Qué le dijo Daniel Angelici a los jugadores de Boca en el vestuario

Se intentan apagar lentamente las llamas que incendiaron el vestuario de Boca. Los actores mueven sus fichas para intentar maquillar una situación compleja y delicada. El presidente de Boca, Daniel Angelici, apareció en el Complejo Pedro Pompilio; Ledesma estuvo entre sus compañeros, y el vicepresidente del departamento de fútbol, César Martucci, tomó la palabra para tratar de ordenar las cosas . Esfuerzos por minimizar semejante escándalo.

Apenas unos segundos se vio a Ledesma entre sus compañeros, es que cuando se habilitó el ingreso de la prensa el volante, casualmente, terminó sus actividades con el resto del grupo. Y en ese contexto, Angelici eligió el primer día de la vuelta al trabajo para hacer escuchar su postura frente al papelón que protagonizaron Orion y Ledesma.

"Ustedes dañaron la imagen de Boca. Esto no pude suceder". Fueron las palabras más intensas del conductor xeneize, que se paró frente al plantel e intentó imponer condiciones, algo que evidentemente nunca pudo hacer, ya que sus empleados expusieron la imagen de la entidad que preside con total soltura. Tanto que Juan Román Riquelme tomó la palabra cuando todo hervía en Boca y Angelici estaba fuera del club.

Ustedes dañaron la imagen de Boca. Esto no pude suceder

En esa charla, de no más de 30 minutos, del presidente con el plantel también estuvo Carlos Bianchi. Allí Angelici les habría dicho a los jugadores que no iban a tolerar nuevos actos de indisciplina, así como tampoco declaraciones que comprometan la intimidad del grupo. Incluso, que si eso sucedía se iban a aplicar sanciones económicas y también deportivas. Lo curioso es que el mandamás xeneize nada dijo respecto de sanciones para Ledesma u Orion, dos de los integrantes del plantel que el viernes último se agredieron en el vestuario. Si bien aún hay pendiente una reunión de comisión directiva, ya estaría tomada la determinación de no aplicar sanciones en esta situación

Ante el silencio del presidente, quien sí tomó la palabra fue Martucci, que intentó bajar el tono de lo sucedido: "Las palabras de Ledesma fueron desafortunadas. No fueron destinadas a ningún compañero en particular. Está saldado el tema. Siempre decimos que algunas cuestiones se resuelven de las puertas del club para adentro. En este caso, la cosa fue conversada y fue establecido un criterio. Todos los protagonistas tenemos en claro de qué forma y cómo actuar ahora. En el futuro no se vivirán situaciones como ésta. Hoy se dio una charla y fue contundente como para que todos entendamos cuál es la forma de seguir".

Las declaraciones de Martucci buscan ponerle fin a un escándalo que flota en el aire y que estará ahí, ante el primer traspié. Lo sabe el entrenador, pero todos intentan disimularlo. Por eso ayer en la práctica el ánimo se mostró alto, con sólo un discurso interno: pensar en Argentinos y en los futbolistas que reemplazarán a Gago e Insúa. Aunque si juega Erbes, Acosta o Riquelme, como enlace, parece un tema menor, cuando todavía no están cerradas las heridas y no se puede disimular el papelón del viernes pasado. Cuando Boca quedó más expuesto que nunca.