Quique Setién, el técnico de Barcelona aficionado al ajedrez y la curiosa frase sobre Messi

Claudio Mauri
lanacion.com

Un director técnico impregnado de la filosofía futbolística de Johan Cruyff, pero que no esconde su admiración por el perfil conductivo de Diego Simeone. Con una urgencia y ansiedad que no dejó de llamar la atención, Barcelona se apuró en despedir a Ernesto Valverde y buscarle un reemplazante inmediato tras la crisis desatada por la derrota 3-2 ante el Atlético de Madrid por las semifinales de la Supercopa de España.

Tras las negativas de Xavi -en Al Sadd de Qatar- y Ronald Koeman -en el seleccionado de Holanda- a asumir en el corto plazo, los dirigentes catalanes se decidieron por el español Quique Setién,de 61 años, que hasta mayo de 2019 estuvo en Betis. Alrededor de las 23.30 del lunes de España, Barcelona hizo el anuncio oficial de la desvinculación de Valverde y la contratación de Setién hasta junio de 2022. Debutará el domingo próximo, en el Camp Nou, frente a Granada. En el camino quedó la posibilidad de Mauricio Pochettino, cuyo perfil conductivo agradaba, pero su fuerte identificación con Espanyol podía generar susceptibilidad entre los hinchas.

Lionel Messi tendrá el octavo director técnico en Barcelona desde que debutó con Frank Rijkaard. Luego pasaron Pep Guardiola, Tito Vilanova, Jordi Roura (interino), Gerardo Martino, Luis Enrique y Valverde, que fue cesado tras una gestión de dos años y medio, con la obtención de dos Ligas de España, una Copa del Rey y una Supercopa de España, además de dejar al equipo como líder de la Liga y clasificado a los octavos de final de la Champions League (enfrentará Napoli). Se va con un 67 por ciento de victorias (97 sobre 145 partidos). Un colchón de éxitos que no alcanzó para amortiguar las duras eliminaciones consecutivas en la Champions ante Roma y Liverpool. La reciente caída ante el Atlético, al recibir dos goles en los últimos seis minutos, fue el detonante. El diablo también pareció meter la cola en el destino de Valverde: con el viejo formato de la Supercopa de España, que enfrentaba a los campeones de Liga y Copa del Rey, no se hubiese medido con el Atlético, que entró como segundo de la Liga al ampliarse el formato del trofeo a cuatro equipos.

De rivales a compartir equipo

Messi había respaldado a Valverde tras la derrota en Arabia Saudita: "Hay plena confianza en el míster". El capitán también le había tendido una mano al final de la temporada pasada, cuando la caída ante Valencia en la final de la Copa del Rey había predispuesto a algunos dirigentes a hacer una renovación en el banco. Entre las autoridades, Valverde empezó a recibir cuestionamientos por su manera relajada de llevar al plantel y la autonomía que le concedía.

Setién no llega precedido por una fama de sargento ni tampoco por una carrera de entrenador que impacte. Dirigió mayormente en España: Racing de Santander, Poli Ejido, Logroñés, Lugo, Las Palmas y Betis. Su experiencia en el exterior fue fugaz, con apenas al frente del seleccionado de Guinea Ecuatorial. En su modesto currículum atesora una perla: es el último director técnico visitante que pasó con una victoria por el Camp Nou. Fue el 11 de noviembre de 2018, en el 4-3 de Betis, con un gol de Giovani Lo Celso para el conjunto andaluz y dos de Messi.

En sus últimos dos encuentros ante Barcelona sufrió palizas por 4-1 y 5-2. En uno de ellos, Messi hizo un golazo de emboquillada, aplaudido en el estadio Benito Villamarín por los hinchas de Betis. Ese tanto estuvo entre los candidatos al premio Puskas al mejor gol del año. En la conferencia de prensa, Setién se rindió a la magia del rosarino: "Es un placer coincidir con Messi. No he visto un jugador como Messi en toda la historia. Hace 10 años que mantiene este nivel. No sé si Pelé tuvo la continuidad de Messi. Es un lujo".

El fútbol no es su única pasión. Fuera del rectángulo de las canchas lo atrapa el cuadrado del tablero de ajedrez, afición en la que llegó a medirse en partidas simultáneas con Gary Kasparov y Anatoly Karpov. En su etapa de futbolista en el Atlético de Madrid recibió el apodo de el "Ajedrecista".

Del archivo se rescatan metáforas de Setién que hacen una mixtura del juego con la pelota y los trebejos: "En el ajedrez y el fútbol es muy importante controlar el centro del tablero y la perspectiva. No tanto cómo están las piezas en un momento, sino cómo lo estarán dentro de una serie de movimientos. Joaquín -un veterano extremo que sigue en actividad- sería un alfil y Messi la dama, porque lo hace todo bien".

Esa pretensión de dominar el centro de la cancha lo encolumna en el ideario de Cruyff, tótem de Barcelona. "Cuando jugué contra el Barcelona de Cruyff empecé a entender cómo funcionaban las cosas. Me dije: 'esto es lo que a mí me gusta'", dijo en una entrevista con The Coaches' Voice.

De Simeone lo puede distanciar la propuesta futbolística, pero le alaba sus condiciones de jefe de grupo: "A Simeone le admiro cosas que yo no hubiera podido conseguir. Reconvirtió un club que estaba lleno de dudas en algo espectacular. Tendría que estar todos los días con Simeone para que me inyectara parte de ese entusiasmo que pone en muchas cosas".

Chimy Ávila: una opción para la larga inactividad de Suárez

Las autoridades de Barcelona dedicaron casi por completo el lunes para resolver el despido de Ernesto Valverde y contratar a Quique Setién como nuevo entrenador. No les quedó tiempo para otro tema prioritario en la agenda futbolística: buscar un delantero para cubrir los cuatro meses de ausencia de Luis Suárez, sometido a una artroscopia en la rodilla derecha.

La lesión del uruguayo precipitó el interés de Barcelona por Lautaro Martínez, pero los 110 millones de euros de la cláusula de rescisión y la negativa de Inter a negociarlo en este mercado de pases lo hace inviable. Como alternativa surgió Ezequiel "Chimy" Ávila, revelación de la Liga de España, con 10 goles para Osasuna en 19 partidos . El exdelantero de San Lorenzo, de 25 años, tiene una cláusula de 15 millones.

Qué leer a continuación