Ramón Wanchope Ábila, sobre los insultos de Mauro Zárate: "Tiene razón, creo"

LA NACION
·2  min de lectura

Ramón "Wanchope" Ábila, delantero de Boca, se refirió al fuerte cruce que tuvo con su compañero Mauro Zárate por no haberlo habilitado en una jugada del segundo tiempo del superclásico disputado este sábado en la Bombonera por la Copa Diego Armando Maradona.

Ocho minutos del segundo tiempo y el ex Huracán, autor del único gol de Boca, hasta ese momento, queda mano a mano con el arquero de River, Franco Armani. Por el medio, sólo, la pide su compañero de ataque Mauro Zárate.

Mauro Zárate, ante la marca de Enzo Pérez
Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

El 9 de los de Miguel Russo, exigido, intentó definir, pero el 1 de los de Marcelo Gallardo le ganó el duelo en la puerta del área grande. De inmediato, la transmisión se quedó con la reacción del ex Vélez, quien hace más de un año no convierte con la azul y oro y busca recuperar su nivel.

Federico Girotti, su gol soñado y el mensaje de su pareja, Pilar Batalla

Insultos a Ábila y mucho enojo con gestos ampulosos para recriminarle la resolución de la jugada, fue el libreto de Zárate, una vez que la jugada terminó con un centro de Edwin Cardona que se perdió por el segundo palo.

Minutos más tarde, Russo los reemplazó por Franco Soldano y Carlos Tevez y, en el banco de suplentes, todavía con ventaja en el marcador para los locales, Zárate "me re puteó", contó Ábila a la televisión post partido. La cámara no perdió detalle de una nueva batería de reclamos.

Boca - River y los cuatro goles de un superclásico vibrante: las definiciones de Wanchope Ábila, Girotti, Borré y Villa

El ex Huracán, con el 2 a 2 consumado, luego explicó que llegó exigido a la pelota y que no tuvo la chance de servirle el gol a Zárate porque asegura que, en el momento, no lo vio.

"No lo vi, no tengo problema en darle el pase, pero entre que miré al lineman para ver si estaba habilitado, cuando quise llegar, llegué justo con Armani y me tapó, sino se la hubiera dado".

"No soy egoísta, tiene razón, creo, no la vi todavía", finalizó el cordobés, quien, pasadas las horas, debió haber visto la jugada, centenas de veces y confirmado o no, si Zárate tenía razón.