Racing: los porqué de la salida de Eduardo Coudet de la Academia en diciembre

Nicolás Zuberman
lanacion.com

El 14 de diciembre, en el estadio José María Minella de Mar del Plata, por el Trofeo de Campeones ante Tigre, Eduardo Coudet dirigirá su último partido como entrenador de Racing. Lo que en las últimas semanas era un secreto a voces se terminó de cristalizar en estas horas. Si bien desde el lado del técnico y desde los dirigentes aún continúa la negativa de oficializar el anuncio de la salida de Chacho, se sabe que al ciclo de Coudet en la Academia sólo le quedan cinco partidos. Y se cree que después de haber reaccionado con enojo en las últimas conferencias de prensa en las que se le consultó por su continuidad, este viernes sí hablará del tema. Será una manera de empezar a despedirse del Cilindro, adonde saldrá por anteúltima vez el domingo, ante Huracán.

Aquel hombre entusiasta que anunció el "vamos por más" durante la vuelta olímpica de la Superliga, en abril pasado, se fue desinflando con el correr de los meses. Habían pasado pocas fechas de esta temporada cuando desde el entorno del DT comenzaban a admitir que estaba arrepentido de haber renovado su vínculo. Sólo un par de meses después esa sospecha se hace carne.

Coudet dejará de ser el técnico de Racing en diciembre.

La sensación de que el equipo entró en una meseta de la que ya no puede salir, la convicción de que no le alcanzaría para pelear en serio la Libertadores 2020, el deseo de irse en buenos términos con el grupo de futbolistas que le permitió colgarse la primera medalla de su carrera como técnico y la situación económica del país, que vuelve inviable la llegada de refuerzos de peso en diciembre, son los factores que llevaron a que el año que viene quede lejos de Avellaneda para Coudet. Claro: también la aparición de una oferta tentadora de Inter de Porto Alegre fue el puente ideal para salir de esa situación.

Más allá de esas razones, desde los números parece difícil de comprender que el ciclo del Chacho en la Academia esté terminado: acumula nueve partidos sin perder, está a cuatro unidades de los líderes Argentinos y Lanús, es el campeón vigente y tiene el desafío de la Libertadores por delante. Pero sí se explica desde el contexto de un semestre enrarecido, con jugadores emblema lejos de su nivel, refuerzos que no rindieron como se esperaba y tres que atraviesan lesiones de ligamentos cruzados: Julián López, Augusto Solari, Diego González.

La danza de nombres

A quién irá a buscar Racing como reemplazante del hombre que más duró en el banco de suplentes (dos años calendario) desde Alfio Basile en la década del 80 es todo una incógnita. La ruleta de nombres ya empezó a girar: va desde Matías Almeyda y Rodolfo Arruabarrena hasta Diego Dabove y Pablo Lavallén, pasando por Luis Zubeldía. Cinco técnicos que están en actividad en un club. Aún el manager Diego Milito no jugó su carta.

Almeyda y Arruabarrena, por lo pronto, ya agradecieron el ofrecimiento, descartando un regreso a la Argentina. Davobe y Zubeldía, en Argentinos y Lanús, son los técnicos de los líderes de la Superliga. Y Lavallén jugará la final de la Sudamericana el sábado con Colón. Resulta difícil planificar su futuro de acá a diciembre, al igual que el de la Academia. Blanco y Milito confiaban en que, con el Chacho en el banco, ya habían conseguido el mejor refuerzo para intentar saldar la deuda internacional y ser protagonista de la Copa Libertadores próxima. Pero la sensación duró menos de lo esperado.

Entre los mencionados, Zubeldía no romperá su vínculo con Lanús, mucho más fuerte desde lo afectivo que desde lo económico. Los granates pelean el título y están las semifinales de la Copa Argentina. De todos modos, el que más posibilidades cuenta para hacerse cargo de Racing parece ser Lavallén.

Algo hacía presumir que la estada de Coudet en Racing no sería demasiada extensa. "No miro y no escucho lo que se dice. Yo me enfoco en el trabajo que se hace en Racing y en tratar de que el equipo siga funcionando como en los últimos partidos. Ahora me voy a enfocar en Huracán, nada más", había dicho Chacho, ante la requisitoria periodística.

La pregunta siempre fue la misma: si no había nada, ¿por qué se ponía tan nervioso ante las versiones de su posible salida? Nadie pudo explicarlo. Ahora todo empieza a quedar un poco más claro. Inter también había dado un buen indicio tras haber contratado a un entrenador por tres meses. Sí, justo hasta fines de diciembre, cuando vencerá el vínculo con Zé Ricardo. Todo cierra.

Qué leer a continuación