Quitarse la sed con agua comestible, ¿la hidratación del futuro?

Yahoo Vida y Estilo

Es una realidad: hay agua que se come. Los deportistas ya han probado estas bolsitas de agua recubiertas con algas, ¿funcionan?

Este marzo se ofrecieron más de 30.000 cápsulas de agua comestible (<em>Lucozade Sport trial Ooho!</em>) a los corredores del maratón <em>Vitality Big Half</em> de Londres (Inglaterra), en un intento por reducir el despercidio de plástico. (Foto: Charlie Crowhurst / Getty Images para Lucozade Sport)
Este marzo se ofrecieron más de 30.000 cápsulas de agua comestible (Lucozade Sport trial Ooho!) a los corredores del maratón Vitality Big Half de Londres (Inglaterra), en un intento por reducir el despercidio de plástico. (Foto: Charlie Crowhurst / Getty Images para Lucozade Sport)

En 2014 fue la primera vez que se oyó hablar de estas burbujas o esferas de agua comestibles cuyo embalaje biodegradable consiste en una doble membrana a base de cloro, algas y calcio. La idea prometía al plantearse como una alternativa a la botella de plástico.

Un proyecto sostenible ideado por un grupo de emprendedores entre los que está el arquitecto y diseñador español Rodrigo García González, y que ha tomado forma gracias al Skipping Rocks Lab de Londres, con la intención de reducir el excesivo consumo de plásticos en el mundo.

Muy resistentes y gelatinosas, la membrana que cubre el líquido es comestible y no tiene sabor así que las burbujas se pueden consumir (enteras o 'peladas') o utilizar como compostaje para reducir el impacto ambiental. (Foto:<em> Ooho!</em>)
Muy resistentes y gelatinosas, la membrana que cubre el líquido es comestible y no tiene sabor así que las burbujas se pueden consumir (enteras o 'peladas') o utilizar como compostaje para reducir el impacto ambiental. (Foto: Ooho!)

Ooho! es el nombre de este material que permite encapsular líquidos (refrescos, licores y, también, cosméticos) y crear envases esféricos más baratos, ecológicos y eficientes que los tradicionales.

De hecho, este nuevo envase se biodegrada en 4 semanas, mientras que una botella tradicional tarda 700 años en desaparecer.

"El objetivo es proporcionar la comodidad de las botellas de plástico al tiempo que limita el impacto ambiental", explican los fundadores, Rodrigo García González, Guillaume Couche y Pierre Paslier.

Hecho a base de algas y cloruro cálcico, Ooho! es insípido (aunque ya están trabajando en elaborar esferas del estilo con sabores a naranja, menta o jengibre) e indoloro (sorprende al explotar en la boca pero no duele); y su uso no puede ser más sencillo: se hace un agujero en la superficie y se sorbe el líquido de su interior de una vez.

“Por ese motivo únicamente contiene 50 mililitros, el volumen ideal para saciar la sed sin llenarse demasiado”, ha contado González en declaraciones a La Vanguardia.

Similar a la piel de la fruta

"Es como la cáscara de la fruta. No nos comemos la de una naranja o un plátano. Hemos seguido el mismo ejemplo de la naturaleza con nuestro envase", añade. Así, se puede 'pelar' o bien tragarlo entero.

Para fabricar las burbujas crearon un material llamado Notpla, con algas marrones, por lo que se descompone naturalmente mucho más rápido que el PLA, uno de los bioplásticos más utilizados, según publica De Zeen.

"Es realmente simple porque es una membrana, y las membranas son la tecnología que la naturaleza usa para encapsular cosas usando la mínima cantidad de material", explicó González en la conferencia Design Indaba en enero.

Por cierto, esta gota de agua bebible está inspirada en la esferificación, una técnica patentada en 1946 por el ingeniero William Peschardt para Unilever y popularizada por los famosos hermanos Adrià. Se utiliza mucho en la cocina molecular, para hacer falso caviar por ejemplo.

E inspirada en la alta cocina

Con la esferificación se encapsula en forma de esfera un volumen líquido de alimento, por medio de la formación de una membrana fina que lo rodea, haciendo que tenga la apariencia de una substancia sólida, aunque en su interior sea líquido. Cuando se ingieren las esferas, éstas se rompen en la boca liberando de forma explosiva todo el sabor y el alimento en el interior del paladar.

Estas esferas biodegradables ya se ofrecen en conciertos y maratones. (Foto: Charlie Crowhurst/Getty Images for Lucozade Sport)
Estas esferas biodegradables ya se ofrecen en conciertos y maratones. (Foto: Charlie Crowhurst/Getty Images for Lucozade Sport)

Su creadores creen que Ooho! tiene mucho potencial especialmente “en lugares con gran concentración de personas en un corto lapso de tiempo”, asegura Paslier.

Y no andaba muy desencaminado. Ya ha empezado a utilizarse en festivales de música y conciertos, además de en eventos deportivos. Quizás este invento no elimine el problema del plástico, pero al menos podrás saciar tu sed sin contaminar y no se repetirán imágenes como esta.

Así suele quedarse la calzada tras una maratón. Un despilfarro vamos. (Foto: Getty)
Así suele quedarse la calzada tras una maratón. Un despilfarro vamos. (Foto: Getty)

¿Qué te parece este invento? ¿Has probado ya estas bolas de agua comestibles? ¿Crees que realmente podría ser una buena alternativa al plástico?

También puede interesarte:

¿Es el plástico el culpable de que cada vez haya más casos de hipotiroidismo?

Por una compra sostenible: sin plásticos ni envases, ¡se puede!

Así puedes conseguir una casa más ecológica

Los peligros de comer en platos de plástico

Qué leer a continuación