Querrey y Sock sostienen a Estados Unidos en la madrugada

Agencia EFE

Madrid, 20 nov (EFE).- En plena madrugada y con las gradas desiertas de la Pista Arantxa Sánchez Vicario, de una inhóspita Caja Mágica, el equipo de dobles de Estados Unidos cerró el triunfo ante Italia para aferrarse a las opciones de clasificación al siguiente tramo de la Copa Davis.

Con Canadá ya clasificada como primera del Grupo F, Italia y Estados Unidos afrontaban su cara a cara particular en busca de un triunfo que le proporcionara opciones de poder ser una de los mejores segundos en la fase de grupos y acceder a cuartos.

En medio de los comentarios y críticas de algunos equipos, jugadores y aficionados, entre otros, la tercera jornada de las finales de la Copa Davis dio un paso más allá. La sesión resultó interminable.

El programa matinal incluyó el enfrentamiento entre Alemania y Argentina. Se fue más allá de la hora prevista. Sobre todo por el extenso partido de dobles. Y eso propició que el arranque del duelo entre Italia y Estados Unidos se retrasara notablemente.

Los dos partidos individuales entre transalpinos y norteamericanos se fueron a los tres sets y el dobles, definitivo, arrancó cerca de las dos de la madrugada.

La relevancia del enfrentamiento provocó un cambio en la pareja europea. Fue Fabio Fognini, que horas antes había logrado el punto para su equipo tras batir a Reilly Opelka, el que acompañó a Simone Bolelli en detrimento de Andreas Seppi, inicialmente fijado. Enfrente, el equipo de Mardy Fish saltó a la cancha con lo previsto. Sam Querrey y Jack Sock.

Los norteamericanos necesitaron también tres sets para sacar adelante el choque que se alargó a las dos horas y media. Querrey y Sock vencieron por 6-7(4), 7-6(2) y 6-4.

El dueto estadounidense terminó por resolver un choque que empezó torcido para sus intereses. Y es que Fabio Fognini logró su primer triunfo en las Finales de la Copa Davis. Adelantó a Italia al imponerse a Reilly Opelka, con el que perdió en el último Abierto de Estados Unidos, la única vez que hasta ahora habían jugado, por 6-4, 6-7(4) y 6-3.

El jugador transalpino, duodécimo del mundo, selló la primera victoria individual del cuadro europeo, que cayó ante Canadá el lunes pasado. Solo logró apuntarse Italia el punto de dobles.

Fognini mantuvo el tipo y esperar su momento para contrarrestar el saque de Opelka. Fue el servicio lo que mantuvo con opciones al norteamericano. Firmó veintitrés 'aces'. Aún así, el italiano consiguió un break en el último set que desequilibró el partido a su favor.

Italia tenía la sensación de que el triunfo estaba en su mano. Matteo Berrettini, una de las sensaciones de la temporada, se enfrentaba a Taylor Fritz. Un duelo sin precedentes entre dos tenistas que forman parte de la esa nueva generación que pretende hacerse un hueco en las alturas del circuito.

De hecho, el transalpino, ganador en Budapest y Stuttgart y finalista en Múnich es el octavo jugador del ránking. Fue uno de los componentes del cartel de las Finales ATP de Londres y tras vencer al Dominik Thiem se convirtió en el primer italiano en ganar un partido individual en ese torneo.

Berrettini arrancó bien. Se apuntó la primera manga y mantuvo el pulso al que le sometió Fritz hasta el 'tie break'. No pudo cerrar el partido y el estadounidense de 22 años, campeón en Eastbourne y finalista en Atalanta se mostró mejor. Físicamente y más acertado mientras el europeo decaía estrepitosamente resignado a su derrota.

Taylor Fritz ganó por 5-7, 7-6(5) y 6-2 después de dos horas y veinte minutos, dio el triunfo a Estados Unidos, igualó la serie y dejó el triunfo en manos del dobles.

Sam Querrey y Sock se mantuvieron firmes a pesar del buen arranque de Italia en el duelo definitivo. Dieron la vuelta a la situación y ganaron en tres sets para dejar sin opciones a Italia y esperar a la resolución de la jornada del jueves para contemplar la posibilidad de alcanzar los cuartos de final como uno de los mejores segundos.

(c) Agencia EFE

Qué leer a continuación