Los puntajes de un desconocido River: una mala noche general sin puntos altos

Juan Patricio Balbi Vignolo
lanacion.com

Noche apática de River en el Monumental. Desconocido, apático y desordenado, los dirigidos por Marcelo Gallardo fueron superados en gran parte del juego por el Defensa y Justicia de Hernán Crespo y terminó igualando 1-1 en un resultado que lo obliga a ganar ante Atlético Tucumán como visitante en la próxima fecha para poder ser campeón sin depender de lo que haga Boca. Sin el buen engranaje colectivo que suele ser habitual, tampoco hubo puntos individuales altos como para rescatar al equipo, aunque Nicolás De La Cruz y Juan Fernando Quintero tuvieron destellos para sacarlo del pozo y darle vida. Aquí, los puntajes y el análisis uno por uno.

Franco Armani (5): no tuvo responsabilidad en el gol de Lucero para el 1-0 ni demasiadas internvenciones en el juego, pero la noche fue difícil porque los ataques rivales fueron amenazas constantes. Poco preciso con los pies.

Lucas Martínez Quarta (4): se mostró desordenado y desequilibrado sin poder hacer pie en el partido. Sin demasiada claridad para jugar la pelota con los pies, vio la amarilla en el inicio del segundo tiempo y jugó condicionado hasta el final.

Robert Rojas (5): redondeó un partido regular, siendo nuevamente el más férreo de la línea de tres centrales, pero también tuvo desatenciones que pudieron complicar al equipo. En la jugada del gol de Defensa salió demasiado alto y desordenó a la línea de fondo.

Javier Pinola (4): otra vez volvió a mostrar falencias que explican por qué perdió la titularidad en el inicio del año. Sufrió mucho la velocidad y la potencia de los mediocampistas y atacantes rivales y no supo cómo imponer su presencia para hacerse fuerte. Fue reemplazado en el entretiempo por Quintero.

Gonzalo Montiel (5): el planteo de Defensa incomodó a los laterales de River, que no pudieron desplegar su juego habitual. Así, Marcelo Benítez lo desactivó en el primer tiempo y no se destacó ni ataque ni en defensa, además de que el rival atacó y lastimó a sus espaldas. En el segundo recuperó terreno, se acomodó y aportó más en ofensiva.

Enzo Pérez (4): un deslucido partido en el que nunca pudo hacerse dueño ni de la posesión ni del eje del mediocampo. Errático con la pelota, superado físicamente por los rivales y desordenado para marcar y retroceder. Fue amonestado a los 30 minutos por una dura entrada desde atrás sobre Lucero que pudo ser roja.

Milton Casco (5): en un partido similar al de Montiel, fue tapado muy bien por Guido Mainero y River padeció su tarea irregular, ya que no pudo brindar su aporte que suele ser clave en ofensiva ni se lució al defender.

Juanfer Quinteros anotó el único gol de River y tuvo un rendimiento aceptable

Ignacio Fernández (5): de menor a mayor. Tuvo un primer tiempo para el olvido, mareado en el desorden colectivo, con poca presencia en campo rival y muchos errores. En la segunda parte, con el ingreso de Quintero, participó más del juego y el equipo creció.

Nicolás De La Cruz (6): jugó un partido con mucha actitud como requería el contexto. Pidió siempre la pelota y, más allá de que también se equivocó como todos sus compañeros, fue el que más peligro generó en el arco rival. Creció en el segundo tiempo, le hicieron el penal del 1-1 y asoció a sus compañeros con su juego.

Matías Suárez (5): sacrificado como siempre, la actuación no lo favoreció en nada para poder desplegar su jerarquía y se terminó hundiendo en la apatía. Fue reemplazado a media hora del final por Julián Álvarez.

Ignacio Scocco (4): fue titular por la suspensión de Borré -una ausencia que se sintió- y no pudo nunca conectarse con el equipo. Sin velocidad ni potencia, sufrió el partido y no tuvo ni siquiera una sola situación de gol. Entró Lucas Pratto por él a falta de media hora.

Juan Fernando Quintero (6): su ingreso en lugar de Pinola le cambió la cara a River. Aunque le faltó precisión, revolucionó el partido con su soltura en el mediocampo, unió las líneas para generar juego y marcó el gol de penal para el 1-1. Su presencia fue fundamental para empatar.

Lucas Pratto (4): le volvió a costar el ingreso en un duelo intenso y dinámico. Se lo vio lento e inconexo y no supo cómo entrar en juego.

Julián Álvarez (5): más activo que Pratto, ingresó y le aportó velocidad y vértigo al equipo, pero estuvo irresoluto en un partido que exigía decisiones rápidas y precisas.

Qué leer a continuación