La queja de Sebastián Domínguez sobre las deudas de los clubes "Hacen lo que se les canta"

LA NACION
·2  min de lectura

El exjugador Sebastián Domínguez habló de los altos contratos del fútbol argentino que firman los dirigentes y que luego no pueden pagar y por lo que, según su criterio, terminan señalando de mercenarios a los futbolistas que se ponen firmes ante esa situación.

"Siempre te vas con cheques en la mano que, en este país, cobrar ocho meses después, no es lo mismo. Ninguna decisión de un futbolista es en completa libertad. Es todo el tiempo con la dependencia de que los clubes hacen lo que se les canta", advirtió el experimentado jugador.

Luego, Domínguez afirmó que siempre son tentadores los mercados internacionales que antes no se tenían en cuenta, pero ahora son considerados por la estabilidad y confiabilidad económica que representan. "Lo primero que preguntás: ¿Pagan? ¿Están al día?", graficó el panelista.

"Siempre termina la discusión que el futbolista es un mercenario porque juega por guita, es un deporte profesional", remarcó el exdefensor. "Ni si quiera en mi época, en ninguno de los clubes que jugué, estuve al día al 100 por ciento. Siempre vas con esa deuda pendiente de la bicicleta, que, si fuese un país estable, lo entendés de otra manera", agregó.

Pedro Monzón y por qué Diego Maradona le salvó la vida

En relación a los contratos firmados en el fútbol argentino, Domínguez advirtió que el jugador debe ser inteligente y cuidarse, porque sabe que se lo van a pagar en un largo período y lo cobrado con posterioridad, pierde valor.

"El fútbol es un deporte muy bien remunerado, no lo voy a comparar con ningún laburante que está doce horas atrás de un mostrador, pero las reglas del juego son esas", resaltó Domínguez y recalcó que el dirigente del club tiene total conocimiento de lo que está firmando.

Tara Gins, la ex ciclista a la que un equipo no contrató por haber posado para una revista para adultos

El periodista Marcelo "Cholo" Sottile coincidió con el exjugador y agregó: "Se utiliza la mirada pasional del hincha. Entonces cuando vos te vas, o cuando querés cobrar o cuando te plantas, no querés al club y no querés jugar. Esa gente le termina creyendo al más poderoso que al jugador que termina acusado de mercenario".

Con respecto a las transferencias del fútbol local, Domínguez resaltó: "En cualquier pase en la historia de los últimos 30 años del fútbol argentino, terminás hablando siempre de la parte económica, no hablás nunca de la parte futbolística".