Rally Dakar. El desparpajo del lituano Zala y la autoridad del australiano Price

Alberto Cantore
lanacion.com

La etapa inicial del Rally Dakar descubrió en los 752 kilómetros entre el podio de largada en Yeda, a orillas del mar Rojo, y Al Wajh, que el territorio saudita resultará un recorrido con trampas y sorpresas que pondrán en alerta permanente a los competidores. La carrera más extrema del planeta ya impuso su sello en su nuevo escenario, y los 319 kilómetros cronometrados, combinados entre el desierto y los caminos de tierra y piedras, un reto que consagró a vencedores desconocidos como el lituano Vaidotas Zala (Mini), en autos, y la vigencia de Toby Price (KTM) en motos, las dos categorías estrellas de un desafío que por primera vez se desarrolla en Medio Oriente, después de su estreno en África y el paso por Sudamérica.

La expectativa no estaba puesta en Zala, a pesar que se trataba de la quinta participación para el lituano, de 32 años. La imprevisibilidad dio cátedra y el ritmo sostenido le permitió coronar la tarea a quien el año pasado finalizó en el 12do puesto en la clasificación general, en Perú. Apareció en el tramo final para quitarle el festejo nada menos que a Stéphane Peterhansel (Mini), el piloto más laureado, con 13 victorias.

El éxito en autos en el primer parcial de los 12 que deberán sortear los participantes se paseó por varias manos: desde el qatarí Nasser Al-Attiyah (Toyota), último ganador, que empezó con un ritmo arrollador y tomando una ventaja que se insinuaba indescontable, aunque tres pinchazos en diez kilómetros le hicieron dilapidar la diferencia, a Sheikh Khalid Al-Qassimi (Peugeot), que después de arrebatarle el liderazgo a Peterhansel se vio superado por el indómito Zala, el único que no padeció los contratiempos y en 3 horas 19 minutos y 04 segundos se estrenó con victoria en el Dakar. Tampoco el español Carlos Sainz (Mini), siempre candidato y que arribó tercero, por detrás de Peterhansel, escapó de la mala suerte: un pinchazo y la pérdida de tiempo para encontrar un punto de paso lo retrasaron y se sitúa a 2m 50s del lituano.

Uno de los atractivos del Dakar es la presencia de Fernando Alonso (Toyota), el bicampeón de la Fórmula 1, que debuta en la emblemática competencia. El asturiano finalizó 11mo, a 15m27s del líder, un tiempo que lo deja conforme. "No tuvimos sobresaltos, viajamos cómodos y me sentí bien", relató, quien sufrió dos pinchazos y se perdió en un par de ocasiones. El ovetense fue blanco de quejas del argentino Orly Terranova (Mini), que terminó en el sexto puesto, a 7m15s del lituano Zala. "Fue una situación media ingrata. Esta es una carrera muy irregular y lo mejor es hacer a un costado cuando alguien viene más rápido", señaló el mendocino, que hablaría con Marc Coma, el navegante de Alonso, cinco veces ganador en motos y un referente, para establecer reglas de convivencia.

Si los autos depararon sorpresas, en las motos Toby Price (KTM) demostró autoridad y el poderío de la factoría austríaca, vencedora de las 18 últimas realizaciones. Para imponerse, firmó un registro de 3h31m23s, debió emplear toda su inteligencia: avanzó prácticamente a ciegas, sin libro de ruta, ya que se rompió una pieza a los 15 kilómetros de iniciada la etapa. El modo de lanzamiento, salida invertida con los primeros 25 dorsales, fue un alivio para el australiano, que de partir como líder hubiera tenido altas posibilidades de perderse. Viajó prácticamente enganchado de su compañero Matthias Walkner, que arribó en el tercer puesto, a 40 segundos y por detrás de Ricky Babrec (Honda). La diferencia de Price pudo ser más amplia, pero recibió una penalidad de dos minutos por exceso de velocidad.

Los argentinos dejaron su sello. Los hermanos salteños Benavides exhibieron un comienzo auspicioso: Kevin (Honda), finalizó cuarto, a 2m31s de Price; Luciano, 8vo, a 6m56s. "Tenía una buena posición de salida y disfruté un montón. Tuve muy buen contacto con el desierto de Arabia Saudita", comentó Kevin, que felicitó a su hermano menor, que fue uno de los pilotos que abrió el camino durante 200 kilómetros.

El escenario de hoy serán 367 kilómetros de especial, entre Al Wash y Naom, un nuevo reto para la aventura que recorrerá las trampas del sendero de Arabia Saudita.

Qué leer a continuación