Queridos hombres, así no vais a conseguir sexo, os lo digo desde el cariño.

Carme Chaparro
·2  min de lectura

Queridos hombres, os lo digo desde el cariño, por vuestro bien, de verdad, es un timo. No perdáis el tiempo. Ni el dinero. No depositéis vuestras esperanzas en una idiotez así. Porque no va a funcionar.

Así no vais a conseguir sexo.

Lo digo por el seminario ese al que algunos os habéis apuntado:

“Cómo ser el hombre más interesante de la sala y ser el centro de atención de las mujeres”.

Es que me da la risa. De verdad, no tengo palabras.

Táctica número uno para follar sugerida por el chaval instructor. Veamos:

Entras en una sala, saludas sólo a los hombres, consigues la atención masculina, y las mujeres, al sentirse ignoradas, se fijarán en ti y las tendrás en el bolsillo”

¿En serio?

Lo que creéis que pasa por la cabeza de las mujeres:

- Oye, ¿quién es ese que los está saludando a todos y a nosotras no?

- No sé, pero me lo quiero tirar ahora mismo. Sujétame el cubata.

Os voy a contar lo que DE VERDAD por nuestra cabeza

- ¿Has visto a ese?

- ¿A quién?

- A ese.

- Pues ni idea.

- Algún idiota.

- Lo que te iba contando, que el otro día me encargó mi jefa...

Táctica número dos.

“Venga, fingid que tenéis amigos”.

Queridos, si tenéis que fingir que tenéis amigos, nada más que añadir. Haced examen de conciencia.

Táctica número tres:

“Hablad de cosas de hombres”.

De cosas normales. El fútbol. El fútbol. El fútbol. De cosas normales.

¿Cómo vais a ligar con una mujer si nos consideráis anormales?

“Yo me tuve que construir un personaje, para ligar tengo que fingir ser quien no soy”, dice el iluminado mientras acosa a mujeres por la calle y enseña a sus alumnos a acosarnos.

Id a por ellas, a por las que están solas, pegaos a ellas, hablad, insistid, no dejéis que se marchen, caminad a su lado.

Así os vemos las  mujeres.
Así os vemos las mujeres.

¿Esto os parece normal? ¿O de acosador? En serio, ¿no os da miedo?

De verdad, no os creáis a estos charlatanes. No hagáis el ridículo. No nos acoséis por la calle. No hagáis el moscardón. Ni el macho alfa. Ni interpretéis un papel. Es todo mucho más sencillo y complicado a la vez. Tratadnos como a una persona normal.

Más historias de Carme Chaparro que te pueden interesar