Racing: al equipo más goleador de la Superliga ahora le resulta difícil convertir

Nicolás Zuberman
lanacion.com

Racing necesita que Licha López recupere la eficacia

El 7 de abril pasado, cuando el Cilindro de Avellaneda transpiraba alegría por el primer puesto en la Superliga, Eduardo Coudet decidió subir la apuesta: "ahora vamos por más". Desde aquel 1-1 ante Defensa y Justicia, Racing jugó seis partidos y ganó solo uno, ante Tigre, aunque no pudo evitar la eliminación de la Copa de la Superliga. Hay motivos: puede ser la relajación que siguió al objetivo cumplido o lo que cuesta volver al ruedo después de un impase de más de dos meses. Aunque la razón parece ser más básica. Al equipo más goleador del último torneo hacer un gol se le volvió una tarea difícil. Apenas convirtió en un partido (el 2-1 de la eliminación ante Tigre) de los últimos cinco.

¿Le encontraron la vuelta después de la consagración? "Si esto es que le encontraron la vuelta a Racing, yo estoy re feliz. Creamos muchas situaciones, tiramos mil centros y erramos muchísimas chances de gol. En algún momento la vamos a empezar a meter porque tenemos muy buenos definidores", contesta el Chacho.

El mensaje en conferencia de prensa es el mismo que dio hacia adentro: el DT está conforme con el rendimiento del equipo en los dos 0 a 0 de esta nueva temporada y cree que será cuestión de abrir el arco. El capitán Lisandro López, otro que suele ser frontal en sus declaraciones, también relativizó este arranque: "Son circunstancias de juego. Lo importante es que tenemos la pelota, que generamos. Falta que se nos abra el arco. El equipo está muy bien. Ya va a aparecer el gol".

El capitán de Unión, Jonathan Bottinelli, dio otra visión después del empate en Avellaneda. "Les poblamos la zona central y los obligamos a jugar por los costados. Sabemos que no tienen poderío ofensivo importante en el juego aéreo como para lastimarnos". Algo similar había hecho Boca Unidos, que forzó a Racing a jugar por las bandas y así sumó muchas aproximaciones pero ningún tanto. Ahora en el horizonte académico aparecen Vélez y River, dos equipos que saldrán a disputarle la posesión y el terreno unos cuantos metros más adelante.

Para Coudet, el problema no está en el sistema ni en la elaboración del juego sino en la definición. La posible falta de gol era un tema que ya figuraba entre las preocupaciones del cuerpo técnico durante la pretemporada. Zaracho, Solari, Marcelo Díaz y Nery Domínguez -los mediocampistas que quedaron en el plantel tras las salidas de Pol Fernández, Neri Cardozo y Ricardo Centurión- no aseguran goles en el arco rival. Ese fue uno de los requisitos para este mercado y por eso llegaron David Barbona, Matías Rojas y Walter Montoya, tres que pisan con frecuencia el área rival.

Otra de las principales inquietudes del cuerpo técnico era cómo suplantar la cantidad de gritos que aportó Licha López la temporada pasada: 17 goles. En estas dos primeras fechas no tuvo ninguna situación para convertir. "Cuando entre una van a entrar todas", aseguró Coudet, que contó que en el vestuario le transmitió tranquilidad a Cvitanich tras haber errado el mano a mano final de la primera fecha.

"La falta de gol no me preocupa. Me ocupa. Tenemos que estar más tranquilos en los metros finales y más precisos para definir", aseguró el exBanfield. Es que si el gol es lo más importante en el fútbol, para este equipo significa aún más. Durante su gran campaña en la Superliga 2018/19 el 1-0 fue su resultado favorito en condición de local: en 5 de los 12 partidos triunfó por 1-0. Esa mínima ventaja ya alcanzaba para tranquilizar a un equipo que se defendía con la pelota y que por momentos sentía imbatible su propio arco. Ese estilo fue una búsqueda de Coudet después de sus primeros seis meses en Racing.

De aquel equipo volátil que jugaba al ritmo de Lautaro Martínez y Centurión, que desperdició la clasificación a la Copa Libertadores en la última fecha ante Colón pese a que había arrancado en ventaja y le servía hasta el empate, moldeó un cuadro aplomado y con personalidad. Y con paso firme llegó a campeonar.

La incógnita es si otra vez buscará un cambio de identidad, aunque por ahora el entrenador se mantiene firme en que es un problema de puntería y de algunas individualidades. El abanico de variantes de Coudet tampoco resulta muy amplio. El problema de Racing en los últimos dos partidos es que pareció un equipo previsible y espeso. Barbona, el refuerzo que llegó de Atlético Tucumán, puede aportar soluciones en el uno contra uno. Y tal vez la potencia de Montoya puede ser una variante. Para buscar esos cambios el técnico piensa en aprovechar las dos semanas de trabajo que habrá entre los partidos de Vélez y River por el domingo de elecciones.

Para recibir al Millonario el recién llegado lateral derecho José Luis Rodríguez Bebanz tendrá más rodaje en los entrenamientos. Y podrán darse los regresos de Alejandro Donatti y Eugenio Mena, lesionados. "Veo que opinan del sistema. Si cambio para jugar 4-3-3 saco a un delantero de área. No me sirve. Si juego 4-2-3-1 estoy sumando un contención. No me sirve tampoco. Me parece que el equipo sigue generando y se lleva por delante a los rivales", explicó en conferencia. No se trata de planteos. Se trata de goles.

Probables formaciones:

Vélez (4-3-3): Lucas Hoyos; Tomás Guidara, Luis Abram, Gastón Giménez y Brian Cufré; Pablo Galdames, Nicolás Domínguez y Lucas Robertone; T. Almada o Á. Barreal, Leandro Fernández y Agustín Bouzat. Entrenador: Gabriel Heinze

Racing (4-1-3-2): Gabriel Arias; Iván Pillud, Nery Domínguez, Leonardo Sigali, Alexis Soto; Marcelo Díaz; Augusto Solari, Matías Zaracho, Matías Rojas; Jonatan Cristaldo y López. Entrenador: Eduardo Coudet

Árbitro: Néstor Pitana.

Estadio: Vélez.

Hora: 20

TV: TNT Sports

Qué leer a continuación