¿Qué posibilidades tenemos de morir por un rayo? 10 mitos y realidades sobre las tormentas eléctricas

·5  min de lectura
TOPSHOT - Lightning strikes during a thunderstorm over Shanghai on May 14, 2021. (Photo by Hector RETAMAL / AFP) (Photo by HECTOR RETAMAL/AFP via Getty Images)
Los rayos caen sobre la ciudad china de Shanghai durante una tormenta eléctrica el 14 de mayo de 2021.(Photo by HECTOR RETAMAL/AFP via Getty Images)

La muerte de un vivaz niño inglés de 9 años en mayo de 2021 por las heridas de un rayo acaparó la atención de la prensa y alborotó los temores de los padres sobre las tormentas eléctricas.

La desafortunada historia del jugador del club de futbol infantil Spirit of Youth de Blackpool se sumarán a las estadísticas de muertes por un rayo.

El verano año pasado el portero ruso de 16 años Ivan Zaborovsky también fue alcanzado por un relámpago cuando calentaba para un partido pero tuvo la suerte de sobrevivir y regresar junto a su equipo de FC Znamya Truda tres semanas más tarde.

El chico cayó inconsciente con su camisa calcinada con el contacto pero los médicos lograron salvarle la vida al colocarlo en un coma inducido. Al ser dado de alta sólo le molestaba una quemadura que le hizo en el pecho la cadena que usaba el día del accidente.

La pregunta es si los padres debemos alarmarnos cuando escuchamos los truenos que presagian una tormenta. Y la respuesta es que aunque las probabilidades son pequeñas es posible morir electrocutado por un rayo. En una población mundial de 7.837 millones, unas 240.000 serán alcanzadas por un rayo y de ellas unas 2.000 y 6.000 morirán.

Entonces no se trata de vivir aterrorizado mirando al cielo sino de conocer los datos científicos sobre las tormentas eléctricas y de ser precavidos cuando se acercan.

(Video) ¿Destino, azar o mala suerte? Estás son las probabilidades de muertes prevenibles

Mitos y realidades sobre las tormentas eléctricas

El Servicio Nacional de Meteorología de Estados Unidos informó en su web sobre las leyendas urbanas y las verdades de este fenómeno natural:

1. Mito: Si te agachas durante una tormenta eléctrica, los rayos no te alcanzarán

Falso. Agacharte no te protegerá si estás a la intemperie. Apresúrate a resguardarte bajo un edificio o un vehículo con un techo resistente. Y si no tienes ninguna de esas alternativas no estarás seguro

2. Mito: Los rayos nunca caen en el mismo lugar dos veces.

Falso. Los rayos suelen caer repetidamente en el mismo lugar, especialmente si es un objeto aislado, puntiagudo y está una gran altura. El edificio del Empire State es impacto por rayos unas 23 veces al año.

3. Mito: Si no está lloviendo o no hay nubes estás a salvo de los rayos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Falso. Los rayos con frecuencia caen a más de 5 kilómetros del centro de una tormenta, más allá de la lluvia y las nubes. Los rayos inesperados desde un cielo azul pudieran caer entre 16 y 24 kilómetros de una tormenta.

4. Mito: Los neumáticos de los automóviles te protegerán de un rayo al aislarte del suelo.

Falso. La mayoría de los autos son seguros en las tormentas eléctricas pero lo que te protegerá es el techo y el marco metálico no las llantas de goma. Recuerda entonces que los coches convertibles, las bicicletas y las motos y los que tienen fibra de vidrio en el techo no son seguros durante una tormenta. Y tampoco te pegues a los marcos de las ventanas. Si un rayo pega en el vehículo, la electricidad pasará por el marco metálico y luego caerá en el piso.

5. Mito: La víctima de un rayo queda electrificada y si la tocas te electrocutarás.

Falso. El cuerpo humano no es capaz de almacenar electricidad. Es completamente seguro tocar a un herido de un rayo para proporcionarle primeros auxilios. Este mito hay que desterrarlo porque han muerto personas electrocutadas por el temor de los otros a auxiliarlos.

6. Mito: Si te agarra una tormenta al aire libre debes buscar refugio bajo un árbol.

 Falso. Permanecer debajo del follaje de un árbol es la segunda causa de muerte de las víctimas de un rayo. Es mejor mojarte que quemarte.

7. Mito: Si estás en una casa estás completamente a salvo de un rayo.

Falso: Una casa es un lugar seguro durante una tormenta eléctrica siempre y cuando te mantengas alejado de cualquier cosa que conduzca electricidad. Eso significa alejarte de los teléfonos con cables, electrodomésticos, cables de TV, ordenadores, tuberías, puertas y ventanas metálicas. Las ventas son peligrosas por dos razones: el viento que se genera durante las tormentas eléctricas pudieran lanzar objetos y partirlas. También en circunstancias excepcionales el rayo puede atravesar las ventanas si tienen alguna grieta.

8. Mito: Termina de jugar si la tormenta te agarra en medio de un partido.

Falso: La mayoría de las fatalidades ocurren porque las personas no buscan refugio a tiempo. Ningún juego merece el riesgo de morir o de quedar lesionado de por vida. Si escuchas un trueno, refúgiate de inmediato.

9. Mitos: Las estructuras metálicas y las joyas o relojes atraerán un rayo.

Falso. La presencia de metal no tiene ningún efecto en el lugar donde caerá un rayo pero mantente alejado de las rejas metálicas, rieles porque una vez que caiga los objetos metálicos conducirán la electricidad.

10. Mito: Si te atrapa una tormenta afuera, debes acostarte en el suelo.

Si te tiras en el piso aumentas la posibilidad de ser herido por una mortal corriente terrestre. Si te sorprende una tormenta y estás al descubierto, mantente en movimiento buscando refugio.

Otras curiosidades de los rayos:

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La Organización Meteorológica Mundial estableció que el record del rayo más largo ocurrió en 2012 en la provincia de Côte d'Azur, en el sur de Franca, con una duración 7,74 segundos.

Los rayos pueden alcanzar una temperatura de 30.000 ºC. Eso significa que es 5 veces más caliente que la superficie solar, que podría rondar los 5.500 ºC

Los rayos son un fenómeno natural muy frecuente. Caen unos 20 millones al día y unos 200 cada segundo sobre todo el planeta.

Otras historias que te gustarán: