PVEM resulta ganador; pieza clave que necesita Morena para el Congreso

·3  min de lectura
Federica Quijano, cantante y vocera del PVEM, junto y Alessandra Rojo de la Vega, diputada local del mismo partido, durante el cierre de campaña del partido verde/Foto: cuartooscuro.com
Federica Quijano, cantante y vocera del PVEM, junto y Alessandra Rojo de la Vega, diputada local del mismo partido, durante el cierre de campaña del partido verde/Foto: cuartooscuro.com

En estas elecciones, que por cierto lograron una participación del 51.7-52.5%, se jugaban muchos puntos clave para el rumbo de la segunda mitad del sexenio de Andrés Manuel López Obrador. En palabras más concretas, la vialidad de la Cuarta Transformación.

Y para darle continuidad era de suma importancia ganar la mayoría absoluta en el Congreso, lo cual quedó lejos para Morena y para sus aliados en estas elecciones. Se quedaron cortos para alcanzar la mayoría calificada (unas 35-40 diputaciones) y con ello bien pueden encontrarse con trabas para aprobar reformas estructurales y lo más importante: el presupuesto.

Alianzas imposibles se ponen en marcha

Ahora es cuando ese pequeño 'juego de tronos' de los partidos nacionales se pone a funcionar, es decir, el sistema de alianzas por el cual hemos visto de todo y unir agua con aceite en estas elecciones; pero era todo justo para este momento, para ver cómo darle jaque al rey.

Una de las alianzas es la de Morena con el Partido Verde, como ya conocemos, el PVEM ha sido un partido que juega bien sus cartas cuando se trata de vender al mejor postor sus votos y, ahora es el patito feo que se transforma.

Jugando un poco con las matemáticas vemos que la alianza con el PT, que logró solo 35-41 curules, no le alcanza a Morena para tener mayoría si ellos alcanzaron 190-203 escaños. En el mejor de los casos con el Partido del Trabajo tendría 244 votos.

Pero si quiere aprobar el presupuesto, o una reforma estructural, necesita la mitad del Congreso (500) +1, y si sumamos las diputaciones con el Verde serían justamente 251, ya que PVEM alcanzó las 40-48 en el mejor de los casos.

Las decisiones a cargo de la minoría

Juan Manuel
Juan Manuel "El dinamita" Márquez, exboxeador y candidato a diputado federal por el PVEM, durante el cierre de campaña del partido verde./FOTO: MARIO JASSO/CUARTOSCURO.COM

Luego, podemos conjeturar que muchas de las decisiones más importantes o que definirán el rumbo que toma la política económica del país, las reformas, el presupuesto, se las deberemos al voto (bien vendido) de un partido veleta como el PVEM.

Ahora este partido podrá negociar con esta ventaja su posición dentro de la nomenclatura del Congreso, pues sabe, que el partido del Presidente, no puede darse el lujo de perder sus votos. Las alianzas no le alcanzaron para conseguir mayoría absoluta. O simplemente tendrá que negociar votos, por ejemplo con un PRI que logró resistir con 63-75 puestos. Esa es la apuesta que han ganado los partidos pequeños y los que como el Verde, van donde los requieran.

El partido que, justamente, intentó hacer trampa en el último día de la elección a través de famosos e influencers a cambio de dinero. Ese mismo, es el que tal vez, defina nuestro futuro.

También debes ver:

EN VIDEO | Lorenzo Córdova asegura que fue exitosa la jornada electoral en México.