Racing al ataque: Diego Milito viajó a San Pablo para intentar seducir a Jorge Sampaoli

Nicolás Zuberman
lanacion.com

Cinco semanas después de que empezara a girar la ruleta de nombres para suceder a Eduardo Coudet en el banco de Racing, el manager Diego Milito puso su primera ficha sobre el paño. Y apostó fuerte: se tomó un avión a San Pablo para intentar seducir a Jorge Sampaoli, actual técnico de Santos, con contrato hasta mediados de 2020 pero decidido a dejar el club a fin de año. La reunión entre Milito y Sampaoli, que ya se conocían y se tienen un respeto mutuo, fue positiva aunque se trata sólo de un primer paso de un camino que será largo. El exentrenador de la selección se entusiasmó con la propuesta deportiva, más allá de las condiciones presupuestarias de la Academia y el contexto económico argentino. Además, claro, de registrar el contundente gesto de Milito de tomarse un avión para ofrecerle el cargo en persona.

Desde que Inter de Porto Alegre llegó a mediados de octubre para poner sobre la mesa un proyecto tentador para Coudet, se sabe que el 2020 para Racing será sin el Chacho. Y eso abre el primer gran desafío para Milito, que desembarcó en Avellaneda con una secretaría técnica elegida por él al mismo tiempo que Coudet se sentaba en el banco académico. Más allá de los cuatro mercados de pases que ya lleva la Secretaría Técnica y del trabajo silencioso que realiza en las inferiores, la elección del nuevo entrenador será acaso la marca más clara de la presencia de Milito desde que volvió al club. Mientras sonaban los apellidos de Lavallén, Almeyda, Dabove, Zubeldía, Ramón Díaz y otros, restaba saber qué pensaba el manager, quien tiene la potestad de elegir el DT. Ahora ya se conoce.

Milito no sólo deberá convencer a Sampaoli. Si logra ese paso difícil, también tendrá que persuadir al presidente Víctor Blanco, quien estuvo entre la delegación dirigencial en Rusia 2018 y no guarda un buen recuerdo del DT del Santos. Algo similar sucede con los hinchas, al menos en las redes sociales: quedaron molestos por las visitas del casildense al Cilindro durante 2018 para ver a Lautaro Martínez y Ricardo Centurión, aunque finalmente no los convocó para el Mundial. En ese sentido, la jugada del manager también es riesgosa: en los primeros meses de 2020 en el calendario de la Academia aparece la final de la Supercopa argentina, el arranque de la Copa Libertadores y el clásico en febrero con Independiente.

La búsqueda de Sampaoli tiene que ver con la intención de continuar con el camino futbolístico que inició Coudet a comienzos del año pasado. De hecho, la relación entre el Chacho y el entrenador campeón de la Copa América con Chile en 2015 es muy buena, al punto que tienen diálogo telefónico frecuente. Además, sería un golpe sobre la mesa para posicionarse ante el gran objetivo que tiene la Academia: después de cinco años consecutivos de participaciones continentales busca por fin ser protagonista de una copa y pasar el Rubicón de los cuartos de final.

Más allá del frustrado paso por la selección nacional, los antecedentes de Sampaoli son los de un técnico de elite: dirigió los dos últimos Mundiales, fue campeón con Chile de la Copa América, tuvo un buen paso por Sevilla donde terminó en la cuarta posición y ahora protagoniza el Brasileirao con Santos, que marcha tercero y a cinco fechas del final ya está clasificado para la Libertadores. La propuesta de Milito sorprendió a Sampaoli, que tenía en el horizonte regresar a Europa o un desafío mayor en Brasil, como puede ser el Flamengo, que se quedará sin Jorge Jesús más allá de lo que ocurra el sábado en Lima, ante River.

Qué leer a continuación