Racismo. La drástica decisión de Henry y un dato que abruma: más del 40 por ciento de los futbolistas reciben ataques en redes sociales

Marcelo Gantman
·3  min de lectura
Henry plantó bandera y cerró sus cuentas, para concientizar contra el racismo reinante en las redes sociales
Henry plantó bandera y cerró sus cuentas, para concientizar contra el racismo reinante en las redes sociales

Thierry Henry decidió ir hacia un apagón en redes sociales que ya rige. Harto de ataques racistas y de la violencia verbal, esté fue sú último mensaje en Twitter antes de cerrar su cuenta: “A partir de mañana por la mañana me retiraré de las redes sociales hasta que las personas a cargo puedan regular sus plataformas con el mismo vigor y ferocidad que lo hacen actualmente cuando se infringen los derechos de autor. El gran volumen de racismo, intimidación y tortura mental resultante para las personas es demasiado tóxico como para ignorarlo. TIENE (las mayúsculas están en el original) que haber alguna responsabilidad. Es demasiado fácil crear una cuenta, usarla para intimidar y acosar sin consecuencias y aún así permanecer en el anonimato. Hasta que esto cambie, deshabilitaré mis cuentas en todas las plataformas sociales. Espero que eso suceda pronto “.

MLS. Thierry Henry homenajeó a George Floyd y dirigió arrodillado durante 8 minutos y 46 segundos

Henry mantuvo una posición militante durante su permanencia como entrenador en la MLS. Su postura ante la violencia racial involucró hasta su propio cuerpo, como cuando permaneció 8 minutos, 46 segundos rodilla en tierra en un partido entre Montreal, su ex equipo y New England: ese fue el tiempo en el que George Floyd fue sometido y asfixiado por la policía de Minnesota antes de morir. Henry ahora desconecta sus perfiles digitales para no sufrir el ataque de los odiadores de las redes.

El acoso a futbolistas en las redes sociales fue recientemente denunciado por la Federación Internacional de Futbolistas Profesionales (FIFPro) en un reporte titulado “Shaping Our Future”, donde se destaca que 2 de cada 3 futbolistas, hombres y mujeres, compiten en mercados económicamente inestables y sin garantías legales para defender sus derechos laborales. El informe recoge datos de la Asociación de Futbolistas Profesionales de Inglaterra y Gales: más del 40 por ciento de los futbolistas son víctimas de ataques racistas, xenófobos y discriminatorios en sus cuentas de redes sociales.

El trabajo de FIFPro marca el contraste entre celebridades como Cristiano Ronaldo, Lionel Messi y Neymar, cuyos seguidores superan ampliamente el de los clubes donde juegan, y la frágil situación que atraviesan los futbolistas menos populares frente a los abusos verbales desde el anonimato. El caso Henry demuestra que esa exposición no distingue jerarquías ni logros deportivos.

Agüero anunció que no seguirá en Manchester City después de junio y deja abierto su futuro

Las publicaciones de los futbolistas en las redes sociales los encuentra como generadores de contenidos apetecibles para las marcas, pero también como verdaderos influenciadores de causas sociales y voces amplificadoras de la diversidad. Esa clase de mensajes representan el modo en que las figuras del deporte se conectan actualmente con sus fanáticos. Paradójicamente, ser portavoces de causas sociales, tiene un impacto económico positivo: según datos de la consultora Nielsen, los posteos vinculados a temas sociales generan un 63 por ciento más de “engagement” para las marcas en comparación con otro tipo de publicaciones. Esas métricas corresponden al 95 por ciento de los atletas que tienen más de 5 millones de seguidores en sus perfiles digitales.

Que un personaje del fútbol se manifieste explícitamente a favor de ciertas causas y sea vocero de minorías, hoy encuentra una audiencia receptora sin cuestionamientos de esos mensajes en plataformas sociales. El alto nivel de interacciones revela que los sponsors no sufren consecuencias por el perfil que adoptan los jugadores a los que patrocinan. Los ataques anónimos son el polémico precio que pagan por mantener esa posición. Thierry Henry ya no está dispuesto a aceptar ese impuesto.