca el organismo de las cinco siglas con estas afirmaciones ‘científicas’. Quizá el eco mediático, que encuentran, incluida esta columna; quizá crecerse a ojos de la FIFA, que sí otorgó un premio al mejor club del siglo XX, que no fue para el Barça ni para el equipo del Cholo; quizá simplemente generar debate, lo que el gran Pérez-Reverte llama ‘dar de comer a los patos’”.

Barcelona obtuvo seis veces la Liga, contra tres de Real Madrid, y ganó ocho copas, contra cinco del conjunto merengue. Pero Real conquistó 11 torneos internacionales (cuatro veces la Champions, cuatro el Mundiales de clubes y tres la Supercopa europea) contra seis del Barca (dos Champions, dos Mundiales y dos Supercopas).

Cristiano ganó las últimas ediciones de Champions con Real Madrid: ahora quiere devolverle la grandeza a Juventus
Cristiano ganó las últimas ediciones de Champions con Real Madrid: ahora quiere devolverle la grandeza a Juventus


Cristiano Ronaldo y Real Madrid arrasaron en la Champions League en la década, pero el premio del mejor equipo fue para Barcelona

La IFFHS es una entidad independiente, sin vínculo con los organismos del fútbol. Su base de datos es muy respetable y hasta fue utilizada por la FIFA para validar algunos de sus rankings.

Hay, sin embargo, una creciente desconfianza en cuanto a los criterios que utilizan para determinar los listados. Las fórmulas no están publicadas en su página oficial, sólo los resultados finales. Y no se trata sólo la idea de sumar la medalla, logro o reconocimiento, que es lo primero que advierten los hinchas. Por poner otro ejemplo, la entidad genera un ranking que decide cuáles son las mejores ligas del mundo. La valoración positiva de la que los medios se hacen eco permanentemente, también modifican conceptos y percepciones sobre el marketing, sobre la imagen que rodea a una competencia. Todas herramientas que se suman a la hora de negociar contratos.

La agencia alemana DPA (el mismo país donde tiene sede la IFFHS), consideró irregulares los procedimientos de los rankings y ya no publica las informaciones que ellos difunden.

Entre pollos y patos, las redes y la prensa alimentan la polémica de una medición que cada vez convence menos. Tal vez sea hora de elegir otro menú.