Putin papá: habría tenido mellizos con una excampeona olímpica

Luisa Corradini
lanacion.com

Según trascendió en Moscú, donde la vida privada del mandatario es considerado tabú, Alina Kabaeva dio a luz el pasado 7 de mayo

PARIS.- Como todo lo que concierne a la vida íntima de Vladimir Putin, en Rusia el tema es tabú. Pero, según insistentes rumores, la excampeona olímpica de gimnasia Alina Kabaeva, supuesta pareja del presidente ruso desde hace unos 20 años, habría tenido mellizos en el centro hospitalario Kulakov de Moscú el 7 de mayo.

Tres semanas antes, los agentes del FSO, el servicio de protección de la presidencia, ocuparon el nosocomio. Evacuaron el cuarto piso y obtuvieron el traslado de los pacientes a otro servicio. La mitad del personal médico fue enviado de vacaciones y las visitas externas prohibidas.

"El día del parto, el director del centro fue asistido por un médico italiano. Ambos practicaron una cesárea", escribe en su cuenta Facebook el periodista ruso Serguei Kanev, bien introducido en los servicios secretos.

Alina Kabaeva agrandó así la familia pues -desde que conoció a Putin- sería también madre de un niño de 10 años y una niña de 6. De esos dos nacimientos "clandestinos", uno de ellos se habría producido en una clínica suiza recomendada por el exprimer ministro italiano Silvio Berlusconi, gran amigo del jefe del Kremlin.

El romance

El presidente ruso, de 66 años, y Kabaeva (36) se conocieron a comienzos de los años 2000 cuando esa especialista de gimnasia rítmica de origen uzbeko era habitué de los podios. Medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de 2000, medalla de oro cuatro años más tarde en Atenas, dos veces campeona del mundo, cinco veces campeona de Europa, bautizada "la mujer más elástica de Rusia", Alina subyugó a Putin, en aquel momento padre de dos hijas.

Alina Kabaeva conoció a Putin a principios de los años 2000

Sin embargo, a excepción de algunas cenas de gala, ambos nunca aparecieron en público. Y cuando alguien se animó a interrogarlo sobre su supuesta relación, Putin respondió secamente: "Siempre he tenido un sentimiento negativo sobre aquellos que, con sus narices llenas sucias y sus fantasmas eróticos, se inmiscuyen en la vida de los demás".

El tema es tan intocable que el diario independiente Moskovi Korrespondent tuvo que cerrar después de haber publicado un artículo sobre la gimnasta y el presidente.

En junio de 2013, Putin decidió desvelar parcialmente el secreto. Ante las cámaras de la televisión estatal, anunció su separación de Ludmila, su esposa durante tres décadas.

"Nuestra unión se terminó. No nos veremos nunca más", dijo ella.

Alina, por su parte, prosiguió su carrera. Primero en política, ocupando hasta 2014 una banca de diputada por el partido presidencial Rusia Unida. Después incorporándose al holding National Media Group, propietaria de cadenas de televisión, radios, periódicos y sociedades de producción de películas.

En diciembre de 2018, durante la conferencia de prensa anual del presidente ruso, un periodista de LifeNews -publicación controlada por la compañía de Alina- se animó a preguntar:

-¿Cuándo se volverá a casar?

-Como toda persona respetable, tendré que hacerlo tarde o temprano-, respondió Putin sonriendo.

Ese día, todos vieron la mano de Kabaeva detrás del diálogo. Según dicen algunos, parece que, a criterio de la gimnasta, Putin tardaría demasiado en entronizarla por fin como primera dama.

Qué leer a continuación