Racing esquivó una derrota que podía marcar su destino en la Copa Libertadores, pero no puede disimular su mal rendimiento

Nicolás Zuberman
·2  min de lectura
Juan Cáceres (derecha) empieza el festejo tras anotar el empate agónico para Racing en el Centenario
MATILDE CAMPODONICO

Racing salvó su excursión a Montevideo, en el arranque de la Copa Libertadores, con un cabezazo agónico del juvenil Juan Cáceres. Empató 1 a 1 ante Rentistas, de Uruguay, y así evitó comenzar el Grupo E con una derrota que podía marcar su destino en el grupo. La igualdad alivia el futuro numérico para la Academia, pero no alcanza para disimular el mal rendimiento del equipo de Juan Antonio Pizzi, que otra vez percibe cómo su continuidad es puesta en duda después de que su ciclo parecía haberse enderezado con la victoria en el clásico de Avellaneda.

La igualdad cayó gracias al empuje de los minutos finales. Pudo llegar unos minutos antes, cuando Leonel Miranda quedó mano a mano ante el arquero Nicolás Rossi, en la única jugada clara del partido para la visita, pero el ex Independiente definió mal. El 1 a 1 apareció cuando el reloj ya marcaba 89 minutos y Racing jugaba con diez futbolistas por la expulsión de Leonardo Sigali. Cáceres le puso la cabeza a un tiro de esquina de Fabricio Domínguez y selló la igualdad.

Racing parecía haber tenido algo de fortuna con el sorteo copero. Rentistas, uno de los clubes uruguayos que se abrieron a las sociedades anónimas deportivas en el último tiempo, venía de salir último en el Clausura que terminó hace un mes. Los Bichos Colorados se clasificaron porque fueron los sorpresivos campeones del Apertura, en octubre último, y luego llegaron a la final del campeonato uruguayo ante Nacional.

Ante la Academia hizo su estreno en Primera el entrenador Martín Varini, 29 años, que venía de dirigir en la Reserva de Defensor Sporting. Para Rentistas fue el debut absoluto en la Libertadores. Apenas había participado de una Sudamericana en 2014. Igual estuvo a nada de llevarse el triunfo. Pareció pagar la diferencia física porque el torneo uruguayo todavía no está en competencia, además de sentir el peso de un triunfo que iba a ser histórico.

Rodríguez define cruzado y supera la estirada de Arias; era el 1-0 para Rentistas
MATILDE CAMPODONICO


Rodríguez define cruzado y supera la estirada de Arias; era el 1-0 para Rentistas (MATILDE CAMPODONICO/)

Para el segundo tiempo, Pizzi decidió mandar a la cancha a Maximiliano Lovera en lugar de Joaquín Novillo. Un enganche en lugar de un zaguero. Desde el primer minuto de juego ya se percibía que a la Academia le sobraba un ladrillo en la línea de cinco para el punta solitario que tenía el equipo local. Así y todo, Salomón Rodríguez se las ingenió para poner en ventaja a Rentistas.

La poca lectura de algunos partidos, más los malos rendimientos, son los puntos que le reprocha la dirigencia a Juan Antonio Pizzi. El santafesino sabe que es mirado de reojo y que su única defensa pueden ser los resultados. En Montevideo sus cambios ofensivos terminaron decantando en la igualdad. Una derrota hubiera sido un paso más hacia el vacío.