Racing: la lupa estaba en Juan Antonio Pizzi y, esta vez, el entrenador salió bien parado desde el planteo y los cambios

Nicolás Zuberman
·4  min de lectura
Juan Antonio Pizzi, DT de Racing, siguiendo con tensión el empate de su equipo ante River en el Monumental
POOL

Si la goleada por la Supercopa Argentina había dejado la sensación de cierto error de lectura de Juan Antonio Pizzi en cómo plantear el partido, el 0 a 0 en el Monumental también sirvió para dar vuelta esa página. Racing se llevó de Núñez parte de lo que fue a buscar: el cero en su arco. “Bien muchachos”, gritó Pizzi apenas Fernando Rapallini pitó el final del juego este domingo. El empate le cayó bien a la Academia, que llegaba con unos cuantos cachetazos recientes ante este mismo rival, que ya parecía haberse transformado en una bestia negra.

Los últimos cuatro triunfos en fila de Racing -Rosario Central, Platense y Argentinos, por la Copa de la Liga; Sportivo Belgrano, por Copa Argentina- habían dejado una buena sensación sólo en el resultado. Y cierto sabor agrio desde lo futbolístico, como si fuera un equipo al que aún no se le conoce el rostro. Ante el Millonario pareció lo contrario: aunque no se quedó con los tres puntos cumplió con su plan colectivo y el partido salió parecido a como lo había pensado Pizzi. Apenas una situación clara generó el local: Gabriel Arias le ahogó el grito a Agustín Fontana.

Juan Antonio Pizzi, DT de Racing, se queja por la falta que recibió Ignacio Piatti, una de sus apuestas en el clásico ante River
POOL


Juan Antonio Pizzi, DT de Racing, se queja por la falta que recibió Ignacio Piatti, una de sus apuestas en el clásico ante River (POOL/)

Análisis: River no pudo quebrar a un Racing con 10 jugadores

Una de las enseñanzas que le quedó a Pizzi después del golpazo que le dio River en Santiago del Estero, tres semanas atrás, fue que al equipo de Marcelo Gallardo no se le puede dar espacios. Por eso la Academia fue al Monumental con un libreto claro: lo fundamental era ser un equipo corto, con los once jugadores detrás de la línea de la pelota. Cuando se pueda, salir de contraataque aprovechando la potencia física de Enzo Copetti. Acaso ahí estuvo el déficit: las pocas veces que quedó en superioridad en ataque resolvió de manera equivocada y casi no vio de cerca a Franco Armani.

Lo mejor del partido

Finalmente, la línea de cinco no estuvo en la defensa sino en el mediocampo, con Fabricio Domínguez y Tomás Chancalay por los costados, más atentos a los desmarques y a las diagonales de los laterales millonarios Vigo y Casco que a conectar líneas con Copetti. De aquel 0-5 la mayor crítica a Pizzi fue por los cambios cuando promediaba la segunda mitad, que partieron a un equipo que hasta ahí estaba en juego. Puntualmente, por el ingreso de Ignacio Piatti, 36 años, que llegaba con poco ritmo de fútbol en el último año, ante un equipo con el vértigo de River.

El saludo final entre Marcelo Gallardo y Juan Antonio Pizzi; River y Racing no se sacaron ventajas en el Monumental
POOL


El saludo final entre Marcelo Gallardo y Juan Antonio Pizzi; River y Racing no se sacaron ventajas en el Monumental (POOL/)

El entrenador decidió darle a Piatti, con quien fue campeón en San Lorenzo del torneo Inicial 2013, su primera chance como titular. Nada menos que en el Monumental. Fue una apuesta fuerte del técnico santafesino. Y Nacho le dio lo que esperaba: algo de tenencia y pausa en un equipo diseñado para defender. Esa apuesta también le salió bien.

Capitanes clásicos: ¿una cinta que da prestigio o una mochila que suma responsabilidad?

La expulsión del juvenil Juan Cáceres, el trigésimo futbolista que usa Pizzi en sus nueve partidos en Racing, complicó ese planteo en el que cada jugador parecía tener clara su función. Cáceres venía cumpliendo con la misión de neutralizar a Matías Suárez, que generó la expulsión. Pero el DT también estuvo a la altura reacomodando de piezas.

A los 22 minutos del segundo tiempo, como había sucedido en Santiago del Estero con los ingresos de Piatti y Darío Cvitanich, apostó otra vez por un doble cambio: Lucas Orban ingresó por Chancalay y Julián López por Kevin Gutiérrez. Al igual que Iván Pillud, que entró rápido para cubrir el hueco que dejó la roja de Cáceres, los cambios fueron acertados. Así logró estirar a cinco los partidos que lleva con la valla invicta en la Copa de la Liga: los dos empates en cero ante Estudiantes y River, además de los triunfos ante Central, Platense y Argentinos.

Justo cuando para Racing sube la vara de la exigencia -en dos semanas juega ante Independiente y el inicio de la Copa Libertadores ya no está tan lejos en el horizonte- pareció entregar la mejor versión del ciclo desde el rendimiento colectivo. Un equipo concentrado, que supo a qué jugar y cumplió con el plan. No fue triunfo, claro, pero la Academia se fue conforme.