Racing: del escándalo por la renuncia de Beccacece a empezar a buscar un nuevo entrenador

Nicolás Zuberman
·7  min de lectura

La apática derrota ante Boca en la Bombonera y la eliminación de la Copa Libertadores dejó a Racing sin director deportivo y sin entrenador en 72 horas. "Vine con Diego (Milito) y me voy con Diego", aseguró Sebastián Beccacece, que continuará en el banco durante los tres partidos que le quedan a la Academia en la Copa Diego Maradona.Pero el grifo de salidas no se cerró: a Milito y Beccacece se le sumarán algunos nombres importantes del plantel, mientras las internas dirigenciales se hacen sentir en el armado de la nueva Comisión Directiva que debe asumir después de las elecciones celebradas el pasado 20 de diciembre, en las que Víctor Blanco se impuso con más del 70% de los votos.

Escándalo es una palabra que vuelve a aparecer en el diccionario racinguista, algo que en los últimos años había dejado de suceder y que era el mayor orgullo de gestión de Blanco. Todo comenzó en la previa del partido ante Boca, cuando el vocal Adrián Fernández, que no estaba entre los tres dirigentes autorizados, ingresó al vestuario visitante como parte de la delegación de utilería. Cuando el plantel llegó, hubo una fuerte discusión entre Milito y Fernández, en la que tuvieron que interceder parte del cuerpo técnico y los jugadores. Las diferencias que llevaron al alejamiento del director deportivo se hicieron carne en la previa del partido que podía marcar la historia académica. Esa situación llevó a un pico de stress a Blanco, de 74 años, que debió realizarse estudios y le fue indicado reposo. Algunos dirigentes que integran la mesa chica del presidente, como el secretario general Cristian Devia, plantearon su molestia con las actitudes de Fernández y también pusieron en duda su continuidad en el club.

Fin de ciclo: Beccacece renunció en Racing tras la dura eliminación contra Boca

Milito decidió irse cuando sintió que le habían soltado la mano después de tres derrotas seguidas en el torneo local. El gesto que colmó su paciencia fue la visita a un entrenamiento de Blanco acompañado por Fernández, con quien el ex número 22 tiene una mala relación desde su época de jugador, por diferencia en modos y formas. "Vengo a discutir ideas, modelos, proyectos. Intenté convencer al presidente de romper con antiguas estructuras que están instaladas en el club hace mucho tiempo y dejar atrás viejas políticas de los años 90, las cuales padecí; Chicanas, operaciones y actitudes que son destructivas e innecesarias para nuestro club. No he sido capaz de convencer, no he sido escuchado", fue el mensaje del ex manager para justificar su salida.

Días después de ese video del ídolo de la Academia, Fernández se presentó ante empleados en el Predio Tita con un tono intimidante para dejar en claro que ahora él iba a ser el que mandara. "En la fecha dos, antes del partido con Independiente, me pasó de que un dirigente me dijo que no quería que esté acá y que este no era el momento para mí", aseguró Beccacece, que no quiso puntualizar de qué directivo se trataba. Dos semanas atrás, Matías Rojas aseguró que el festejo de su gol ante Estudiantes de Mérida fue "dedicado a un dirigente, a un boludo que andaba por el club y que antes del partido había dicho algo que no me gustó". El zurdo tampoco dio nombres.

Beccacece dirigió a Racing en 26 partidos, de los cuales ganó 11, empató 7 y perdió 8; el equipo hizo 28 goles y recibió 30.

Sobre este escenario caótico Racing debe reconstruirse: formar su nueva Comisión Directiva, elegir un director deportivo que sostenga la estructura de la Secretaría Técnica con otros nombres, escoger un entrenador y rearmar un plantel que tendrá un corazón muy diferente al de los últimos tres años. Gabriel Arias, Leonardo Sigali, Augusto Solari, Darío Cvitanich, Marcelo Díaz y Matías Rojas son algunos de los nombres que empiezan a apuntar hacia la puerta de salida.

