El jefe de Eurosport Francia se mofa de la forma de hablar inglés de Rafa Nadal

Luis Tejo
·4  min de lectura
Rafa Nadal celebrando un punto.
Rafa Nadal durante un partido en el Open de Australia. Foto: Jason Heidrich/Icon Sportswire via Getty Images.

Dice el chiste malintencionado que la definición de "español" es "persona que pasa toda su vida intentando aprender a hablar en inglés sin conseguirlo". Y no le falta razón, porque aquí en el suroeste de Europa parece que tenemos una incapacidad para los idiomas, en general, pero para el de los hijos de la Gran Bretaña en particular. Nos gastamos fortunas y echamos horas y horas en todo tipo de cursos y métodos sin que haya manera de que nos expresemos correctamente en la lengua de Shakesperare, que se ha convertido de facto en el estándar mundial de comunicación.

Es precisamente hablar lo que más nos cuesta. La gramática inglesa es muy sencilla comparada con nuestro batiburrillo de conjugaciones, subjuntivos e irregularidades, y aunque el vocabulario es más extenso, en el fondo se trata de memorizar palabras, algo al alcance de cualquiera que además se ve facilitado porque muchas proceden del latín y por escrito se ven parecidas. Pero el problema es la pronunciación. Solo en las vocales, los lingüistas han detectado entre doce y más de veinte, según el dialecto que se use, mientras que en castellano nos basta y nos sobra con las cinco clásicas A E I O U. Imitarlo bien es casi imposible.

No nos sale, sencillamente. Aun así, no dejamos de intentarlo, conscientes de que es la manera de hacernos entender en contextos internacionales. El tenista Rafa Nadal es un ejemplo claro: como a todos los españoles, cada vez que abre la boca le sale un acento marcadísimo que delata sus orígenes, pero tiene la fluidez suficiente como para que su mensaje llegue y todo el mundo pueda comprender lo que quiere decir.

Para algunos, sin embargo, el esfuerzo no es suficiente. Los dejes hispanos de Nadal son suficientes para ridiculizar su forma de expresarse. Así lo ha entendido Laurent Vergne, quien no ha dudado en mofarse a través de la red social Twitter tanto de la fonética como de las muletillas que el mallorquín acostumbra a repetir:

Esta publicidad con Rafa en inglés en Eurosport, siempre espero el "try my best" y el "tough opponent" que nunca llegan. Es muy decepcionante.

No pasaría de ser una anécdota inocente, el intento de minuto de gloria a costa de un gran campeón que todo el mundo puede intentar, si no fuera por dos detalles. El primero es que el firmante no es un cualquiera. Hablamos del jefe de los servicios informativos de Eurosport Francia. Se trata de un tipo influyente con más de 61.400 seguidores. Como era de esperar por los sentimientos encontrados que genera Nadal entre el público francés, otros usuarios de la red se han sumado rápidamente a la fiesta.

- ¡No está bien burlarse! Pero eres gracioso.

- Nos burlamos. Forma parte del encanto del personaje.

El otro matiz es que, precisamente, tanto Vergne como los que le siguen la broma son franceses. Y no están nuestros vecinos galos en la mejor disposición para criticar a otros por su manera de hablar inglés. Porque, aunque se encuentren más cerca y hayan tenido más contacto histórico, su acento también es fortísimo, tanto que a veces se dificulta la comprensión. De hecho, para los ingleses esta es una de las (muchos) excusas habituales para reírse de los habitantes del otro lado del canal de la Mancha.

Al final, hay que tener claro que la perfección de un nativo va a ser inalcanzable. Hay gente que se pasa años viviendo entre ingleses y que, aunque no tiene probemas de comunicación, tampoco conseguirá jamás sonar como alguien nacido en Oxford. Lo importante en cualquier caso es que seamos capaces de entender lo que nuestro interlocutor quiere transmitir y podamos tener una conversación. Y si por el camino, manteniendo el debido respeto, nos echamos unas risas, eso que ganamos.

Más historias que te pueden interesar: