Putin justifica la celebración de la Eurocopa en Rusia pese al avance de la pandemia

·2  min de lectura

Moscú, 30 jun (EFE).- El presidente de Rusia, Vladímir Putin, justificó hoy que San Petersburgo sea una de las sedes de la Eurocopa pese al avance de la pandemia del coronavirus y la cada vez mayor incidencia en la segunda ciudad del país.

"Ante todo estábamos obligados a cumplir los compromisos asumidos como Estado de organizar estos importantes eventos deportivos", afirmó durante el programa anual Línea Directa con los ciudadanos.

Desde mediados de junio, coincidiendo con el inicio de la Eurocopa en San Petersburgo, la ciudad está asediada por una tercera ola de covid-19, principalmente debido a la variante india del coronavirus.

En total, en Rusia fueron detectados en la última jornada 21.042 nuevos casos de coronavirus, 1.503 en San Petersburgo.

El país sumó además un nuevo récord de fallecidos por la enfermedad, con 669 decesos en las últimas 24 horas, de ellos 111 en la antigua capital de los zares.

Médicos consultados por Efe tacharon de "genocidio" la decisión de las autoridades de seguir adelante con el torneo y otros actos públicos cuando los hospitales no dan abasto y los enfermos se amontonan en los pasillos.

Las autoridades sanitarias de Finlandia detectaron 80 positivos por covid-19 entre los hinchas finlandeses que fueron testados en la frontera a su regreso de San Petersburgo, donde el país nórdico disputó su último partido de la Eurocopa contra Bélgica.

El Instituto Finlandés de Salud y Bienestar (THL) advirtió de que estos datos son preliminares y la cifra real de contagios podría aumentar, por lo que pidió a los aficionados que se desplazaron a Rusia que eviten los contactos sociales y se hagan una segunda prueba PCR transcurridas 72 horas.

El Ayuntamiento de la ciudad baraja diversas medidas para frenar la propagación del virus, pero la prensa local sugiere que ese plan podría entrar en vigor solamente después de la Eurocopa.

La zona de aficionados, donde los hinchas belgas, polacos, suecos y eslovacos se congregaron antes de los partidos de la primera fase tendrá abiertas sus puertas para recibir a españoles y suizos detrás de la extraordinaria Catedral de la Sangre Derramada, aunque se ha reducido el aforo a 3.000 personas y no sirven comida.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.