¿Qué tiene que ver el semen de toro con las bebidas energéticas?

Los mitos sobre los componentes y las propiedades de las bebidas energéticas confunden a los consumidores. (Getty Image)
Los mitos sobre los componentes y las propiedades de las bebidas energéticas confunden a los consumidores. (Getty Image)

Sobre las bebidas energéticas se ha dicho de todo. 

Algunos piensan que algo extraño tienen que tener para que unos tragos de un brebaje sin alcohol proporcione un subidón de fuerza que permita estudiar, trabajar y hacer actividades físicas sin mayor esfuerzo.

Una de esas leyendas urbanas sobre la composición de las bebidas energéticas asegura que la potencia del producto se debe a que su fórmula contiene semen de toro.

Y aunque es cierto que la marca Red Bull significa en español Toro Rojo y que debe su nombre a que uno de sus ingredientes es la taurina, poco o nada tiene que ver con el fluido testicular donde navegan espermatozoides.

Y como suele ocurrir en esta época de la hiperconexión, los propagadores de esos mitos taurinos están en internet

Una de esas publicaciones falsas divulgadas en Facebook señala: "Si. Un estudio realizado por una compañía ganadera Longhorn examinó algunas de las principales marcas de bebidas energizantes (Red Bull, Monster, etc) y encontró que efectivamente contienen semen de toro".

Esa noticia falsa apareció en 2016 y desde entonces ha recibido 7.600 comentarios y ha sido compartido 7.200 veces. La red social advierte que hay informaciones que contradicen ese contenido y piden considerarlas antes de continuar con la divulgación

Esa es sólo una de los muchos post que alimentan la leyenda negra que vincula la taurina en las bebidas estimulantes y el semen de toro.



¿Qué es la taurina?

La taurina es una molécula orgánica cuyo nombre proviene del latín taurus, que significa toro. Los científicos alemanes Friedrich Tiedemann y Leopold Gmelin la llamaron así porque en sus primeros experimentos, realizados en 1827, la extraían del semen de los toros o de la bilis de los bueyes.

Pasó desapercibida durante 150 años, aunque la identificaban en abundancia en los tejidos de muchos animales como los peces y los bovinos. No sólo en el semen, sino también en los intestinos y en las fibras musculares.

Los investigadores conocían que los humanos también producíamos taurina pero no se convirtió en una molécula mágica hasta que en la década de 1970 determinaron que no solo es uno de los aminoácidos que proporcionan un alto contenido de proteínas en la leche materna, sino que es importante en el desarrollo de la retina ocular y del cerebro de los bebés.

Paradójicamente, la leche de la vaca no contiene taurina mientras que las mujeres la producen de manera copiosa para amamantar a sus bebés.

Y por ese motivo la industria de alimentos incluyó la taurina en las fórmulas para lactantes desde la década de 1980.

La doctora Anne Marie Helmenstine explicó que la taurina es uno de los ingredientes claves en las bebidas energéticas como porque existe evidencia científica que de que la molécula ayuda a la función muscular y podría mejorar la resistencia y el desempeño deportivo, reducir la ansiedad y colaborar en la regulación del azúcar en la sangre y la salud cardíaca.

Pero es imposible que la taurina de las bebidas energéticas provenga del semen del toro o de ningún otro tejido animal porque es elaborada industrialmente mediante un proceso químico que emula la producción de esas moléculas en el organismo.

"La taurina en Red Bull y otras bebidas energéticas, y muchos otros productos es sintetizado en un laboratorio y es apto para vegetarianos y cualquier persona que dese evitar el uso de productos animales", expresó Helmenstine 

La página oficial de Red Bull intenta combatir el mito revelando los ingredientes de cada lata de  250 ml: cafeína, vitaminas del grupo B, azúcares, taurina y agua alpina.

En la sección de preguntas y respuestas niega de manera rotunda que la bebida contenga "testículos de toro".

Sección de preguntas y respuestas de Red Bull sobre la taurina (captura pantalla)
Sección de preguntas y respuestas de Red Bull sobre la taurina (captura pantalla)

 

Los peligros de las alas

La taurina es fundamental para mantenernos saludables y quizás por ello nuestro lo produce en grandes cantidades. Entre sus múltiples beneficios en los adultos está facilitar la digestión, acelerar el metabolismo, descomponer las células grasas para ayudar a combatir el colesterol, proteger los músculos, evitar el envejecimiento precoz.

El consumo de las bebidas deportivas en adolescentes debe ser supervisado. (Getty Images)
El consumo de las bebidas deportivas en adolescentes debe ser supervisado. (Getty Images)

Pero los efectos y los alcances de la taurina sintética aún está por determinarse, especialmente si se combina en grandes sustancias estimulantes como la cafeína o la guanina.

Hay investigaciones que señalan que el organismo sólo absorbe la cantidad de taurina que necesita y el resto es desechada. Pero la metabolización de la cafeína es mucho más lenta y puede intoxicar. Una lata de una bebida energizante contiene la misma cantidad de cafeína que una taza de café.

El consumo excesivo de bebidas energéticaspuede causar la aceleración del pulso cardiaco en reposo (taquicardia), latidos irregulares del corazón (arritmia) vómitos, convulsiones y hasta la muerte.

Y los científicos temen que esos efectos nocivos son particularmente severos en adolescentes y adultos jóvenes, que precisamente son los principales compradores de ese tipo de producto.

Entonces si deseas consumir una bebida energizante no temas en las leyendas negras del semen de toro porque son falsas. El verdadero peligro está en pasarte de la raya. No es un elixir de vida, ni te da alas. Es un estimulante y hay que tomarlo con moderación.

 

 

Qué leer a continuación