Qué fue del Ismael Álvarez, exalcalde de Ponferrada condenado por acoso

M. J. Arias
·4  min de lectura

Centrado en su familia, en sus negocios (que no atraviesan su mejor momento debido a la pandemia) y alejado de la política. Así está viviendo Ismael Álvarez, exalcalde de Ponferrada, el revuelo y la atención mediática y social generados por el estreno en Netflix de una serie documental en la que se cuenta el caso de acoso sexual a Nevenka Fernández por el que fue condenado hace casi dos décadas.

La serie documental 'Nevenka', de Netflix, ha recuperado el caso de acoso por el que fue condenado Ismael Álvarez en 2002. (Foto: Netflix)
La serie documental 'Nevenka', de Netflix, ha recuperado el caso de acoso por el que fue condenado Ismael Álvarez en 2002. (Foto: Netflix)

El estreno del documental ha traído a la memoria colectiva de varias generaciones (y de aquellas posteriores que eran demasiado jóvenes o ni siquiera habían nacido) la historia de Nevenka Fernández, la concejala del Partido Popular que denunció al alcalde por acoso. La Justicia le dio la razón, pero en el camino tuvo que enfrentarse al rechazo de una parte de la sociedad local, que llegó a manifestarse a favor de Álvarez. Él siempre ha negado las acusaciones por las que fue condenado y nunca ha pedido perdón.

Nacido en Dehesas, el 13 de julio de 1950, fue elegido alcalde de Ponferrada en 1993. El Partido Popular, formación con la que concurrió a las elecciones municipales, se impuso logrando 12 concejales. Tres tránsfugas del PSOE le entregaron el bastón de mando sin necesidad de pactos, como recuerdan en leonoticias.com. Antes de gobernar el Ayuntamiento había sido concejal desde 1991. Además, ocupó el puesto de senador entre 1993 y 1996 y fue miembro de las Cortes de Castilla y León entre 1999 y 2002.

Su camino político y el de Nevenka Fernández se cruzaron en las elecciones de 1999, a las que Álvarez concurrió en busca de la reelección. Ganó. Obtuvo mayoría absoluta con 16 concejales. Una de ellos fue quien luego le denunciaría por acoso, a la que nombró edil de Hacienda y Comercio y también teniente de alcalde. Tenía 26 años. Él, casi 50.

Según las crónicas del caso, que se sucedieron en aquellos momentos, ambos iniciaron una relación sentimental a la que ella puso fin en el año 2000. Y ahí fue cuando comenzó su calvario. En 2001, Nevenka lo denunciaba por acoso ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León. Ismael Álvarez era aforado e inició una campaña de defensa que incluyó mandar una carta a los vecinos de Ponferrada con su versión

El 30 de mayo de 2002 salía la sentencia: multa de nueves meses equivalente a 6.480 euros y una indemnización de 12.000 euros. Álvarez dimitió como alcalde y presentó un recurso de casación ante el Tribunal Supremo. Este lo rechazó, aunque rebajó la multa a 2.160.

Nekenva tuvo que dejar su pueblo y a su familia atrás para alejarse del foco y poder rehacer su vida. Él se quedó y durante años se mantuvo apartado de la política. Hasta que volvió a ella en las elecciones de 2011 con la creación del partido Independientes Agrupados de Ponferrada (IAP). Logró cinco concejales y en 2013 fue crucial para la moción de censura del PSOE contra el entonces alcalde Carlos López Riesco. Él fue quien lo sustituyó tras su dimisión.

Una vez que la moción prosperó, Álvarez se retiró de nuevo de la política y no ha vuelto desde entonces. Ahora, con motivo del estreno del documental de Netflix, la atención mediática ha vuelto a recaer sobre él y su condena por acoso. En declaraciones a leonoticias.com y elbierzonoticias.com califica la miniserie de “un negocio económico para alguien y nada más”. En su opinión, “las cosas siempre se hacen por dinero, si no hay dinero de por medio no se mueve nadie, entonces aquí está muy claro”.

No ha querido decir mucho más al respecto, porque, argumenta, “podría decir tantísimas cosas pero no voy a entrar, para qué, yo tengo mi vida seriamente, tengo a mi familia que nos queremos mucho, tengo trabajo, también tengo muchos problemas”. En cuanto a esto último, no se refiere a los que le pueda generar el estreno en Netflix y que su condena cobre actualidad de nuevo 20 años después. Los problemas le vienen derivados de la crisis del coronavirus

Centrado en sus negocios hoteleros, está “sufriendo como todo el mundo”, la complicada situación del sector. “Bastante tengo con eso, esto otro son dibujos animados que no me interesan”, sentencia en sus declaraciones a ambos medios locales.

EN VÍDEO | Salva a una joven de un acosador en plena calle simulando ser su amiga