Racing-Flamengo, el gran duelo de octavos de la Copa Libertadores: Lisandro López levanta el vestuario y asoma un recuerdo ganador

Nicolás Zuberman
·4  min de lectura

A Racing, el mejor segundo y al que en la previa todos los primeros querían evitar, le tocará medirse en octavos de final ante Flamengo, el último campeón de la Copa Libertadores. Aunque ya no tenga sentado en el banco de suplentes al entrenador Jorge Jesús, el cuadro carioca mantiene la base del equipo que venció el año pasado a River, en la histórica final jugada en Lima.

Más allá de la dura caída ante Independiente del Valle por 5 a 0, y de la polémica por el brote de coronavirus que afectó a más de 40 integrantes de su delegación, el Mengao pudo enderezar su 2020: ganó con contundencia el Grupo A de la Copa y se acomodó en el primer puesto del Brasileirao, junto al Inter de Porto Alegre del Chacho Coudet.

Así quedó el cuadro completo de la Copa Libertadores

Pese al impacto por el peso del rival, el plantel de Racing recibió la noticia mientras comía un asado después del entrenamiento matutino. No hubo fastidio ni caras de preocupación. "Con la experiencia aprendí que esas cosas hay que dejarlas en manos del destino", contestó Sebastián Beccacece cuando, en la previa, le preguntaron qué rival prefería para octavos. El destino puso en el camino al último campeón.

Quienes conocen a Beccacece aseguran que es difícil que eso asuste al entrenador rosarino. Entre sus mayores virtudes está el análisis del rival y detectar los puntos flojos de cada equipo. Su presentación en sociedad dentro del mundillo táctico del fútbol fue la final de la Copa América 2015, en Chile, que logró aislar a Messi del partido y casi no le permitió recibir de frente al arco.

La mañana siguiente al ajustado triunfo por 2 a 1 ante Estudiantes de Mérida, que dejó a Racing en el copón de los segundos, Lisando López tomó la palabra en el vestuario y otra vez volvió a marcar el pulso del plantel. El mensaje de Licha, como ocurrió en tantas oportunidades en los últimos cuatro años, sirvió para dejar atrás la frustración del último partido y encarar con otro ánimo lo que viene, los octavos de final de la Copa Libertadores y el comienzo del torneo local desde el próximo fin de semana.

Aunque hacia afuera se insista con el mensaje de que por inexperiencia en las etapas decisivas Racing no es candidato, dentro del grupo la convicción es que están para competir y dar pelea a cualquiera de los quince equipos que aún quedan en el certamen sudamericano. La primera prueba será ante uno de los más poderosos. Y esa convicción se mantiene.

Para los 14 partidos que lleva el ciclo de Beccacece en este año, el choque de octavos significa levantar la vara. En los cruces de Superliga, Copa de la Superliga y con los rivales accesibles que le tocó en la zona de la Libertadores, no se enfrentó contra equipos de peso que salgan a buscar el partido desde el comienzo. Habrá que descubrir cómo resuelve Racing ese desafío.

El historial internacional de la Academia ante equipos brasileños no es favorable: 38 cruces con 11 triunfos, 14 derrotas y 13 empates. Ante Flamengo se midió una sola vez en la historia, por la Supercopa 1992: se clasificó finalista tras empatar 3 a 3 en Río de Janeiro y vencer 1 a 0 como local, con gol de Alfredo Graciani.

Aquel gol histórico

El antecedente más inmediato en una instancia decisiva por Libertadores fue en la Libertadores del 2016, ante Atlético Mineiro, también en octavos de final. Tras el 0 a 0 en Avellaneda, la Academia cayó 2 a 1 en Belo Horizonte, cuando parecía encaminado a quedarse con la serie. Aquella noche Lisandro López lloró en el vestuario, impotente porque su título con Racing se seguía postergando. Esa herida ya sanó, con la vuelta olímpica en la Superliga 2019. Aunque la deuda en el plano internacional sigue vigente. Y será lo que pondrá en juego Racing en la última semana de noviembre, nada menos que ante Flamengo: entre el 24 y 26 de noviembre en el Cilindro y entre el 1 y el 3 de diciembre en el Maracaná. La sede de la final, justamente...