Diego Milito renunció como manager y eso encadenó la salida de Beccacece como entrenador de Racing
Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

A Lisandro López, que en marzo cumplirá 38 años, le queda contrato hasta mitad de año, con la posibilidad de que esa sea la fecha de retiro del capitán, lo que sumaría otra baja muy sensible y sin un reemplazo a la vista. "Para mí, Licha López y Diego Milito son como Bielsa y Martino en Newell´s, el club de donde yo provengo. Ellos hacen que todos se encaucen detrás de esos valores. Esa calidad humana de los referentes, acompañados de un presidente que ha sabido gestionar muy bien, es algo importante", los definió Beccacece.

Bielsa sorteó un automóvil entre los empleados de Leeds como regalo de Navidad

El tiempo para ese rearmado no abunda. A mediados de febrero comenzará el nuevo campeonato de la Liga Profesional de Fútbol. Y en abril la Copa Libertadores empezará a disputar la fase de grupos. Tanto para el cargo de manager como para el de entrenador la ruleta de nombres ya comenzó a girar. Rubén Capria, Rubén Paz y Claudio Úbeda suenan como posibles reemplazantes de Milito. Hernán Crespo, Alexander Medina, Guillermo Barros Schelotto y Diego Dabove son algunas de las opciones para sustituir a Beccacece.

Guillermo Barros Schelotto dirigió por última vez en los Estados Unidos a Los Angeles Galaxy
Fuente: Archivo

En los últimos seis años de Racing, las figuras de Milito y Blanco fueron casi de la mano. Cuando el empresario nacido en Galicia asumió en septiembre de 2013 tras la renuncia de Gastón Cogorno y Rodolfo Molina en un contexto de caos total, lo primero que hizo fue contratar a Reinaldo Merlo como entrenador. Lo segundo, viajar a Italia para iniciar el operativo retorno del entonces delantero del Inter, que ya había sido campeón con la Academia en 2001.

Hernán Crespo es bien visto por su perfil ofensivo y el trabajo que realizó en Banfield y ahora en Defensa y Justicia, donde llevó al equipo a las semifinales de la Copa Sudamericana
Fuente: Archivo

"Cuando fui a buscar a Diego, una de las premisas que me dijo, fue: 'Mirá si no podés traer ningún jugador, lo que te pido es que tengas los sueldos al día, que la gente esté jugando feliz'. Y eso lo comparto y lo apliqué siempre", suele contar Blanco, que tuvo su año más flojo desde lo deportivo en 2017, cuando Milito estaba retirado y todavía no había decidido su regreso al club en una nueva función. Ahora, deberá tomar la decisión de qué dirigentes lo rodearán como presidente y darle una nueva forma a la estructura de fútbol del club.

Alexander Medina, un DT con personalidad en Talleres de Córdoba
Fuente: Archivo

"Esa dupla le ha dado muchísimo al club. Con la salida de Diego el único que pierde es Racing. Al no tener a Diego mi sentir es acompañar a la persona que me trajo", aseguró Beccacece en una larga y sentida conferencia, donde aclaró que su deseo de continuar en un lugar donde se siente a gusto choca con la lealtad a quien apostó por él "después de que me hayan echado de la vereda de enfrente". El ciclo del rosarino, pandemia de por medio, duró apenas 26 partidos, con un 52% de efectividad en puntos. Además de haber llegado hasta los cuartos de la Libertadores, en este 2020 logró la clasificación a la Copa del año próximo, un histórico triunfo en el clásico ante Independiente con nueve jugadores y el debut de 12 juveniles formados en el club. En el debe quedó la muy mala presentación de la Academia en la Copa Diego Maradona, con apenas un triunfo, un empate y seis derrotas.

Ese 2020 cierra con un gusto agrio, sin nada para festejar y con un horizonte confuso para la Academia, algo que no vivía hace tiempo. En diciembre de 2014 dio la vuelta olímpica con Cocca; en 2015, consiguió la clasificación a la Libertadores tras vencer a Independiente en la Liguilla; a fines de 2016 se anunció el regreso de Cocca, una ilusión para los hinchas; para 2017, la vuelta de Milito como director deportivo; 2018 lo cerró puntero con Chacho Coudet; y 2019, con dos títulos el mismo año, algo que no sucedía hace más de medio siglo. El 2021, en cambio, aparece como un interrogante enorme.